Países Bajos | cuerpo | entrenador

Vóley: Martín Ambrosini y Camila Giraudo, villamarienses de selección

El entrenador y la jugadora de la ciudad forman parte del equipo argentino de vóley femenino que se prepara y entrena en el Cenard para el Mundial U20 que se desarrollará en los Países Bajos entre el 9 y el 18 de julio

Villamarienses de selección. Martín Ambrosini y Camila Giraudo, entrenador y jugadora, respectivamente, trabajan en el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Cenard), de la Capital Federal, para llegar de la mejor forma al Mundial U20 que se va a disputar en los Países Bajos entre el 9 y el 18 de julio.

Se trabajó con una nómina de 15 jugadoras: Ayelén Ayub, Catalina Rochaix, Julieta Herrera, Bianca Cugno, Nayla Da Silva, Guadalupe Martín, Valentina Paredes, Camila Giraudo, Keyla Llanos, Julieta Holzmaisters, Balbanera Ulla, Ticiana Puljiz, Julieta Sandez, Candela Yacuzzi y Camila Gómez.

El plantel técnico, aparte de Ambrosini y González, lo integran Pablo Trabadelo, que es el preparador físico, la médica Alejandra Valdez y el mánager Víctor Ríos.

El objetivo de la concentración se basó en distintas sesiones diarias, abarcando lo que es creación de juego. Mientras que también trabajaron con pesas en el gimnasio.

El entrenador villamariense Martín Ambrosini dialogó con Puntal Villa María y sostuvo: “Hemos finalizado la tercera semana de concentración de mayo con un grupo de Sub-23 y el equipo mayoritario de juveniles, con el cual nos estamos preparando para el campeonato mundial que se va a realizar en julio. Estamos trabajando mucho, sobre todo en un solo turno con trabajos físicos y de pesas y en la concreción de algunos circuitos específicos, sumando a eso trabajo de pelota todos los días”.

-¿Cuáles son las cualidades del grupo?

-Es un grupo que ya viene bastante tiempo trabajando juntas, donde hay jugadoras con interesante trayectoria, que pueden seguir desarrollándose y estar en los primeros niveles internacionales, por lo cual la preparación es fundamental y junto con el cuerpo técnico hemos diagramado una planificación, que es incierta, debido a la pandemia que nos toca vivir y su complejidad, pero somos agradecidos de poder tener la posibilidad , acomodándonos y amoldándonos con los cuidados pertinentes, esperando resoluciones por parte de fechas y competencias y estando a disposición.

Camila Giraudo

La jugadora de Gimnasia y Esgrima de La Plata es parte del plantel nacional y también dejó sus sensaciones de la concentración que se lleva a cabo en el Cenard.

“Estuvimos a lo largo de dos meses entrenando 6 días a la semana con un turno de pelota y pesas por día y por cuestiones de disponibilidad del Cenard en base a la pandemia y desde hace un tiempo se está buscando en el trabajo de la selección cambiar un poco la idea de juego”.

Además la jugadora de Villa María puntualizó: “En las competencias que ha jugado Argentina comparado con el resto del mundo se ha visto que el juego era muy distinto y principalmente se estaba buscando que los equipos pasen a ser un poco más atacantes de lo que eran, se buscan porcentajes más altos, que se les dé más participación e importancia en el vóley de mujeres al ataque y que se trabajen otros puntos del juego que se necesita mejorar”.

-¿Qué óptica tenés sobre el plantel y tus chances de jugar?

-Particularmente, en el equipo estoy peleando mi puesto, lo que todo eso conlleva, de estar predispuesta a todo, de dar lo mejor en cada entrenamiento, debido a que cada minuto dentro de la cancha en los entrenamientos cuenta a la hora de observar quién elegir para a ir al Mundial.

-Teniendo en cuenta la competencia que hay para ganarse el lugar, ¿cómo ha sido la relación entre tus pares?

-Se trata de un grupo humano muy lindo y tiene cualidades deportivas muy interesantes, creo que lo que falta es desarrollarlas y coordinarlas para llevar todo eso al frente; si cumplimos eso, se puede hacer un gran torneo, por lo que mi primer objetivo es poder ir al Mundial y quedar dentro de las 12 elegidas y desarrollar el mejor papel que se pueda para dejar a Argentina lo más alto posible.

Camila comenzó en el colegio Rivadavia a los 6 años, hasta los 18, que se fue a vivir a La Plata para jugar en Gimnasia y Esgrima.

También tuvo participaciones en selecciones provinciales y en ligas argentinas con Rivadavia.

Formó parte de entrenamientos y concentraciones con la selección nacional, pero recién en el año 2019 hizo un proceso completo.

En el 2020 llegó su primera Liga Nacional con Gimnasia, que no la pudo terminar por el Covid-19, y durante el 2021 logró con el Lobo platense el subcampeonato.

“Fue una experiencia muy linda para todo el equipo, grupo técnico y el club. Ese subcampeonato personalmente me sirvió para dar un salto de calidad muy grande y hoy se ve en mi rendimiento comparado con el año pasado”, sostiene la jugadora del combinado argentino.

Camila, integrante de una familia de voleibolistas -sus hermanos Nicolás y Matías son reconocidos jugadores en el ámbito nacional- sueña con seguir creciendo y ser parte de la lista mundialista.

“El vóley para mí es todo: mi vida, en mi familia tiene un peso muy importante también, ya que mis hermanos lo realizan, siento que es algo que nos une, disciplina en la que he formado mis mejores amistades, es un deporte que se juega en equipo y en el que te podés apoyar en tus compañeras y viceversa, lo que sirve un montón para la vida personal”.

-¿Qué significado tiene vestir la camiseta nacional?

- Es un orgullo. Estar en procesos de selecciones provinciales y nacionales me llevó a que muchas veces tenga derrotas y eso me ha servido para la superación personal, el tener perseverancia y seguir intentando, lo que me estimula para continuar entrenando para el año siguiente y así sucesivamente.

ambrosini.jpg