Espectáculos Premios Oscar |

"Argentina, 1985", en carrera definitiva por el Oscar a Mejor película internacional

La cinta de Santiago Mitre con Ricardo Darín y Peter Lanzani, irá en busca de la tercera estatuilla de la Academia de Hollywood para el país.

Argentina, 1985, la película de Santiago Mitre con Ricardo Darín y Peter Lanzani que retrata la historia de los fiscales Julio Strassera y Luis Moreno Ocampo en el Juicio a las Juntas de la última dictadura cívico-militar, quedó formalmente nominada ayer en la categoría de Mejor película internacional de la 95ta. edición de los premios Oscar, que se llevarán a cabo el próximo 12 de marzo en Los Ángeles, e irá así en busca de la tercera estatuilla de la Academia de Hollywood para el país.

“No me había subido mucho a la máquina de la ansiedad, hasta ahora que nos prendimos a la TV a ver qué pasaba y sí, es una alegría, claro. Nosotros acompañamos a la película a muchos lugares a donde no conocían nada de la historia, no dominaban el tema y yo creo que lo que se valora mucho es el guion, la dirección y las actuaciones", expresó Darín en charla con Reynaldo Sietecase en Radio Con Vos.

En ese sentido, el actor que en la ficción encarna a Strassera aseguró que la cinta es "fundamental para los más jóvenes": "Lógicamente, los chicos que nacieron en democracia no necesariamente tienen que percibir la importancia de lo que significa la construcción de la democracia, lo toman con naturalidad, porque es el orden natural de las cosas, pero me parece que la película lo que sugiere es recordar y reivindicar la importancia no sólo de la lucha de mucha gente sino también de las vidas que se perdieron en busca de una estabilidad democrática", consideró.

Con esta candidatura, el filme podría compartir el logro obtenido por "La historia oficial" (1985), de Luis Puenzo y con los protagónicos de Norma Aleandro y Héctor Alterio como los padres de una niña apropiada a una pareja de desaparecidos; y por "El secreto de sus ojos" (2009), el drama de suspenso de Juan José Campanella que Darín encabezó junto a Soledad Villamil y Guillermo Francella.

Hasta la nominación de ayer, Argentina había llegado otras cinco veces a hacerse un lugar en la terna, con "La tregua" (1974, de Sergio Renán), "Camila" (1984, de María Luisa Bemberg), "Tango, no me dejes nunca" (1998, de Carlos Saura), "El hijo de la novia" (2001, de Juan José Campanella), y "Relatos salvajes" (2014, de Damián Szifron). Con ocho presencias en la historia de la categoría, Argentina quedó a una candidatura de las nueve que ostenta México entre los países latinoamericanos más veces ternados.

Ahora, la película de Mitre intentará incomodar en la terna a la muy aclamada cinta de mensaje antibélico alemana ambientada en la Primera Guerra Mundial "Sin novedad en el frente", de Edward Berger y adaptada de la reconocida novela homónima de Erich Maria Remarque, que recibió otras ocho nominaciones en distintas categorías de los premios, incluida la de Mejor película.

Los dramas de iniciación "Cerca" (Bélgica, de Lukas Dhont) y "The Quiet Girl" (Irlanda, hablada en gaélico, de Colm Bairéad), junto a la película de carretera "EO" (Polonia, Jerzy Skolimowski), completan la terna de películas en idioma no inglés que competirán por la estatuilla.

En relación con las competidoras de "Argentina, 1985", Darín dijo al aire que conoce "casi todas", y que aunque "es difícil hablar de chances cuando las cosas están en manos de otras personas, de otras miradas", admitió que la gran competidora alemana "tiene una cinematografía extraordinaria y está hecha increíblemente, también con presupuestos que no son los nuestros".

"Para mi gusto le falta algo pero está muy considerada, es la gran favorita, está muy bien hecha. Pero cuando escuché 'Argentina, 1985' ya no presté más atención. Venimos con mucha dinámica mundialista”, concluyó el intérprete.

Los más nominados

Por otra parte, la comedia dramática y de ciencia ficción "Todo en todas partes al mismo tiempo" llegará a la ceremonia en el Dolby Theater -que tendrá al presentador y comediante Jimmy Kimmel en el rol de conductor- como la más candidateada de la ocasión, con once nominaciones, seguida por "Sin novedad en el frente" y el filme de drama y humor negro "Los espíritus de la isla", con nueve, respectivamente.

La biopic "Elvis", de Baz Luhrmann sobre el "Rey del Rock", con ocho candidaturas"; "Los Fabelman", cinta de inspiración autobiográfica del multipremiado Steven Spielberg, con siete; y "Top Gun: Maverick", la megataquillera secuela del clásico de los 80 dirigida por Joseph Kosinski, con seis, son los demás títulos más nominados de esta entrega.

