Deportes | permanencia | realidad | revancha

"El objetivo es permanecer"

El DT Fernando Badrán reconoció que "teníamos expectativas más altas, pero el plantel es corto. Quedar quintos entre ocho no es malo"

Fernando Badrán, el entrenador de Rivadavia, realizó un balance de la Primera Etapa de la Liga Nacional de Voleibol, desarrollada íntegramente en el Salón de los Deportes de Villa María.

Opinó acerca del quinto lugar ocupado en la zona B, que condujo a los “canarios” a disputar en febrero la Ronda Permanencia. “A modo de balance considero que fue positivo, si bien teníamos expectativas un poco más altas, tenemos que entender la referencia que estamos jugando la segunda liga del vóley argentino con un solo refuerzo, que es Ezequiel Muñoz (armador de La Calera)”.

Insistió en que “eso también se nota a la larga. Tenemos un plantel corto, y se complica cuando hay que afrontar siete partidos en ocho días ante rivales de tanto poderío a nivel nacional”.

Badrán amplió al analizar el camino recorrido. “Arrancamos muy bien, ganamos los dos primeros partidos, y luego con el desgaste y la competencia se nos fueron comiendo un poco esas expectativas más altas que teníamos”.

Agregó que “entonces empezamos a ponernos en un lugar más acorde a nuestra realidad. Quedar quintos de ocho equipos no fue malo”.

Estimó que “vamos a jugar por la permanencia, así que esta semana los jugadores tendrán descanso porque están muy agotados, solo harán un poco de pesas, pero ya el lunes próximo arrancaremos con la preparación con miras a la segunda fase”.

Resaltó que “en nuestro caso el objetivo es tratar de permanecer para que el proyecto siga adelante, que es lo que siempre nos pide nuestro presidente Sergio Gilabert”.

También brindó su punto de vista Ezequiel Muñoz. El armador proveniente de La Calera, único refuerzo del “canario” en la Liga Nacional, que ocupó el lugar del lesionado Genaro Alaniz, manifestó su agradecimiento. “En lo personal significó mucho que un equipo cordobés participante de Liga Nacional confiara en mi para que participe”.

Resaltó que “también fue una suerte encontrarme con buenos compañeros, que siempre estuvieron apoyándome en todo, y compartir con un staff técnico capaz de estar sobre nosotros, pendientes de todo lo que necesitáramos, y eso se valora un montón, como así también agradezco a la familia de cada uno de los jugadores que siempre estuvieron apoyándonos y eso me llegó mucho a mí. Fue muy especial jugar en Rivadavia”.

Analizó su desempeño. “En lo personal me sirvió mucho, para sumar demasiada experiencia, compartir cancha con jugadores de muy buen nivel, haber jugado contra equipos muy buenos. Eso ayuda mucho y desde el principio mostrar esa personalidad que como equipo tuvimos, ir al frente, terminar cada partido sin guardarnos nada. Es el ejemplo que queremos dejarle a los más chicos para el día de mañana”.

Fue sincero al señalar que “aunque en algunos partidos nos superaron, el hecho de no darnos por vencidos y dejar el mensaje que siempre hay que pelear hasta el último quedó plasmado”.

Con respecto al clásico ante Trinitarios sostuvo que “más allá de haber perdido estoy muy contento porque jugamos muy bien y supimos llevar adelante el partido. Se vivió ese folklore de los hinchas de Rivadavia y Trinitarios. Fue hermoso, sobre todo ver toda la gente apoyándonos, familia, amigos, conocidos”.

A la hora de realizar un balance comentó que “en lo referido a la posición final, que no nos permitió clasificar a la Ronda Campeonato, considero que no nos merecíamos no clasificar, pero nos tocó así. Hay que tener la frente en alto y continuar para hacer el mejor papel en la Ronda Permanencia, que tampoco será sencilla”.

Remarcó que “hay que trabajar durante el año, para que en 2023 encontremos la revancha deseada. El deporte es así, y nunca hay que bajar los brazos”.

Por último, volvió a mencionar su agradecimiento “por la invitación y los lindos momentos compartidos. Estoy muy contento con todo el equipo y agradecido con Rivadavia Vóley por esta oportunidad”.

riva badrán.jpg