Nacionales | presidencial | Justicia | Israel

Reemplazan al embajador en Israel al ser condenado a 8 años de prisión

Sergio Urribarri fue encontrado culpable de corrupción cuando era gobernador de Entre Ríos y desvió fondos públicos para su campaña presidencial en 2014, entre otros hechos

El embajador argentino en Israel y exgobernador de Entre Ríos, el peronista Sergio Urribarri, fue condenado ayer a 8 años de prisión e inhabilitación para ejercer cargos públicos, en el marco de una causa que juzgó distintos hechos en el lapso de 2010 a 2015.

La Justicia entrerriana lo encontró culpable del delito de negociación incompatible con la función pública y peculado, por lo que enseguida presentó la renuncia al cargo diplomático que ocupaba.

Presentó la renuncia anoche

Por lo tanto, el presidente Alberto Fernández analizaba al posible reemplazante en el cargo ante el gobierno de Israel.

Urribarri siguió por videoconferencia las alternativas del fallo que se conoció ayer y fue dictado por el tribunal integrado por José María Chemez, Carolina Castagno y Elvio Garzón.

El Ministerio Público Fiscal había pedido que se lo sancionara a 12 años de prisión y se lo inhabilitara a ejercer cargos públicos.

En cambio, la defensa técnica de Urribarri, por el contrario, había requerido al tribunal que lo absuelva.

La Justicia consideró probado que el exgobernador entrerriano direccionó contrataciones de publicidad del Estado provincial para fines particulares.

Uno de ellos fue favorecer a su cuñado, Juan Pablo Aguilera, quien operaba, según el fallo, con un esquema de testaferros y de cartelización para quedarse con los fondos de la publicidad en vía pública. Aguilera recibió una pena de seis años y seis meses.

Los jueces también consideraron probado que utilizó el montaje de un parador en Mar del Plata en 2015 y la difusión de spots durante la Cumbre del Mercosur que se realizó en Paraná durante diciembre de 2014 para promover sus intenciones de suceder a Cristina Kirchner en la presidencia en 2015.

Además, fueron condenados los exministros de Cultura y Comunicación, Pedro Báez, y de Turismo, Hugo Marsó, y el exfuncionario legislativo Juan Pablo Aguilera, entre otros imputados.

El juicio analizó varios episodios, como "El sueño entrerriano", que fue el slogan de la fallida campaña presidencial de Urribarri, o "Causa del Mercosur", sobre contrataciones por 28,4 millones de pesos para la organización del encuentro presidencial que se realizó en Paraná en 2014.

Para la Justicia, parte de esos fondos tuvieron como destino la campaña política del exgobernador.

El proceso judicial comenzó en septiembre último y se extendió por casi 50 audiencias.