Villa María | preocupación | Chalet Escopinaro | Teatro de Herejes

Crecen la angustia y la preocupación por la situación del Chalet Hereje

El presidente del colectivo teatral, Andrés Brarda, reconoció que en muy poco tiempo el histórico espacio de calles Catamarca y Lisandro de la Torre "podría cerrar sus puertas". Esto, a raíz de que los propietarios del inmueble están decididos a vender

Con el correr de los días, aumenta la preocupación en torno a lo que pasará con el Chalet Escopinaro, un edificio que hoy es sinónimo de cultura y arte gracias al valioso aporte de la asociación civil Teatro de Herejes.

Este colectivo se puso al hombro la recuperación de un histórico edificio que, ya hace tiempo, lucía desmejorado. Con entusiasmo, transformaron esa esquina abandonada en una casa de la cultura, donde hoy habitan todo tipo de expresiones artísticas y donde se dictan no menos de 15 talleres de diferentes disciplinas.

Hace poco más de un mes, este medio dio a conocer que los propietarios del edificio querían vender el inmueble. De concretarse esa intención, el grupo tendría que abandonar el espacio, ese que con tanto sudor y lágrimas lograron recuperar.

Ante la noticia de la posible venta, Teatro de Herejes tomó la decisión de lanzar una campaña para juntar fondos y así poder acercarse a la compra del inmueble, que hoy está tasado en 350 mil dólares.

“Vamos a salir a buscar 350 mil bonos únicos de 300 pesos, o un dólar, para que cada villamariense y persona de la región nos pueda ayudar”, dijo semanas atrás el director, productor, dramaturgo y presidente del colectivo, Andrés Brarda.

“El chalet, en muy poco tiempo, puede cerrar sus puertas”

En el Instagram del colectivo, Brarda hizo saber a la comunidad que el espacio, si no llega la ayuda solicitada, podría desaparecer. “El chalet, en muy poco tiempo, puede cerrar sus puertas”, indicó el joven director.

Asimismo, recordó que durante todo el 2022 “se realizaron 107 funciones teatrales”, una cifra que no deja de sorprender y que, por ejemplo, da un promedio de casi 9 obras por mes.

“Más de 5.000 espectadores pasaron por el Chalet este año y 15 son los talleres anuales de diferentes disciplinas artísticas que se dictan allí”, remarcó, poniendo en valor todo el trabajo realizado en estos 12 meses.

También señaló que “más de 200 alumnxs transitan por semana en los diferentes talleres”.

Luego, recordó que “todos los meses del año se instalaron exposiciones visuales de distintos lenguajes”.

“Además el Chalet alberga una biblioteca popular, una feria sustentable, un café literario y visitas guiadas”, puntualizó Brarda.

Además el Chalet alberga una biblioteca popular, una feria sustentable, un café literario y visitas guiadas Además el Chalet alberga una biblioteca popular, una feria sustentable, un café literario y visitas guiadas

Según apuntó, en los comienzos del proyecto, tuvieron que sortear las dificultades de un edificio que “estaba destruido, abandonado y saqueado por completo”.

“En menos de tres años y pandemia de por medio, lo recuperamos de punta a punta. Hoy se puede transitar cada rincón desde el sótano hasta el altillo. Las puertas están abiertas para la comunidad y la región toda”, afirmó, a lo que sumó: “Hoy nadie duda de que es un espacio de producción, promoción y difusión cultural”.

Hoy nadie duda de que es un espacio de producción, promoción y difusión cultural Hoy nadie duda de que es un espacio de producción, promoción y difusión cultural

Por último, volvió a insistir en la idea de adquirir el edificio, algo que sin la ayuda de terceros será imposible conseguir. “Quien lo quiere comprar es una asociación civil sin fines de lucro, con una cláusula jurídica de por vida para que el chalet siempre tenga un objeto cultural, gestione quien lo gestione”, sostuvo Brarda.

Y cerró: “Les pido a todo el arco político, a instituciones y a empresas que pongan en mesa de debate esta problemática y le encontremos una solución. No me hacen un favor a mí, sino a toda la comunidad”.