Policiales | Rosario | mujer | Hija

En un ataque mafioso, asesinan a una mujer y a su hija adolescente en Rosario

Las víctimas eran familiares de los líderes de un clan narco que opera en la zona noroeste de la ciudad, por lo que se especula que fue un ajuste de cuentas entre bandas

Una mujer de 53 años y su hija de 15 fueron asesinadas a balazos por al menos tres atacantes que efectuaron 30 disparos en plena calle de Rosario, en lo que se investiga como un presunto doble crimen ejecutado por sicarios de bandas narcos que operan en barrios de la zona noroeste de la ciudad, informaron hoy fuentes policiales y judiciales.

Esa hipótesis se sustenta en que las víctimas eran familiares de los líderes de un clan narco que opera en esa zona, uno de cuyos integrantes fue asesinado en marzo pasado, añadieron los voceros.

El domicilio en el que fueron asesinadas sería el de una integrante de la familia, que en agosto de 2020 fue detenida en Rosario cuando iba a recibir 20 kilos de marihuana que habían sido secuestrados en la localidad de Nogoyá y enviados, bajo una entrega controlada, a su destinataria de Rosario.

A la vez, el secretario de Seguridad de Santa Fe, Claudio Brilloni, dijo hoy que “en el caso del homicidio de la mujer y su hija tenemos como hipótesis primaria, y siempre desde el punto de vista policial, la del narcotráfico o narcomenudeo”.

“De hecho, hay antecedentes en la familia por ese tema”, sostuvo el funcionario en declaraciones a la radio “La Ocho” de Rosario.

La balacera de anoche fue tan intensa que además de provocar la muerte de madre e hija de múltiples balazos, también alcanzó al perro de las víctimas, hallado muerto en el lugar.

El hecho se registró alrededor de las 23 en la calle Ugarte al 700, a pocas cuadras del estadio mundialista de hockey, en el barrio Gráfico, consignaron los voceros.

Según las primeras averiguaciones, las víctimas, identificadas como Carmen Noemi Villalba (53) y Marlén Katalina Villalba (15), se encontraban en la vereda de la casa cuando fueron atacadas a balazos por al menos tres hombres que se desplazaban en un automóvil color blanco.

Tras la balacera, en la que se efectuaron por lo menos 30 disparos, los atacantes escaparon a alta velocidad en ese mismo vehículo, junto a otro auto gris que estaba de apoyo.

Madre e hija murieron en el lugar como consecuencia de las múltiples heridas de arma de fuego que sufrieron.

Según lo establecido preliminarmente por los peritos forenses que examinaron ambos cadáveres en la escena del ataque, la adolescente presentaba al menos 28 orificios de bala, mientras que su madre tenía múltiples heridas de arma de fuego en la zona superior del cuerpo.

En la balacera también murió un perro presuntamente de las víctimas, que estaba en el lugar al momento del hecho y fue alcanzado por los disparos.

De la escena del crimen, la Agencia de Investigación Criminal (AIC) secuestró un total de 30 vainas servidas calibres de 9 y .380 milímetros y cuatro cartuchos de escopeta calibre 12/70, además de un celular que fue enviado a peritar.

Los cadáveres de la mujer y de la adolescente fueron trasladados al Instituto Médico Legal de la Unidad Regional II de la policía de Rosario para la autopsia.

Por la mecánica del ataque, la principal hipótesis de los investigadores es la de un doble crimen ejecutado por sicarios motivados por algún tipo de venganza o por un ajuste de cuentas.

Voceros vinculados a la investigación indicaron que la fiscal del caso, Georgina Pairola, procura establecer la relación familiar que tendrían las fallecidas con el denominado Clan Villalba que se dedica a la venta de drogas en esa zona de la periferia de Rosario.

Pairola también investiga si este doble crimen puede relacionarse con el cometido en marzo pasado y que tuvo como víctima a Martín Villalba (35), un hombre que se movilizaba en silla de ruedas y fue atacado por sicarios en ese mismo barrio.

También con otros miembros del Clan Villalba, identificados como los hermanos Julio César y Gonzalo Ezequiel Villalba, quienes fueron detenidos en septiembre del año pasado en ese mismo barrio en un operativo que fue encabezado por el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, acusados de traficar drogas desde Rosario hacia la ciudad de San Nicolás.

En ese operativo, fueron secuestrados 12 kilogramos de cocaína que se encontraban en panes y que tenían el sello de un delfín.

También encontraron en poder de los detenidos, armas de fuego y chalecos antibalas con inscripciones de "Policía", entre otros elementos relevantes para la investigación, según relató en ese entonces a los medios locales el ministro Berni.

El domicilio en el que fueron atacadas las mujeres sería el de Marcela “La Colorada” Villalba, una mujer que cumplió una condena por narcotráfico en Rosario y que fue procesada en octubre de 2020 por la justicia federal de Entre Ríos luego del secuestro de 20 kilos de marihuana en la localidad de Nogoyá, que tenían como destino esta ciudad santafesina.

“La Colorada” fue detenida cuando retiró las encomiendas en las que eran transportados los 28 panes de marihuana, recordaron fuentes judiciales.

Una hermana de Carmen Villalba, una de las víctimas, dijo hoy que la mujer no vivía en el lugar donde fue asesinada, y que cree que el doble crimen fue “por error”.

En declaraciones a “Canal 3” de Rosario, sostuvo que su hermana se dedicaba a “vender ropa usada” y era madre de cuatro hijos.

La mujer indicó que su familia “tuvo problemas con la ley” pero aseguró que las víctimas “no tenían nada que ver” con la actividad delictiva.