paro | tarifa | gasoil

Transportistas lanzaron un paro nacional por una mayor tarifa

La Federación de Transportadores Argentinos (FeTrA) anunció que el próximo lunes 11 de abril iniciará un paro nacional en reclamo de una actualización de las tarifas del sector y la falta de abastecimiento de combustibles.

La entidad señaló que la medida se tomó “ante la falta de respuesta al pedido de convocatoria de la Mesa de Negociación Participativa para la actualización tarifaria de los fletes de granos”.

La FeTrA dijo que el paro busca evitar “mayores daños en la economía de sus representados” y advirtió que se “torna imposible seguir trabajando en condiciones razonables”.

La central transportista fundamentó la protesta por la falta de actualización de la tarifa nacional para los fletes, contemplando el precio real del gasoil y la no reglamentación de la cláusula gatillo.

La entidad denunció a los dadores de cargas por “abuso de su posición negándose a pagar una tarifa justa y razonable” y reclamó también por la inseguridad en las inmediaciones portuarias y falta de condiciones de infraestructura en los accesos a puertos.

La FeTrA informó que el paro se realizará “en todo el país con manifestaciones en diferentes cruces de rutas, plantas de acopio y puertos graneleros”, porque entienden que no puede seguir trabajando “en estas condiciones”.

Por su parte, la Cámara Argentina de Biocombustibles (CARBIO) se sumó al pedido de otros sectores de la agroindustria y le propuso al gobierno de Alberto Fernández llevar el actual porcentaje de mezcla del 5% del biodiésel con el gasoil al 20%.

En un comunicado, la entidad explicó que el faltante de gasoil puede ser sustituido “rápidamente” por el biodiésel de la industria exportadora. En esa misma línea se habían manifestado el conjunto de bolsas de comercio y de cereales de diferentes provincias la semana pasada. Allí destacaron que el 60 por ciento de la capacidad de producción de la industria del biodiésel está paralizada, es capacidad ociosa. Ese sería el margen real de acción que podría utilizar el Gobierno para rápidamente sustituir las importaciones de gasoil que requiere el país en un momento de alta demanda como el actual.