Internacionales | Rusia | Europa | gasoductos

Sospechan de sabotaje en gasoductos que unen Rusia con Europa

Hubo dos explosiones submarinas en el mar Báltico. En tanto, en los plebiscitos en las provincias ucranianas de Jerson y Zaporiyia se registró un aplastante apoyo a formar parte del territorio ruso

Dos explosiones submarinas fueron informadas ayer en el mar Báltico a la altura de Dinamarca antes del descubrimiento de tres fugas en los gasoductos Nord Stream, que unen Rusia con Europa, en medio de sospechas de sabotaje y una tensión en aumento tras la finalización de los referéndums de anexión en cuatro territorios ucranianos ocupados por fuerzas rusas.

El Instituto Sismológico Sueco informó ayer que registró "dos liberaciones masivas de energía" poco antes y cerca del lugar de las filtraciones de gas en las costas de la isla danesa de Bornholm, indicó Peter Schmidt, un sismólogo de la red nacional.

"La primera ocurrió a las 2.03 hora local (21.03 del domingo en Argentina) justo al sureste de Bornholm, con una magnitud de 1,9. Luego observamos otra a las 19.04 del lunes (14.04 en Argentina), un incidente un poco más al norte que parece haber sido algo más potente. Calculamos una magnitud de 2,3", indicó el sismólogo.

La red sísmica noruega (Norsar) confirmó también haber registrado "una explosión más pequeña" en las primeras horas del lunes, "seguida de otra más potente" ese mismo día.

Los gasoductos Nord Stream 1 y 2 centraron la tensión geopolítica de los últimos meses en Europa, desde que Rusia cortó su suministro a Europa en respuesta a las sanciones occidentales contra Moscú por la invasión de Ucrania.

Los dos gasoductos, gestionados por un consorcio participado mayoritariamente por el grupo energético ruso estatal Gazprom, no están operando actualmente. Sin embargo, ambos contienen aún gas, que se estuvo filtrando desde el lunes.

En unas fotos tomadas por el Ejército danés ayer podían verse unas grandes burbujas en la superficie del agua, emanando de tres fugas localizadas en las aguas de Suecia y Dinamarca, con diámetros de entre 200 y 1.000 metros.

Ucrania aseguró ayer que esas fugas fueron causadas probablemente por un "ataque terrorista" planificado por Moscú contra la Unión Europea (UE).

"Las 'filtraciones de gas' a gran escala en Nord Stream 1 no son otra cosa que un ataque terrorista planificado por Rusia y un acto de agresión contra la UE", afirmó en Twitter el consejero presidencial ucraniano Mijail Podoliak.

Podoliak acusó a Rusia de buscar "desestabilizar la situación económica en Europa y provocar un pánico antes del invierno".

"En este momento no podemos descartar ninguna hipótesis. Lo que es evidente es que las tuberías han sido dañadas y no se puede descartar ninguna variante hasta que tengamos los resultados de las inspecciones", dijo por su parte el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

El vocero calificó de "alarmantes" las informaciones sobre las fugas en los dos gasoductos y puntualizó que el gobierno de Rusia exigió una investigación inmediata de las causas de lo sucedido.

Por otra parte, la empresa operadora de los gasoductos submarinos rehusó dar una fecha estimada de cuándo podría resolver las averías "sin precedentes" que ocurrieron de forma simultánea en tres tuberías del sistema.

"Las destrucciones que ocurrieron el mismo día, simultáneamente, en tres hilos de gasoductos costas afuera del sistema Nord Stream no tienen precedentes. Todavía no es posible estimar el calendario de reparación de la infraestructura de transporte de gas", declaró la compañía Nord Stream AG con sede en Zug, Suiza.

"No voy a especular sobre la causa, y sé que nuestros socios europeos están investigando. Estamos listos para brindar apoyo a sus esfuerzos", afirmó ayer un alto funcionario de la Casa Blanca, que pidió reserva de su nombre.

"Esto demuestra sencillamente la importancia de nuestros esfuerzos para trabajar juntos para obtener suministros de gas alternativos para Europa, apoyar los esfuerzos para reducir el consumo de gas y acelerar la verdadera independencia energética pasando a una economía de energía limpia", señaló.

A mediados de junio pasado, Gazprom redujo el flujo por la tubería Nord Stream 1 al 40 por ciento de la capacidad nominal, por motivos técnicos, y a fines de julio rebajó el volumen hasta el 20 por ciento.

El 31 de agosto, el trasiego del gas se cortó del todo, para mantenimiento rutinario de una turbina de Siemens, la única que seguía operativa en una estación de compresores cerca de San Petersburgo.

Referéndums

Mientras tanto, las autoridades prorrusas reivindicaron la victoria del "sí" a la unión con Rusia en las dos regiones del sur de Ucrania donde se celebraron los referéndums, Jerson y Zaporiyia, bajo control de Moscú. Los porcentajes de apoyo fueron de 87% y un 93%, respectivamente, según anunciaron tras contar todas las papeletas.

Las otras dos regiones en las que hicieron consultas son Donetsk y Lugansk, en el este de Ucrania, donde las autoridades prorrusas también le daban ventaja al "sí".

El canciller ucraniano, Dmytro Kuleba, minimizó el valor de estos plebiscitos.