Villa María | presencialidad | Estudiantes | unvm

La UNVM analiza profundizar la presencialidad en el corto plazo

El rector Negretti entendió que para ello se debe asegurar el cuidado de todos los protocolos de bioseguridad. Incluso se adquirirá equipamiento para el dictado de clases de manera virtual. Se mantiene el nivel de inscriptos

La Universidad Nacional de Villa María lleva adelante por estas horas la confección de un organigrama que permita profundizar la presencialidad de los alumnos en las aulas. Si bien el avance de la vacunación es un aspecto que corre a favor del esquema, el hecho de que más de la mitad de los alumnos reside fuera de Villa María genera incertidumbre en virtud de las dificultades que pueden tener esos estudiantes a la hora de alquilar un espacio a esta altura del año.

Por eso, no se descarta la posibilidad de aplicar un sistema bimodal de acceso a los estudiantes que pueden concurrir a las aulas de manera presencial, pero también que les permita conectarse de manera virtual a los que no puede concurrir.

El rector Luis Negretti explicó que gran parte del personal, docente y no docente, “ha podido acceder a una e inclusive a dos dosis de la vacuna” por lo que teniendo en cuenta que las condiciones sanitarias están mejorando “estamos analizando profundizar la presencialidad”. El docente explicó que siempre hubo un margen justamente de presencialidad en la casa de altos estudios, tanto en lo administrativo como académico, “porque hubo servicios o actividades esenciales que continuaron, pero además algunas actividades académicas como las prácticas de veterinaria, medicina, agronomía y otras carreras que, igualmente aún con las restricciones, las continuamos”.

“Lo que vamos a hacer ahora es profundizar esa presencialidad, asegurando el cuidado de todos los protocolos y analizando junto a las entidades gremiales la mejor manera de hacerlo en los próximos meses, incluso adquiriendo equipamiento de tecnología que nos permita alguna simultaneidad entre la presencialidad y la virtualidad como tienen otras instituciones. Estamos estudiando minuciosamente cómo profundizar la presencialidad”, ratificó.

Igualmente, entendió que no es una tarea sencilla porque hay carreras que tienen masiva concurrencia, pero además “más del 50% o 60%, incluso un poco más también, de los estudiantes no son de Villa María, entonces hay que ser cuidadosos con la vuelta total de la presencialidad porque hubo gente que dejó su espacio de alquiler de departamento o pensión por lo que la vuelta es complicada”. Dijo que para ello será necesario “generar esquemas para que los alumnos que puedan cursar en la presencialidad lo hagan, y aquellos que no también puedan cumplir al menos hasta fin de año. Si todo anda bien volveremos a la presencialidad plena el año próximo”

Niveles normales de abandono

Sin expresarlo en números, el rector reconoció que el nivel de retención o abandono durante la pandemia “es muy similar a la de épocas normales, casi igual”. Pero además, se da la particularidad de que “detectamos muchos casos de estudiantes que habiendo dejado sus carreras aprovechan para volver porque les conviene la virtualidad”.

Negretti recordó que el año pasado “tuvimos un récord de 4.500 estudiantes inscriptos, que es algo que se dio por primera vez, por lo tanto no vemos retención. Está claro que de esos 4.500 no todos ingresan a la Universidad porque lamentablemente algunos quedan en el camino por distintas razones”.

Sobre las inscripciones, mencionó que en la actualidad se da el período de mayor registro en carreras como Medicina, “porque es el único período y el ingreso comienza en agosto. Los números son similares a años anteriores, que ronda los 400 inscriptos. El resto de las carreras están con números parecidos o por encima por lo que no hemos sufrido una merma producto de la pandemia”.

De igual manera, entendió que el objetivo central es “volver a la presencialidad, porque si bien suplimos con las actividades académicas virtuales, hay otras actividades que no pueden ser reemplazadas y necesariamente tiene que verificarse la presencialidad. Hay estudiantes que ingresaron el año pasado y hace un año y medio que prácticamente no conocen el campus, o lo van a conocer ahora cuando tienen que llevar la documentación que adeudan, porque la subieron a las plataformas digitales pero es necesario tenerla en formato papel. A nosotros eso nos genera muchos interrogantes; queremos los estudiantes presentes dentro de la universidad”.

Justamente para lograr la concurrencia de los estudiantes en las aulas, el rector admitió que se analizarán “todas las alternativas. Nosotros tenemos por resoluciones ministeriales la posibilidad de que cada plan de estudio presencial, un 30% pueda darse en el marco de la virtualidad. En algún grado va a continuar porque le hemos encontrado un aspecto beneficioso, pero también por una cuestión sanitaria, por aforos. Pero además vamos a tratar de convertir aulas en el campus y las otras sedes para que pueda verificarse la bimodalidad, al menos en algunos espacios por sede para que aquellos docentes que lo quieran utilizar lo puedan hacer”.