Deportes | primera | centenario | liga

"Motiva jugar la Copa Libertadores"

El delantero villanovense Natanael Guzmán afirmó: "Será la primera participación de Montevideo City Torque y genera expectativa debutar el 8 de febrero en el Estadio Centenario. Mi primer gol fue en Copa Sudamericana"

Otro de los muy buenos embajadores de nuestro fútbol en el mundo, Natanael Emanuel Guzmán disfrutó de sus vacaciones junto a su familia en Villa Nueva.

El delantero de Montevideo City Torque partió rumbo a Uruguay, donde comenzará la pretemporada con miras al debut en la primera fase de la Copa Libertadores el martes 8 de febrero.

A los 22 años, cumplirá otro sueño. “Será en el Estadio Centenario a las 21.30 ante Barcelona de Guayaquil, que viene de jugar las semifinales de la Copa Libertadores. Es el debut del equipo, porque la Liga uruguaya comienza a continuación de ese partido”.

El atacante formado en Española, Yrigoyen y con un breve pero recordado paso por Alem, logró que el City Football Group (el mismo que es dueño de Manchester City y 10 clubes en diferentes países del mundo) se fijara en él, cuando militó en Cañuelas. “Tengo 2 años más de contrato, y aunque me surgieron varias propuestas, hablaré con mi representante porque me motiva jugar la Copa Libertadores y consolidarme en Uruguay”.

Convirtió su primer gol en la Copa Sudamericana ante Bahía, en Brasil. “Es un recuerdo muy especial, porque fue el primer torneo internacional que jugó el club. Le jugamos de igual a igual a Bahía, y también a Independiente, que nos hizo valer su experiencia en dos partidos cerrados”.

Manifestó que “me encantaría pasar esta primera etapa. Sabemos que todos serán difíciles, porque es la primera Copa Libertadores en la que participa el club. No podían tocar Olimpia de Paraguay, que fue campeón, Bolívar, que es muy fuerte en La Paz, o Barcelona, que también juega en la altura”.

Se ilusiona con “poder afianzarme en 2022. Me ha costado mantener la titularidad en estos dos años. El primero fue de adaptación, porque venía de jugar en la cuarta y tercera categoría del fútbol argentino, y pasé a la primera del fútbol uruguayo. Hoy sé que el DT confía en mí, me dijo que me tendría en cuenta, y evaluaré las propuestas, pero me gustaría sacarme la espina de ser titular”.

Agregó que “jugué casi todos los partidos del último torneo, pero saltando desde el banco. Me informaron que habrá un par de jugadores del plantel que se irán, pero quiero hacer una buena pretemporada y jugar la Copa Libertadores. Es motivante debutar en el Centenario, y quiero ver si me pueden quedar espacios en Guayaquil para aprovechar mi velocidad”.

“Riquelme no me llamó”

Feliz junto a su hijo Benjamín (3 años) disfrutó de las últimas horas junto a su familia. “Es difícil despegarse. El año pasado volví una semana, pero por suerte esta vez pude estar casi un mes junto a ellos, y compartir varios asados y picados con los amigos”.

Aseguró que “entrené todos los días. Tengo los mismos kilos que cuando llegué. No me van a poder multar en Uruguay. Mi hijo vive en Villa María, y lo disfruto mucho cada vez que lo veo, porque no sé si volveré en julio o en diciembre”.

Apuntó que “recargué las pilas con mi hijo, la familia y los amigos. A Benjamín le puse la camiseta del Torque, y como toda la familia de la madre es de River (su suegro es Alberto Ortiz, quien lo representa junto a Miguel Plasencia), aproveché para ponerle la de Boca”.

Aclaró que “mi papá y mis tres hermanos no me dejan nada de la ropa del Torque. Ni las zapatillas”.

También señala con buen humor que “(Juan Román) Riquelme no me llamó, así que voy a evaluar las ofertas que le llegaron a mi representante. Quiero jugar la Copa Libertadores, y después avaluaré”.

