Villa María | Rotary | iniciativa | Salud

Abuela impulsa campaña para confeccionar batas y barbijos

Con la colaboración del Rotary Ctalamochita se convirtió en una iniciativa promovida por más de 25 personas que cosen, diseñan y donan material

La reconocida “abuelita viajera”, Elva Dora Ratero, es la protagonista de una movida solidaria que comenzó siendo individual y terminó en un amplio proyecto solidario que aún busca más voluntarios.

Ratero en su tiempo libre confecciona batas para donar y, ante la emergencia sanitaria en el mundo, comenzó a elaborar barbijos para contribuir con los agentes de salud.

En una charla comentó este fin al médico local e integrante del Rotary Ctalamuchita, Alberto Budano, dando inicio a la campaña solidaria que hoy está conformada por 25 costureras. A raíz de este propósito, PUNTAL VILLA MARÍA conversó con el facultativo para profundizar en la iniciativa. “Tratamos de contrarrestar la pérdida del material utilizado y enfrentar el precio de estos productos en la actualidad”, aseveró.

Inicio

Describió que la iniciativa fue reconocida y acompañada por el Rotary Ctalamuchita luego de que Ratero hablara con su esposa, la infectóloga Graciela Ortega, quien trabaja en la asistencia pública local. Detalló que fue posible gracias a la contribución de tela por parte de una empresa local, que constó de 1.600 metros, circunstancia que permitió extender el grupo de costureras para la producción de batas y barbijos.

Nos está dando mucha satisfacción poder contribuir con los equipos de protección personal de los agentes de salud

Ante la imposibilidad de las mujeres de buscar la friselina y repartirla, Budano asume el rol de distribuir, buscar y entregar los productos terminados para los agentes de salud. En consecuente, el Rotary comienza a solicitar voluntarios mediante la difusión de la movida solidaria y un integrante a fraccionar la tela para ser repartida.

Comentó que con los participantes mantienen comunicación por medio de WhatsApp, se acompañan con mensajes de aliento y organizan la metodología para cumplir con el fin. Todas las mujeres son de la ciudad debido a las limitaciones en el transporte y en el cumplimiento del aislamiento social, preventivo y obligatorio.

Si bien la iniciativa es para cuidar a los agentes de salud, también surge como respuesta ante el precio actual que poseen estos elementos. “Es una vergüenza que los mayoristas que venden estos materiales suban el precio. Conocidos que venden estos productos en la localidad me confirmaron que llegan a pedir hasta el 20% más de lo que valían tiempo atrás”.

Respecto de la implementación de los elementos en la salud, Budano explicó que se utilizan demasiado debido a que deben ser descartados para mantener las medidas de prevención y evitar el contagio. “Se pierden muchas batas y barbijos por día en el ámbito de la salud pública ante la atención de ciudadanos”, precisó.

“Su” barbijo

El médico local comentó que realizan un barbijo intermedio y que con el devenir del tiempo lo van perfeccionado con la intención de aumentar la capacidad de protección. “Utilizamos triple tela, con un filtro casero que no permite la penetración del agua y de los aerosoles. El material es bueno, la friselina tiene componentes plásticos y en su peso de 40 gramos permite generar este elemento casero, útil y gratis gracias al trabajo de las 25 costureras”, señaló.

Por otro lado, están evaluando la posibilidad de soldar la tela del barbijo con una máquina especial, y de esta manera evitar la costura. También desde la campaña buscan aumentar la producción. Por el momento, Budano garantizó que se realizan más de 500 barbijos por semana y que el material disponible alcanza para dos semanas más.

Estamos alimentando el sistema para que siga. Estamos buscando gente para trabajar y continuar

Participantes

El integrante de la entidad detalló que en la última jornada una mujer con una fábrica textil se sumó a participar. También desde el Parque Industrial colaboraron con mil metros más de tela. “Necesitamos más material para continuar elaborando los elementos”.

Budano manifestó que, ante el crecimiento de integrantes en la campaña, necesita una persona que pueda contribuir en la distribución. Esto se debe a que cada dos días debe proveer de material a 10 personas, además, explicar cómo elaborar los elementos de protección.

“Hay mucha gente que esta trabajando para los demás y que realmente son destacables. En estos momentos se nota, ante la miseria de algunos, la humildad de otros en ayudar a quienes lo necesitan”, concluyó.

Los ciudadanos interesados en ser parte del proyecto solidario pueden escribir un WhastApp a Budano al número (353) 4062880. También al Facebook del rotary: rc_ctalamochita.