Internacionales | Rusia | Ucrania | drones

Rusia volvió a denunciar ataques ucranianos con drones en su territorio

Uno de ellos hizo blanco en un aeródromo del sur del país que provocó un incendio en un tanque de combustible

Rusia afirmó que un nuevo ataque con drones ucranianos provocó ayer un incendio en un aeródromo del sur de su territorio, un día después de que lanzara una ola de bombardeos en Ucrania tras denunciar otros ataques ucranianos a bases aéreas rusas.

El presidente ruso, Vladimir Putin, discutió ayer el estado de la "seguridad interior" con altos oficiales después de los ataques de drones ucranianos, informó el Kremlin, que agregó que los bombardeos representan un peligro para el país.

En Ucrania, el presidente Voldimir Zelenski visitó el principal frente de combates, en la región oriental del Donbass, donde recorrió varias posiciones de su Ejército en el día de las Fuerzas Armadas.

"La zona de combate se ha vuelto más grande, la lucha es más dura, el precio es más alto", dice Zelenski en un video que subió a sus redes sociales, al visitar la ciudad de Sloviansk, sede del cuartel general de las tropas ucranianas en el Donbass.

Entretanto, operarios de la compañía estatal de energía intentaban restablecer el servicio eléctrico, un día después de la nueva ola de ataques de Rusia, que otra vez tuvo como blanco principal infraestructura energética del país invadido.

El gobierno ucraniano dijo que la mayoría de los 70 misiles disparados el lunes por Rusia fueron derribados, pero los restantes azotaron las maltrechas instalaciones energética del país y causaron extensos apagones, además de dejar cuarto muertos.

Se registraron nuevos apagones en todas las regiones "como consecuencia de los ataques", informó en Telegram la empresa eléctrica estatal ucraniana, Ukrenergo.

El jefe de Ukrenergo, Volodimir Kudritski, dijo que "no hay duda de que los militares rusos consultaron con ingenieros energéticos rusos durante el ataque", a juzgar por dónde cayeron los misiles.

"El momento que escogieron los rusos para este ataque tiene que ver con su deseo de causar el mayor daño posible", declaró Kudritski a un noticiero ucraniano, al explicar que los ataques se efectuaron al iniciar el período de más frío en el año.

"Nuestros equipos van a trabajar en el restablecimiento del sistema energético", aseguró.

Casi la mitad de los sistemas energéticos de Ucrania han sido dañados después de meses de ataques contra la infraestructura eléctrica, dejando a los habitantes a oscuras por horas en momentos que la temperatura cae bajo cero grado.

Rusia lanzó su nueva serie de bombardeos poco después de que el Kremlin dijera que Ucrania atacó el lunes con drones dos aeródromos en las regiones de Saratov y Ryazan, donde murieron tres soldados rusos.

La base de Saratov, a 600 kilómetros de la frontera con Ucrania, alberga bombarderos rusos con capacidad nuclear Tu-95 y Tu-160, mientras que la de Ryazan, a 500 kilómetros del límite, hay un avión cisterna que abastece a otros aviones en el aire.

Ayer el gobernador de la sureña región rusa de Kursk, fronteriza con Ucrania, aseguró que un dron ucraniano atacó un aeródromo en la zona, donde se incendió un tanque de almacenamiento de petróleo.

Ucrania no confirmó ni negó haber estado detrás de los ataques de anteayer y ayer en Rusia.

Horas después del incendio en la base de Kursk, el Kremlin dijo que Putin presidió un encuentro de su Consejo de Seguridad para discutir cómo garantizar la "seguridad interior", pero no ofreció más detalles.

El lunes, el gobierno de Rusia dijo que realizó un "ataque masivo contra sistemas ucranianos de comando militar e instalaciones de defensa, comunicaciones y energía" en represalia por los bombardeos a sus bases aéreas.