Deportes | partido | Alem | Rivadavia

Luz "verde" para ir a La Leonera

Con gol de Maximiliano Bustos, Rivadavia derrotó 1-0 a Alem en Arroyo Cabral. En el local fue expulsado Andrés Vincenti, pero jugó con un hombre más todo el complemento, ya que Leo Morales y Fava vieron la roja en el "león"

Rivadavia venció a Alem por la mínima diferencia en el encuentro de ida de semifinales del Torneo Apertura “Juan Alcalino” que organiza la Liga Villamariense de Fútbol.

En Arroyo Cabral, hubo choque de dos grandes de la Liga, dos animadores de un torneo en el que se armaron para ser protagonistas.

Por eso se explica la expectativa, y el gran marco de público, que recibió a los protagonistas con mucho colorido y pirotecnia por parte de ambas hinchadas, que no pararon de alentar a sus equipos durante todo el desarrollo del vibrante partido.

Quizás faltaron más emociones, pero se jugó “con el cuchillo entre los dientes”, y con algún pasaje de buen pie de ambos lados.

La dirigencia del “verde” cabralense, que se volvió a instalar en otra semifinal tras marginar a Unión, durante la semana especuló con localizarse en Plaza Ocampo, pero decidieron jugarlo en su propio reducto cabralense.

Los dirigidos por Mauricio Morales, llegaron a este encuentro con una baja fundamental, la de su líder Pablo Fernández (cumplió su sanción y podrá jugar en el partido de vuelta), pero con el ánimo muy alto por haber marginado por la vía de los penales a un gran rival como Universitario.

Los primeros 90’ de esta serie de 180’, fueron para el conjunto cabralense por 1-0, gracias al único gol convertido por Maximiliano Bustos, y ambos elencos perdieron jugadores claves para la revancha.

La visita quedó más diezmada, ya que no podrá contar con su arquero Leo Morales, ni con el volante Martín Fava. Tendrá todo el peso de la obligación el elenco villanovense en su cancha, donde necesitará ganar por 1 gol para forzar a una definición desde el punto penal (si gana por 2, será finalista).

Ayer tuvo la primera situación. A los 8’ avisó de su buena intención, cuando Yamil Elhall realizó un saque lateral para que Mauro Fuente le ganara en el duelo a Tomás Lorca en las alturas, y Agustín Pereyra alcanzó a desviar la trayectoria, haciendo revolcar a Marcelo Berardo que tocó la pelota con su mano para desviarla y se estrelló en el poste derecho, para que luego un defensor del “verde” la tirara nuevamente al lateral.

La respuesta del local provino a los 18’ cuando Matías Bendazzi, receptó el pase de Matías Bianchi, la bajó, amagó y se la cedió a Maximiliano Bustos, quien remató al arco. En el camino se interpuso Fabián Martínez para mandarla al córner.

En ese tiro de esquina ejecutado por Lucas Giménez, cabeceó Facundo Molina e hizo estirar al “1” de Alem, Leonardo Morales. El rebote le cayó a Román Castro, que remató desviado.

Después el partido se hizo friccionado y trabado en la zona media, donde ambos equipos raramente escaparon para generar peligro.

A los 33’, otro córner ejecutado por Giménez esta vez encontró la cabeza de Lorca, quien hizo volar a Morales, pero el balón se le escaparía. Molina tuvo revancha, pero contuvo nuevamente Morales.

Allí se produjeron una serie de empujones entre varios jugadores. Martín Fava se fue expulsado por aplicarle un golpe de puño desde atrás a Bendazzi. Además, el asistente le informó una mutua agresión entre Andrés Vincenti y Leonardo Morales, y ambos también fueron expulsados.

El partido estuvo demorado casi 8’ y una vez que todo se calmó, y dejaron de protestarle al árbitro, los últimos minutos (hubo 9 de descuento) se desarrollaron con el local con un hombre más, mostrándose más ambicioso.

En el complemento, Mauricio Morales, rearmó a un “león” malherido, sabiendo que le resultaría complicado poder llegar al arco de Marcelo Berardo.

Sin embargo, a los 2’, en un contragolpe “Lana” Díaz dejó solo a Agustín Pereyra quien se apresuró al definir, rematando por arriba del travesaño.

Claro que el trámite comenzó a favorecer a Rivadavia. Los pelotazos cruzados eran letales para la visita, y previo al único gol del partido, Javier Demarchi avisó al ganarle la espalda a Elhall y enviar un centro, pero en el camino apareció la figura de Martínez para despejar enviando al córner.

Bendazzi tuvo en sus pies la apertura del marcador, pero se durmió a la hora de rematar y permitió que Ramiro Llampayas le ahogara el grito de gol.

El propio Matías Bendazzi envió otro centro, y aunque Lorca cabeceó solo, se topó con una gran respuesta del juvenil arquero La Furcada.

Pero el gol llegó a los 14’, cuando Giménez envió un pase cruzado desde la mitad del campo de juego para Javier Demarchi, quien asaltó la espalda de Elhall, enviando el centro para que en el segundo palo apareciera solo Maximiliano Bustos, quien infló la red, e hizo delirar a su parcialidad. 1-0.

El local abusó de los pelotazos en su búsqueda del segundo gol, que le otorgara más aire para la revancha. No pudo gritarlo, porque siempre tuvo la respuesta de los defensores de Alem que sacaron todo lo que tiraron los “verdes”.

Rivadavia ganó el “primer chico”, y dejó al “león” herido, pero no lo liquidó, y en su reducto mostrará sus garras para lograr otra hazaña. En Arroyo Cabral, el local sacó una mínima diferencia, pero la serie se define en “La Leonera”.