El príncipe Enrique y su esposa, Meghan Markle, no usarán más sus títulos monárquicos ni recibirán fondos públicos a cambio de poder llevar una vida independiente, según anunció ayer el Palacio de Buckingham.

La noticia de un acuerdo dentro de la Familia Real del Reino Unido llegó después de que la semana pasada los duques de Sussex comunicaran su deseo de dejar la primera línea de la monarquía para pasar a ser económicamente autónomos y vivir parte del año en Norteamérica.

En un inusual comunicado personal, la reina Isabel II, abuela de Enrique y jefa del Estado, afirmó que, tras intensas conversaciones, se llegó a una solución "constructiva" que apoya los deseos de su nieto y la familia de éste.

"Enrique, Meghan y (su hijo) Archie siempre serán miembros muy queridos de mi familia", declaró la soberana, al "reconocer los retos que han experimentado como resultado del intenso escrutinio" al que han sido sometidos en los últimos dos años y respalda "su deseo de una vida más independiente".

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas