Villa María | pueblo | jugadores | liga

"La gente no creía que volveríamos a la Liga"

El DT señaló que "había 36 jugadores del pueblo entrenando en el inicio del año"

El conductor táctico y alma del proyecto de fútbol en Arroyo Algodón, Juan Lazo, sostuvo: “En un pueblo tenés que ser DT, dirigente, psicólogo, papá, hermano y amigo”.

Señaló: “Los chicos siempre necesitan contención, y el club está para eso. El grupo es muy lindo, y por eso la base continúa. La reserva está compuesta por todos pibes del pueblo”.

En la actualidad “la pandemia detuvo toda actividad. Si bien no hay práctica, estamos comunicados todo el tiempo por diferentes vías y redes sociales. Había 36 jugadores del pueblo entrenando en el inicio del año”.

Manifestó: “Hubo un par de jugadores que se fueron a otros clubes, y le dimos la posibilidad, porque el criterio nuestro es no negarle el pase a nadie, y siempre estar abiertos a si algún jugador quiere volver”.

Ejemplificó: “Facundo Ñáñez se fue a Playosa. Lo entiendo, porque le dieron más plata, y acá no podemos pagar. Con mucho esfuerzo se le compra un par de botines a algunos chicos. Sé que volverá”.

Indicó: “Me aclaró que si no fuera por la plata se quedaría a vivir en Arroyo Algodón. Ese cariño no se consigue en todos lados. Al esfuerzo que hacemos, los chicos lo ven y por eso hay que entender que se pueden ir a otro club por plata, pero volverán por el corazón”.

Los 4 años de una larga historia

Remarcó que “la gente no creía que se podía jugar en la Liga”.

Agregó: “Con Roberto Piva y Alejandro Bruera le metimos mucho esfuerzo al desafío. Nos costó en el primer año adaptar al jugador y al pueblo. Hacía mucho que no se jugaba, pero hemos hecho lindas campañas en los últimos dos años, teníamos expectativa este año, pero se acabó todo”.

Enfatizó: “Nunca nos dejamos de contactar con los profesores y los jugadores para no perder las ganas. Este año se sumó Facundo Vergara, un arquerito de 19 años, dos pibes de Pozo del Molle, Nahuel Taibo y Lautaro Marín. Se suman a los que ya estaban Sánchez, Fernández y ‘Sapito’ Vega, que ya son jugadores del club”.

Consideró: “Se hizo muchísimo en pocos años. No es lo mismo jugar en un campito o en la esquina, que en la Liga”.

Explicó: “Te deja tranquilo haber crecido en lo deportivo, aunque no pudimos clasificar en primera. Sumamos infantiles y ahora inferiores. Los padres aprenderán a ser dirigentes y sumarán para el proyecto. El salón, el gimnasio y el sintético nos cambiarán la cara. La gente y la Municipalidad ayudan”.