Villa María | problema | tranquilidad | enfermedades

"Estamos felices y nos permite volver a los controles médicos"

Lo aseguró Jorgelina De Celis, mamá de Mía, que padece dos síndromes complejos. Desde hace varios meses la mujer solicitaba la vacunación para menores de 12 años

Mia tiene 10 años y dos enfermedades únicas: síndrome de Joubert y síndrome de Dandy Walker. Su mamá, Jorgelina, pidió en numerosas ocasiones la aplicación de la vacuna contra el coronavirus para los menores de 12 años.

En las últimas semanas, comenzó la aplicación de la inmunización para este grupo etario en el país y en Villa María comenzaron a llegar las dosis.

En ese marco, la pequeña y su hermana fueron convocadas al centro de vacunación dispuesto en la sede de la UTN Facultad Regional Villa María y allí se les colocó a ambas la primera dosis de vacuna Sinopharm.

“Cuando llegó el correo donde nos avisaba que llegó el turno las dos empezaron a gritar felices y nosotros lloramos de la emoción”, comenzó relatando Jorgelina De Celis, mamá de Mía.

“Esto significa un poco más de tranquilidad en nuestras vidas”, puntualizó la mujer.

En esa línea, Jorgelina señaló que Mía padece dos síndromes y un tumor vascular: “El tumor es inoperable y antes de la pandemia se hizo por primera vez en Córdoba una quimioterapia directa al tumor en una clínica privada porque era la única opción que teníamos y después por la situación sanitaria no pudimos viajar más a realizar los controles”, explicó.

De Celis comentó que por la pandemia su hija no pudo realizar tratamientos médicos planificados lo cual perjudicaron de sobremanera su salud: “Mía había perdido la movilidad porque no podía realizar la rehabilitación, el fin de semana pudo comenzar a caminar después y apoyar el pie de nuevo, porque quedó prácticamente en silla de ruedas sin el tratamiento”, explicó.

“La vacunación es esencial para nosotros, sé que hay que gente que no está a favor de la vacuna y la cuestiona, pero creo que la gran mayoría sabemos que la vacunación ayuda y es un alivio para nosotros”, dijo Jorgelina y añadió:“El Gobierno entendió que los menores debían acceder porque un problema grande que había eran que ese grupo etario menores de 12 años no estaba contemplado”, indicó.

Tratamientos médicos

Jorgelina De Celis comentó que al acceder a la vacunación su hija pudo continuar con sus tratamientos médicos:“En cualquier patología neurológica, los primeros años son claves, porque van a dar la base de cómo el chico va a evolucionar o involucionar en la carrera con la discapacidad”, señaló la mujer.

“Si vos en ese tiempo no podés ir a un médico, socializar, ir al colegio, es muy complicado. No es sólo por nuestras hijas, es por todos los niños, mientras más inmunizados estemos, mejor”, sostuvo la mamá de Mía. Por último, la mujer agradeció la predisposición del equipo de salud local y destacó que están felices por la llegada de la vacuna en menores.