Deportes | paradas | pretemporada | puerta

"El desafío siempre fue proyectar a los jugadores de la cantera del club"

Pablo Suárez consideró que "existía la presión de ser bicampeón. Nos liberamos en Tío Pujio. A este título se lo va a valorar más con el tiempo". Remarcó que "el miércoles empezamos la pretemporada, y el desafío será el mismo"

Pablo Suárez acordó su continuidad con Atlético Ticino, y si bien se propone obtener el primer tricampeonato con el mejor equipo de la historia del club, estima que el objetivo es promover más jugadores.

Asumió cuando el “albirrojo” fue campeón en 2020 de la mano de Germán Vicario, quien lo recomendó al alejarse del cargo. La pandemia hizo que dos años después superara esa prueba de fuego que significaba ser bicampeón, pero ahora encuentra otros motivos para seguir elevando la vara.

“El miércoles (por mañana) vamos a comenzar la pretemporada. Tuve propuestas de clubes de otras ligas que eran muy tentadoras en lo económico, pero prioricé seguir dirigiendo a un plantel muy unido y capacitado para seguir creciendo. Si el desafío era volver a ser campeón, ahora será seguir promoviendo jugadores de inferiores, sin perder la identidad ni el nivel de competitividad”, manifestó Pablo Suárez.

Un desafío Federal

La participación en el torneo Federal le dejó “una espina clavada, ya que clasificar fue por demás bueno. Lo logramos en una zona muy complicada, y eso hizo que superáramos las expectativas”.

Sin embargo, “no poder poner todo el potencial del equipo ante Acción Juvenil me dejó una sensación agridulce. No considero que nos hayan superado en Ticino, donde nos ganaron por fallas nuestras que supieron aprovechar, pero no estaba todo dicho para la revancha en General Deheza, y tuvimos que priorizar la final de la Liga”.

Aseguró que “esa fue la decisión más difícil y el momento de mayor duda de este ciclo en Ticino. Nadie quería resignar ese partido, y si bien no lo entregamos y fuimos al frente con muy buenos jugadores, todos sabíamos que la prioridad era ser campeón en la Liga. Por suerte pudimos lograrlo”.

Explicó que “nos gustaría volver a jugar el torneo Federal. El plantel ya adquirió experiencia, y el roce con otros clubes hizo que cuerpo técnico y dirigentes también creciéramos. Es bueno poder medirse con rivales de mayor jerarquía y de otras ligas”.

Arriesga para ganar. “Mi experiencia en La Laguna fue hermosa, tanto como jugador, como luego cuando fui DT. Quedó la puerta abierta para volver, me hicieron una muy buena propuesta, muy superior a la de Ticino, pero no cerraron los tiempos, y estoy convencido que el ciclo no se terminó en Ticino. Hay mucho por hacer”.

Acordó continuar porque “me sentí cómodo, hay un gran plantel y un gran club, y cuando me fueron a buscar me dijeron que se podían ir varios de los jugadores campeones. Pero en 2020 se jugó sólo una fecha (venció a Española) y la pandemia detuvo el torneo. Se fueron varios jugadores titulares. En 2021 asumimos el desafío de reemplazarlos con los pibes del club, y llegamos al objetivo máximo. Ahora esa proyección de jugadores de inferiores debe continuar”.

“Los van a venir a buscar”

Pablo Suárez confesó que “es muy probable que se vayan algunos jugadores. Con Carlos Jacobi ya acordaron para que continúe, y los jugadores del club se quedarán en su mayoría. Los van a venir a buscar, y aunque tengan un gran sentido de pertenencia, será difícil sostener a este plantel”.

Remarcó que “ahora todos le apuntan al torneo Federal, pero en 2020 cuando asumí, el objetivo no era salir campeón, sino proyectar a los pibes de las inferiores”.

Destaca que “están los Favalli, los Becchero, los Balbuena, Vega... Y si siguen apareciendo pibes, será más factible ganar campeonatos”.

Aclaró que “si tengo que elegir, quiero mantener a todos. Es un grupo hermoso. Ganamos un campeonato muy desgastante, perseguimos ese objetivo durante 2 años, y lo terminamos consiguiendo mientras jugábamos un torneo Federal. Sólo en un club bien organizado se podía conseguir. Es para sacarse el sombrero la respuesta de los jugadores”.

Insistió en que “pasarle laburos a través de videos y entrenar vía zoom para jugadores que habían salido campeones como Juan Bianchi o Ayrton Páez, no era fácil. Fueron los primeros en conectarse. Eso habla de la responsabilidad y el compromiso con el grupo”.

“Los pilares de los jugadores y DT”

El DT campeón considera que “la familia en este ámbito amateur es fundamental. No me canso de agradecerle a mi señora y a mis hijas, que van a la cancha conmigo, y se bancan muchas veces que uno no está en las cenas durante la semana porque está entrenando”.

Aclaró que “muchas veces terminás descargando en tu casa, y es lo más injusto, porque allí te bancan en las buenas y en las malas. Les pedí que no fueran a Tío Pujio, pero fueron lo mismo. Gracias a Dios fue una fiesta esa final”.

Explicó que “son los pilares de todo jugador y de todo DT. Mi hija juega al basquet, y muchas veces no la puedo ver. Es emocionante cuando te toca ganar poder dedicarles el título, porque en las malas siempre están, por eso en las buenas este título es para Mariana, mi señora, y para mis hijas Paulina y Guillermina”.

Se aferra a los números para asegurar que “fuimos el mejor equipo del campeonato. Teníamos números parecidos con Yrigoyen, pero ganar las dos finales fue especial. Por la producción del equipo, me quedo más con el triunfo en Tío Pujio, que el de Ticino”.

Resaltó que “tuvimos más juego, nos liberamos de presiones. En el segundo tiempo se jugó muy bien, este equipo merecía el título”.

“Si no ganábamos, nada servía”

Reconoce Suárez que “teníamos mucha presión. Parecía que si no ganábamos el título, nada servía”.

Insistió en que “fue mi primer título como DT, y valió la pena el esfuerzo tras 8 años. Veía al equipo convencido, pero había que dar la vuelta olímpica. Hubo que elegir entre el Federal y la final, y todos elegimos la final, hasta los refuerzos entendían que era el objetivo”.

Señaló que “ganamos bien en Ticino, pero aprovechando dos pelotas paradas y con solidez. Supimos ganar sin gustar. En Tío Pujio se dio todo redondo, y hasta debimos marcar algún gol más”.

Consideró que “asumí con la vara muy alta. Germán Vicario ganó 3 títulos con este club, y no era fácil dirigir a ese equipo que él armó. No dudé en asumir el desafío, y fue lindo dirigir a un equipo campeón. Esta experiencia me enriqueció”.

Indicó que “jugamos 18 partidos y perdimos 1. Hicimos 47 goles. A medida que pase el tiempo, se va a valorar más este título, que se planificó en 2020, y se ganó en 2022”.

Desde mañana, va por el “tri”.

suárez y flia.jpg