Villa María | pandemia | proyecto | oficialismo

Con el oficialismo en contra, la oposición y el accastellismo suspendieron la OIM

Por otro año, las industrias y los comercios fueron eximidos de pagar la alícuota sobre el consumo de energía eléctrica. El proyecto presentado por el bloque escindido fue acompañado por los cinco votos de Vamos Villa María

En la sesión del Concejo Deliberante realizada ayer los concejales aprobaron por mayoría suspender el cobro de la Ordenanza Impositiva Municipal (OIM) hasta marzo de 2021. En consecuencia, por un año más las industrias y los comercios serán eximidos de pagar la alícuota sobre el consumo final de energía eléctrica, fijada en un 6% para las empresas y en un 10% para los negocios.

El proyecto fue presentado en el transcurso de la semana por el bloque escindido Somos Hacemos Por Córdoba, compuesto por Daniel López y Juan Carlos Cladera. En el recinto contó con los votos afirmativos de la banca opositora para obtener la mayoría.

Por su parte, el oficialismo presentó como propuesta continuar con la prórroga de esta manera hasta septiembre y luego comenzar a cobrar a aquellas actividades que no fueron afectadas por la pandemia. La iniciativa quedó sin efecto y Hacemos por Córdoba votó en contra del proyecto.

Impuesto

La suspensión comenzó en marzo del 2019 impulsada por el Departamento Ejecutivo Municipal, a cargo del actual subsecretario de Obras Públicas de la Nación, Martín Gill. El edil Daniel López remarcó que es la ordenanza 7373 el sustento del proyecto que ellos presentaron.

En esta línea, precisó que el mismo Gill había manifestado que debía dársele continuidad en casos de crisis o situaciones extremas. Al respecto, declaró: “Debemos apoyar y acompañar a los sectores que más lo necesitan” y añadió: “Los comercios y las industrias son generadores de fuentes de trabajo”.

A su vez, resaltó que pudieron corroborar que la prórroga en la suspensión “no pone en riesgo las finanzas municipales” y que hasta el momento dan superávit sin el cobro del porcentaje. “El Estado municipal no se va a desfinanciar, en lo absoluto”, aseveró.

Por otro lado, explicó que consideran que es una ayuda a un sector muy especial en la ciudad porque es necesario para que la sociedad supere esta situación. Además, que la salud y el trabajo “son el sustento de este país para afrontar la pandemia”.

Desde la oposición, la presidenta del bloque, Karina Bruno, aseguró que desde hace tiempo consideran la OIM como una tasa distorsiva y que buscan su derogación. También comentó que el Estado municipal debe generar las herramientas que “permitan disminuir los gastos de la gente” frente al contexto que acontece. “Los porcentajes para el sector equivalen a un importe altísimo”, exclamó.

En torno al acompañamiento del Accastellismo, la edil argumentó que se trata “de alivianar los costos a los ciudadanos”, más que una cuestión de ideologías o partidos políticos.

El debate

Por el oficialismo, Carlos De Falco asumió el rol de edil por unos minutos y fundamentó: “Estamos de acuerdo con la prórroga” y agregó: “Es nuestra voluntad como Estado y gobierno pero creemos que debemos hacerlo en base a los principios tributarios”.

Allí detalló que proponían la conformación de una comisión que determine que comercios e industrias fueron impactados por la pandemia y de esa manera eximirlos, debido a “hay sectores que se encuentran mejor o igual que al inicio, como los bancos”.

Con relación a los montos que ingresan a las arcas municipales, De Falco mencionó que serían 72 millones que podrán “quedar en manos de quienes realmente se vean afectados pero que no sean para los sectores que siguen ganando”. Al mismo tiempo, que desde las diferentes áreas del Ejecutivo son desprendidas acciones para acompañar.

En contraposición, Bruno fue contundente y expresó: “Excusas, porque se está dando en el recinto algo que hace años no ocurre, que el oficialismo pierda una votación”. Asimismo, recalcó que los ediles en su conjunto conocían la fecha de vencimiento y que las propuestas deberían haber surgido antes.

Como resultado, la presidenta del bloque oficialista, Verónica Vivó, argumentó que los ingresos no son los mismos y que los gastos se mantienen. “Están queriendo confundir a la población, porque muchas empresas han ganado con la pandemia y eso nos parece bien. Pero somos peronistas y bregamos por aquellos que no han sido afortunados por esta crisis”.

En sintonía con lo afirmado, apuntó hacia dos ediles y sentenció que desconocía a “los que se dicen peronistas” que no aceptan un dictamen y no representan a los trabajadores. “Que se han dado vuelta y son parte del Macrismo de esta ciudad”, enfatizó.

Por su parte, Cladera explicitó que las mesas deberán conformarse para afrontar el resultado de la pandemia, pero que en realidad es una iniciativa que debió surgir antes.