Nacionales | prepagas | Javier Milei | aumento

Las prepagas preparan otro sustancial aumento

Las principales operadoras ajustarían sus cuotas 30% en febrero

Para las empresas de medicina prepaga, parece que llegó la hora de recomponer a fondo los márgenes de rentabilidad, tal como les permite hacer el último megadecreto de Javier Milei, y están dispuestas a aplicar otro sablazo sobre la cabeza de los asociados, la mayoría de clase media, aún a costa de perder cientos de miles de afiliados.

Según pudo saber Noticias Argentinas, Swiss Medical y OSDE -los principales jugadores del mercado de la salud privada- debaten por estas horas cuál será el aumento a aplicar en las cuotas de febrero, luego del 40 por ciento que subieron en enero.

Claudio Belocopitt, el dueño de Swiss Medical y presidente de la Unión Argentina de Entidades de Salud (UAS), sería partidario de aplicar un 30 por ciento de ajuste en febrero, y otro 10 por ciento en marzo, con el objetivo de acercarse a un "equilibrio" en la ecuación costo/beneficio.

La mirada de Belocopitt, dueño de importantes sanatorios de la Argentina, de esta compleja situación, sería que el mercado de la salud privada está sobredimensionado y se necesita una reestructuración, tras la cual sólo quedarían los principales jugadores -además de OSDE y Swiss, Medicus, Omint, Medifé, entre otros- y a las personas de poder adquisitivo medio se les ofrecerían planes con copagos.

La huida que viene

Si bien no hay cálculos actuariales precisos, en el mercado de la salud se menciona que las prepagas estarían dispuestas a perder un 30% de los afiliados en medio de esta reestructuración.

En el caso de OSDE, perder el 30% de los asociados representaría más de 500 mil personas, ya que tiene casi 2 millones.

Las empresas vienen advirtiendo sobre un retraso tarifario del 80%. Con una suba del 40% en febrero, el acumulado sumando febrero alcanzaría para equilibrar los números, eso sí, a costa de un éxodo temerario de afiliados, que podría terminar además haciendo colapsar el sistema de salud pública.

Belocopitt considera necesario que las prepagas salgan del "sistema híper regulado que hemos tenido durante 17 años" y aclaró que "no es la medicina prepaga lo que aumenta, sino los insumos que componen el sistema".

Dijo, además, que por el ajuste del servicio van a "generar planes alternativos y también a esperar que se modifique el Plan Médico Obligatorio (PMO), con el fin de poder ofrecer planes flexibles".

En consecuencia, respaldó el DNU del Gobierno que desregula la actividad económica, por entender que “no se puede estar abajo de los costos. Somos el único sector de la economía que ha estado así, porque por ejemplo luz, gas, agua tenían subsidios".