productos | sector | gente

El faltante de materiales genera inconvenientes en las obras en construcción

De igual manera, Gustavo Martinotti, titular de Colegios de Arquitectos, entendió que "la gente hoy está más precavida a la hora de invertir". Dijo que el sector está "amesetado"

La construcción es uno de los sectores con mayor impulso en la economía local y regional. Los alentadores números del primer cuatrimestre, en comparación con igual período del año anterior, contrastan con una realidad que a diario padecen no sólo quienes afrontan proyectos de envergadura, sino hasta incluso las pequeñas ampliaciones o reformas hogareñas.

El desabastecimiento de determinados productos es una constante en los diferentes corralones, con compradores que no consiguen insumos y deben esperar. Y no se trata de productos indispensables en una edificación, como pueden ser el cemento o las varillas de hierro. En los últimos días hubo faltante hasta de alambre.

“Tanto el año pasado como este volvemos a padecer cierto desabastecimiento y especulación, lo que termina generando mucha incertidumbre”, advierte el arquitecto Gustavo Martinotti, presidente del colegio local.

Insistió que a su entender existe un “sesgo de especulación de las grandes empresas de materiales, por ejemplo. Hoy los dueños de corralones están complicados para comprar mercadería; es en el único país donde se te castiga por vender. Muchos no quieren o lo hacen acotadamente, entonces esa especulación termina generando un malestar”.

Pero consideró además que las grandes empresas, “que tienen un pulmón para bancar, están armando stock especulando, o presionando para que cambien ciertas condiciones económicas”, lo que en definitiva genera en la actividad “algunos sobresaltos, por lo que no es una situación ideal”.

Metros construidos

En el primer cuatrimestre de este año se advierte un claro crecimiento de la construcción, con prácticamente el registro del doble de los metros edificados en igual período del 2020. De igual manera, Martinotti calificó de “atípico” comparar ambos períodos “porque en 2020, durante marzo y abril estuvo todo cerrado. En este año hubo un repunte en los primeros meses porque se movió un poco el dólar, entonces la gente se volcó no sólo a la construcción, con ampliación o proyecto nuevo, sino también a la compra de autos”.

Si bien aclaró que no busca ser pesimista en la charla, analizó que no serán los mismos resultados durante el segundo semestre del presente ciclo, “porque en ese período del año pasado hubo un repunte de la actividad, pero no creo que eso se vea reflejado ahora. Y no por una cuestión de pandemia o economía, sino que hoy la gente está temerosa sobre lo que puede pasar”.

Al respecto, interpretó que con anterioridad percibía “una esperanza de que a medida que íbamos saliendo de los encierros, no había un punto de retorno. Y este año nos topamos con que no es así, entonces hasta que no lleguemos a un índice de vacunación que permita a la gente ver un horizonte, será difícil. Hoy la gente está más precavida que en el segundo semestre de 2020”.

Sector amesetado

Sobre la realidad que vive el sector de la construcción a nivel local, el titular de Arquitectos explicó que los proyectos de desarrollo, inversión o ampliaciones “están amesetados. Incluso se puede decir que la venta –de propiedades- está súper tranquila. Hoy no hay operaciones y las que se dan son muy puntuales, y eso que están a precios históricos”.

Fue más allá al ventilar que en la actualidad las propiedades que se comercializan en dólares “están muy accesibles y tentadoras, pero creo que no hay humor económico y no porque falte dinero, como pasó en otras épocas, sino que no hay una certeza. Y esto que se da en la construcción pasa en todos los rubros, creo que la gente no está en condiciones de ampliar y reinvertirse”.

Consideró que en la actualidad hay algunas actividades “a las que les está yendo muy bien, pero a otras muy mal, entonces eso termina repercutiendo en la actividad que uno está haciendo. Hoy hay obras privadas y públicas habilitadas, pero ciertos comercios no están manejándose con el flujo de movimiento económico que necesitarían”.

Al final, reflexionó que “este virus nos vino a cambiar los paradigmas de vida”, e insistió nuevamente en el faltante de materiales: “Hay semanas que es complicado conseguir alambre, que es algo que no tiene tanta incidencia en el rubro de la obra como el hierro y el cemento. Y eso en mayor o menor medida se da en todos los productos”.

Martinotti.JPG