“Llamaron Ferro, Brown e Instituto”

Guzmán insistió en que “me dicen que llamaron Ferro, Brown de Puerto Madryn e Instituto. Es muy lindo que tres grandes clubes se interesen en mi. Mañana me reúno con mis representantes, y luego viajo a Uruguay. Luego creo que a la pretemporada la realizaremos en Argentina con el Torque”.

Indicó que además de cuidar su peso y su entrenamiento “también la situación sanitaria me preocupó. Para volver a Uruguay necesitaba hisoparme, y lo hice hoy (por ayer) en el Hospitalito en Villa Nueva. Por suerte dio negativo”.

Resaltó que “no hay como estar en casa. Me reta un poco mi mamá (Yanina), pero cocina como los dioses. En mi departamento en Uruguay cocino yo, así que le robé algunas recetas”.

Insistió en que “mi papá Daniel me sigue diciendo lo que tengo que hacer en una cancha, y mis hermanos también. Son futboleros, y me gusta escucharlos”.

“Cumpliré otro sueño”

Señaló que “en 2022 cumpliré ese sueño que tuve desde chico que es jugar la Libertadores. Me propongo consolidarme y poder tener continuidad como titular”.

Indicó que “en estos dos años me adapté al club, a jugar en primera, en un club protagonista. Sé que hay que dar lo mejor desde donde me toque, y aprovechar cada minuto. Hay varios compañeros que ya fueron vendidos al fútbol argentino, mexicano o de Estados Unidos. Si tengo un buen año, podré aspirar a dar otro salto”.

Recalcó que “tengo 2 años más de contrato. No hay apuro, pero en el fútbol no hay tiempo para perder. El 8 de febrero contra Barcelona en el Centenario ya tengo una buena oportunidad de mostrarme, y ojalá pueda jugar”.

Mencionó que “Barcelona viene de ganar la zona que disputó con Boca, y luego fue semifinalista (perdió con Flamengo). Es difícil, pero si pasamos nos toca Universitario de Perú, que es otro club grande, y si pasamos nos tocaría América Mineiro o Guaraní”.

Por eso “hay que ganar el 8 en el Centenario, y en la altura... nos colgaremos del travesaño, ja, ja”.

Aclaró que “nuestro juego es claramente ofensivo. No cambia, aunque cuando terminó el primer semestre fueron vendidos 7 jugadores y cambió el entrenador (se fue Pablo Marini a Liga de Quito, y lo reemplazó Román Cuello), nosotros proponemos, con tenencia, y esa idea se mantiene. Me favorece ese juego”.

“Nos ganamos un respeto”

Destacó que “motivaciones no me faltan. Pese a no haber jugado mucho como titular, me llegaron buenas propuestas, pero en 2022 me gustaría seguir en Uruguay”.

Añadió que “además de la Copa Libertadores, el club fue protagonista de la Liga. Me gustaría ganarla. El año pasado le ganamos por primera vez a Nacional, y le empatamos a Peñarol, en un partido que nos robaron”.

Indicó que “en Uruguay nos respetan por nuestro juego, y nos tienen mucha bronca porque para ellos somos los ingleses (por su parentesco con el Manchester City). Nos gritan que somos ‘gringos lavaguita’. En la cancha nos respetan”.

Resaltó que “es un club nuevo, e inauguró un predio que es el mejor de Uruguay. Allí fueron a entrenar los finalistas de las Copas de Conmebol. Ya clasificamos a Copa Sudamericana y a Copa Libertadores”.

Remarcó que “el Torque era un club con pocos hinchas, de la periferia de Montevideo. Cuando lo compró el City Group lo transformó en un rival directo de los dos grandes: Peñarol y Nacional. En pocos años más, se los come”.

Señaló que “Uruguay es un lindo país, y el club me permite pensar sólo en jugar. Les fue bien a Del Prete (Estudiantes), Cóccaro (Huracán) y varios compañeros que emigraron del club. El DT me dijo que me tiene en cuenta, y me gustaría ser campeón en Uruguay y luego dar un salto a otra Liga”.