Deportes | pasos | semifinales | tranquilidad

Montiel: "Sabíamos que sería un partido difícil, la suerte estuvo de nuestro lado"

El experimentado arquero fue fundamental para que Hipólito Yrigoyen de Tío Pujio acceda a semifinales tras derrotar a Ricardo Gutiérrez en los penales. Atajó tres y convirtió el del triunfo. "No practicamos ejecuciones"

El cruce por cuartos de final de la Liga Villamariense de Fútbol, entre Hipólito Yrigoyen de Tío Pujio y Ricardo Gutiérrez de La Palestina sigue dando que hablar.

Tras el escándalo del último domingo, con detención incluida del arquero y presidente, Julio Giradio, de Palestina, se jugó los minutos que restaban y la polémica nunca bajó. La espuma siguió siendo la misma y a la pimienta que ya tenía el partido se le sumó el gol de Yrigoyen, que el árbitro asistente en una ubicación perfecta vio lícito, mientras que otras ópticas opinan que la pelota no entró.

Condimentos de sobra y un final no apto para cardíacos. Penales y en esa definición, uno de los pocos que tuvo temple fue Fabián Montiel. El arquero que no tuvo prácticamente actividad dentro de los minutos de juego se encargó de hablar, ordenar y sobre todo de trasladar paciencia a los más jóvenes. El gol no llegaba, los minutos corrían y la presión para el local que tenía dos jugadores de más se acrecentaba.

De recorrido inmenso y con un palmarés llenó de lauros, Montiel que vistió la camiseta de Club Bell (Bell Ville), Complejo (Justiniano Posse), Talleres (Bell Ville), Sarmiento (Etruria), Colón y Rivadavia (Arroyo Cabral), Alem (Villa Nueva), Sportivo Playosa (La Playosa), Española (Villa Nueva), Argentino (Villa María), Unión San Vicente (Córdoba), San Lorenzo (Las Perdices), Central y Argentino (Bell Ville), sostuvo: “Sabíamos que iba a ser un partido difícil. La superioridad númerica te da espacios y muchas veces es complicado de llevar a cabo lo que uno se propone.

“Jugando para la Liga de Bell Ville me tocó una situación similar y dimos vuelta un partido con ocho jugadores.

-Al cierre del primer tiempo se te vio hablando en el medio de la ronda de tus compañeros. ¿Qué mensaje trasladaste?

-Hicimos un primer tiempo muy feo, desesperados, queríamos hacer el segundo gol antes que el primero, pero tuvimos la suerte de que terminó. Sinceramente quería llegar al vestuario y hablar para cambiar la cabeza, tenía temor que hagan un gol de pelota parada y después se nos iba a hacer muy cuesta arriba.

-¿Por que creés que les costó tanto el partido?

-Costó porque hay un contexto de desesperación, hay mucho sacrificio, el reloj corre y la presión también empieza a jugar. Por suerte llegamos a hacer un gol, ellos no convirtieron porque si nos metían un gol se liquidaba la serie, hay que ser realistas.

El experimentado portero que se lució en la noche del miércoles reflexiona y dice: “La suerte estuvo de nuestro lado, Ricardo Gutiérrez fue un digno rival, pusieron todo lo que había que poner. Los quiero felicitar, terminaron la serie de pie y pelearon hasta el final”.

La serie se hizo extensa y hubo que llegar a la serie de un disparo. Sobre si el equipo había entrenado disparos desde los once pasos comentó: “No, no practicamos penales. Creímos que no era necesario porque en el partido podía llegar a pasar cualquier cosa. Lo único que les dije a los muchachos es que embocaran al arco”

-¿En qué momento sentiste que lo ganaban?

-Siempre me tuve fe. Esto no es de ahora, es de hace años, les aseguré a mis compañeros que uno o dos atajaba seguro y así fue. No practico, sí veo a los jugadores antes de patear, con muchos nos conocemos y es una virtud.

En el futuro cercano aparece Universitario, el rival de semifinales. ¿Qué partido imaginás ante la U?

-Tenemos muchos chicos que corren, sobre todo de mitad de cancha para adelante. Se nos viene Universitario, un equipo que juega y también deja jugar. Trabajaremos estos días y allí el cuerpo técnico evaluará quién está mejor para jugar. Sabemos que son 180 minutos y hay que estar preparados.

La hinchada coreó su apellido hasta que se metió al vestuario, pero lejos de recibir los halagos, Montiel saludó a los rivales y siguió con la misma tranquilidad con la que atajó los penales. Claro, no era la primera vez que se vestía de héroe.

bc4df754-a80e-4191-905f-22b682077a51.jpg