Internacionales | papa Francisco | Kazajistán |

El Papa pedirá por la paz en Kazajistán

El papa Francisco viajará esta semana a Kazajistán para realizar una visita de tres días que estará marcada por sus pedidos por el diálogo fraterno entre religiones y la paz durante su participación en una conferencia internacional con líderes de otros credos, mientras "como marco están la guerra en Ucrania y otras partes del mundo", describió el Vaticano.

Con el lema "Mensajeros de paz y unidad", el pontífice partirá desde Roma a las 7.15 de mañana (2.15 de la Argentina) para cubrir en seis horas y media los 5.262 kilómetros que separan a la capital italiana de Nur-Sultán, única ciudad que visitará en suelo kazajo.

Al llegar a Kazajistán, el pontífice mantendrá un encuentro con el presidente Kasim-Yomart Tokaev y luego dará el primero de sus cinco discursos en el país frente a miembros de la sociedad civil y autoridades, en una visita en la que entre otros medios estará acompañado por un enviado de Télam a bordo del avión papal. La primera intervención de Francisco en el país oriental está prevista para el 13 a las 19.30 locales (10.30 de Argentina).

"Kazajistán es tradicionalmente un punto de encuentro y de cercanía entre diversas etnias", planteó el vocero papal Matteo Bruni al dar detalles del viaje a la prensa y adelantar que "el tema del diálogo interreligioso" será uno de los ejes, "con un mundo en crisis como marco, por la guerra en Ucrania y en otras partes".

El viaje a la antigua república soviética de Asia Central se centrará en la participación de Francisco, el miércoles 14 y el jueves 15, de la apertura y del cierre del VII Congreso de Líderes de Religiones Mundiales y Tradicionales en el Palacio de la Reconciliación.

El 14, de hecho, la agenda tentativa del viaje prevé un momento de "encuentros privados con algunos líderes religiosos" con participantes de la conferencia, aunque aún sin especificar.

Kazajistán, un país marcado por la diversidad religiosa, tiene una gran mayoría musulmana, cercana al 70% de su población, con apenas un cuarto de cristianos, en su mayoría ortodoxos que se referencian en el Patriarcado de Moscú que dirige Kiril, un aliado del presidente Vladimir Putin.