"Argentina, 1985" da así un nuevo paso en el circuito de premios luego de ganar el Globo de Oro, y obtener nominaciones en los Bafta del cine británico, los Goya y los Critics' Choice Awards.

Para "Argentina, 1985" sería coronar un amplio y laureado recorrido, que inició el año pasado con su estreno en el Festival de Venecia -donde se llevó el premio Fipresci-, y siguió por muestras como el Festival de San Sebastián -Premio del Público-, el Festival de Cine del BFI de Londres y el Festival Internacional de Cine Río, entre más.

Argentina, 1985 | Tráiler oficial

Kuschevatzky: "Estamos muy emocionados por compartir esta historia con el resto del mundo"

El periodista y productor Axel Kuschevatzky, uno de los responsables de "Argentina, 1985", aseguró tras obtener una candidatura a Mejor película internacional para la 95ta. edición de los premios Oscar que tanto él como el equipo detrás de la producción están "muy emocionados por compartir esta historia con el resto del mundo".

"Hoy siento que esa empatía que buscamos con la película empezó a conectar con gente de otros lados, y que se volvió nuevamente una conversación más amplia. Esta nominación nos permite que esta conversación involucre a más gente, y creo que eso nos hace felices a todos", agregó Kuschevatzky.

"'Argentina, 1985' es un sueño de años, empezamos a trabajarlo hace cuatro años, casi como una reflexión, pensando en qué historia que no se había contado y que había atravesado a una sociedad entera en la Argentina queríamos contar, y que se pudiera contar como un thriller político", explicó Kuschevatzky sobre la idea que ahora podría darle al país su tercer Oscar en esta terna.

En ese sentido, comentó que cuando se acercó al proyecto, sintió que "a Santiago (Mitre) se le había ocurrido de la nada el Juicio a las Juntas", pero que hoy en día cree "que en realidad él llevaba la idea hace años en la cabeza", y que "sólo la soltó" una vez que comenzaron a entablar conversaciones sobre la posibilidad de llevar la trama a la pantalla.

"Siempre los productores sentimos que las implicancias de contar una historia así eran muy amplias, y que era imposible que algo tan transversal no cruzase la vida de mucha gente con miradas muy diferentes. Al mismo tiempo, sentíamos que el Juicio a las Juntas era un triunfo del sistema democrático, que iba más allá de cualquier tipo de bandera partidaria, y que esos derechos humanos eran un triunfo de la sociedad, que se había manifestado a través del mecanismo judicial y por la decisión política de (Raúl) Alfonsín, por supuesto, pero que era un triunfo de la sociedad que empezó a reclamar el derecho a la verdad, por más dolorosa e incómoda que pudiera ser", siguió el productor.

En cuanto a la trascendencia internacional que el filme cosechó desde su estreno a fines de septiembre pasado, relató que cuando empezaron a mostrarla en distintos circuitos, se dieron cuenta "de que muchas sociedades tenían deudas similares": "Desde la España que no juzgó al franquismo hasta la mayor parte de los países de Latinoamérica, que no llevaron a tribunales a sus regímenes represivos, sin olvidarnos de los países de Europa del Este, que atravesaron abusos hasta fines de los 80 y tampoco pudieron hacer esos movimientos. Y en términos contemporáneos, los intentos de romper regímenes democráticos como el 6 de enero en el Capitolio de Washington, o la última intentona de entrar al palacio gubernamental en Brasil", enumeró.

"Te vas encontrando todo el tiempo con las fragilidades de la democracia, y la película empezó un diálogo sobre eso, sobre la necesidad de justicia y la defensa de la democracia a través de las instituciones, y nos pareció muy interesante eso que estaba pasando. La gente en todo el mundo nos decía 'en mi país hubo algo así', o 'qué bueno hubiese sido que en mi país pasara algo así', un proceso jurídico alrededor del abuso de poder", recordó Kuschevatzky.

Por ese motivo, consideró que quienes están detrás de "Argentina, 1985" le deben "todo a cada una de esas personas que tuvieron la valentía de compartir la verdad con el mundo", en referencia no sólo a los funcionarios que elevaron a juicio los delitos de lesa humanidad cometidos durante la dictadura iniciada en 1976, sino a las y los testigos que públicamente relataron los vejámenes de todo tipo a los que habían sido sometidos.

"Diría que lo más fuerte de esta película para nosotros es poder compartirla con generaciones que ni saben que esto existió o que no saben qué pasó en esos años, y con gente en otros países que desconoce el que quizás sea el proceso judicial más importante en términos globales después de Núremberg. Y sobre todas las cosas, nosotros somos una herramienta de la valentía de toda esa gente que se paró a contar sus historias personales, frente a los jueces, fiscales y abogados defensores, para realmente no olvidar, para valorar la memoria, para empujar la verdad e ir en búsqueda de justicia", concluyó.