Villa María | personal | municipal | situación

El desafío diario del hogar de ancianos municipal ante la pandemia

Por la emergencia sanitaria, los adultos mayores se encuentran aislados bajo protocolo sanitario. El personal dedicado al cuidado convive con los abuelos para evitar los contagios

En el marco de la emergencia sanitaria que atraviesa la ciudad, la Secretaría de Salud desarrolló un Protocolo con medidas preventivas que se ejecutan en el hogar municipal de ancianos “Roberto Velo de Ipola”.

Las medidas tienen como objetivo resguardar a esta población de adultos mayores o personas con factores de riesgo y por ello se diseñó el protocolo de medidas, que están dirigidas tanto a los residentes como a las autoridades y equipos de salud que desempeñan tareas en el lugar.

Las medidas estarán en vigencia el tiempo necesario determinado por el Ejecutivo municipal y las mismas fueron comunicadas a los familiares directos de los residentes del hogar.

Carlina Gudiño, directora del hogar de ancianos municipal, le abrió las puertas del establecimiento a PUNTAL VILLA MARÍA para conocer la realidad que atraviesa la institución ante la pandemia por Covid-19.

“Estamos realmente encerrados por resguardar a los 70 abuelos que se encuentran en el hogar de ancianos municipal más las 55 personas que trabajan día a día para la atención de los adultos mayores”, manifestó la directora del hogar de ancianos.

La autoridad subrayó que para cuidar a los ancianos y cuidar al personal tuvieron que tomar medidas especiales: el personal queda dentro del hogar de ancianos y pasa 24 horas allí, es decir que no regresa a su domicilio.

“Nosotros tenemos un recambio de tres guardias por día en el hogar, con lo cual en el recambio entran casi 33 personas en las tres guardias. Lo hemos solucionado y hablado con el personal para saber si ellos estaban de acuerdo y pedirles que nos acompañen en esta situación”, argumentó Gudiño.

Y agregó: “Somos diez personas por día y entre todos solucionamos el problema de la entrada y salida del personal, que es importante, porque los nonos no nos van a contagiar el virus, somos nosotros que venimos de la calle los que podemos traer el virus a los abuelos”, resaltó la autoridad del establecimiento para ancianos.

Para realizar el recambio de personal y de turnos, la directora del hogar de ancianos municipal explicó que la modalidad es cada 24 horas, por eso se le brinda al personal lo necesario para que pase su estadía laboral, como la alimentación. “Pusimos departamentos a disposición para que ellos también tengan unas horas de descanso, porque estar 24 horas trabajando sabemos, y por lógica, no es fácil”, puntualizó.

Medidas preventivas

En primera instancia, las autoridades y el equipo de salud municipal pusieron a disposición los elementos de protección personal (EPP) y el personal fue capacitado en medidas de bioseguridad.

En cuanto al funcionamiento del establecimiento, se suspendieron todas las visitas y salidas de la residencia, salvo en excepciones para deambulación inevitable.

También, entre las medidas, se reforzó la vacunación de acuerdo al calendario nacional y se hizo hincapié en las dosis de antigripal y antineumoccóccia, tanto para trabajadores como para los residentes.

“El protocolo que utiliza el personal que trabaja en el hogar de ancianos municipal consiste en que ni bien llega a la institución se le entrega el material necesario para el día y se cambia de ropa, se utilizan batas, cofias y barbijos y se permanece todo el día dentro del hogar con el uniforme, batas, gafas y barbijo”, detalló Carlina Gudiño autoridad del espacio.

Situación epidemiológica

Respecto de la situación epidemiológica del hogar de ancianos municipal “Roberto Velo de Ipola”, Gudiño aclaró que dentro de la institución actualmente hay dos personas en aislamiento. “Una de las personas tiene hisopado negativo pero tuvo que tener una atención médica en una clínica de Villa María y, al estar afuera de la institución, tiene que estar aislada el tiempo que corresponda para no estar en contacto con los adultos mayores que se encuentran dentro del hogar”, remarcó.

“Aquí contamos con sala de aislamiento y, una vez que cumple con los catorce días que indica el protocolo, se le realiza nuevamente un hisopado y si le da negativo vuelve a su habitación. En cuanto a la otra persona que se encuentra aislada, se trata de un señor que su hija tuvo la voluntad de llevarlo a su casa ante la situación de la pandemia. El abuelo hace 6 días nos llamó y nos dijo que quería volver al hogar, dijo que estaba bien con sus hijos y con sus nietos pero él extraña el hogar, porque la institución es su casa”, comentó la directora.

“A esta última persona se le realizó un hisopado, que dio resultado negativo, se encuentra en la sala de aislamiento del hogar y cuando pasen los catorce días se le realizará nuevamente un hisopado, como al otro abuelo. Si da negativo, volverá a su habitación”, especificó Gudiño.

La directora del establecimiento para ancianos precisó que cada vez que se ingresa a la habitación de un aislado, así sea para llevar algo o hacer un control de signos vitales, la enfermera o la persona que entra utiliza ropa especial y al salir la misma se deja en un canasto que se encuentra al lado de la habitación para respetar el protocolo que se utiliza.

Además, Gudiño contó que por semana se entregan dos mil batas, barbijos y cofias, por lo tanto el gasto es alto, ya que eso se repone todos los días para cuidar la salud de los adultos mayores y de las personas que viven allí.

Aislamiento

“En este contexto, para ellos la situación es muy difícil, hace desde el 16 de marzo que no salen afuera del hogar de ancianos y no ven a sus familiares, con el personal tratamos de hacer videollamadas para que puedan estar en contacto. De hecho, hubo un momento en el que había menos casos y trajimos a las familias para que los vean tras las ventanas, los abuelos podían ver a sus hijos y nietos”, dijo Gudiño y agregó: “Con el aumento de casos, lamentablemente tuvimos que dejar de hacer eso y nos estamos manejando con el contacto virtual, pero es una situación que se hace más cuesta arriba todos los días y es difícil”, recalcó la directora.

Carlina Gudiño manifestó que en la institución se realizan actividades diarias para que los ancianos puedan pasar el tiempo, tales como talleres y actividades dentro del establecimiento. “Se festejaron los cumpleaños con las personas que estamos dentro de la institución y otro día jugamos a la tómbola, también celebramos el Día de la Primavera acá todos juntos; el año pasado lo hicimos en la estancia Las Casuarinas, pero este año lo hicimos así y ellos fueron felices también”, remarcó.

Por último, la directora del hogar destacó que desde el Municipio están en contacto permanente con la institución: “Agradezco al intendente Pablo Rosso y al secretario de Salud, Humberto Jure, por todo el apoyo que nos brindan día a día para poder sobrepasar esta situación de la mejor manera”.