Villa María | Protocolo | violencia | unvm

El protocolo contra la violencia de género en la UNVM cumple 3 años

El 3 de junio será el aniversario de este dispositivo implementado en la casa de altos estudios. Durante la pandemia abrieron una línea telefónica para el acompañamiento y continuaron con las denuncias administrativas

El protocolo contra la violencia de género de la Universidad Nacional de Villa María (UNVM) fue aprobado por el Consejo Superior de la institución el 3 de junio del 2018, mismo día en el que se cumplieron tres años del primer Ni Una Menos.

En este sentido y en el marco del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, la secretaria de Bienestar, Marcela Pozzi, aseguró que es importante el rol de la casa de altos estudios respecto a este dispositivo como así también en formar profesionales.

En este sentido, afirmó que la aceptación por parte del órgano máximo de la universidad implica el compromiso de diferentes áreas para su implementación, “sobre todo desde la parte administrativa para llevar adelante la denuncia”.

En consecuencia, confirmó que las mismas son tomadas desde la predisposición con una mirada de aprendizaje colectivo dentro de la institución debido a que cada una es particular, con un abordaje diferente.

Pandemia

En el transcurso de la pandemia la UNVM habilitó una línea segura para el asesoramiento y abordaje de violencia de género en el ámbito universitario.

De esta manera, desde la institución informaron que bajo El Programa de Género y Sexualidades de la Secretaría de Bienestar, dispusieron de una línea de WhatsApp para acompañar a las mujeres ultrajadas.

En este sentido, que consistió en una línea telefónica segura y privada que permitía el contacto con los profesionales del equipo integrante del Protocolo para Prevenir, Abordar y Sancionar las Violencias de Género en el Ámbito Universitario.

Asimismo, que el equipo interdisciplinario posee la capacidad de asesoramiento e intervención ante determinadas situaciones que pueden darse, incluso en entornos virtuales y de redes sociales.

Protocolo

La entrevistada describió que surgió a partir de una mesa de trabajo colectiva mediante la labor de un equipo interdisciplinario basado en lo social, la psicología y la abogacía.

Asimismo, comentó que en el protocolo son abordadas diferentes tipos de consultas y en torno a la particularidad del caso, son establecidas diferentes accionares consensuados con la persona que ha sido violentada.

Por otro lado, indicó que llevan adelante tareas simultáneas en cada jornada y cada instancia referidas a la sensibilización, visibilización y capacitación en perspectiva de género para poder establecer la prevención.

Sobre las diferentes sanciones realizadas a personas que ejercieron violencia de género en la UNVM en estos últimos tres años, manifestó: “Nos hemos encontrado en todos los ámbitos con una gran predisposición”.

Sobre el dispositivo que implementan, explicó que trabajan mediante dos ejes, uno vinculado a la violencia laboral y el otro hacia la misma problemática en los diferentes claustros que componen la comunidad universitaria, por ejemplo, de docentes a estudiantes.

Para finalizar, remarcó que han articulado con otras instituciones educativas del nivel medio como así también en gremios, sindicatos de la provincia y del resto del país.

En este sentido, que acompañaron el proceso de realización de un protocolo en contra de la violencia de género que sea propio en cada espacio o institución.

Antecedentes

En torno al dispositivo implementado, la entrevistada comentó que para la concreción, aprobación y funcionamiento existió un trabajo previo que incluyó, en 2014, la creación del Programa de Género y Sexualidades.

En este sentido, que los objetivos fueron promover la construcción de políticas para garantizar la igualdad en el acceso a los derechos de toda la comunidad universitaria.

El segundo fue acompañar e intervenir en situaciones de violencias vinculadas con la sexualidad y el género.

Asimismo, el otro paso fue cuando en el 2016 comenzó una etapa de formación colectiva junto a agrupaciones estudiantiles de la casa de altos estudios. En este sentido, mediante encuentros pudieron ser debatidos, reflexionados logrando la intervención sobre las miradas en relación a la sexualidad y la diversidad desde una perspectiva de género. Como resultado, los espacios fueron considerados hechos fundacionales que conformaron posteriormente una Mesa de Trabajo para la redacción del Protocolo.