Villa María | salud-mental | silvana-pons |

Invertir en salud mental es pensar “en el bienestar de la población”

La titular del Colegio de Psicólogos de Villa María mencionó el informe que presentó Dainius Püras ante la ONU. Es el que señaló que en el país una de cada tres personas padece un trastorno de salud mental

Esta semana, en Ginebra, el médico Dainius Püras entregó al Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) un informe que elaboró sobre la salud mental en el país, en el que manifiesta que en Argentina una de cada tres personas padece un trastorno de salud mental.

Así lo relató la titular del Colegio de Psicólogos de Villa María, Silvana Pons. En ese marco, destacó que “la inversión en salud mental es de las mejores inversiones que se pueden hacer para pensar en el bienestar de la población”.

En diálogo con este diario la profesional también habló de la ley de Salud Mental, contó acerca del rol que les toca cumplir como profesionales, de los espacios de abordaje y sobre el mito que vinculaba a la psicología con la locura.

“Para hablar de qué hace un psicólogo deberíamos hablar primero de lo que implica la salud mental. Y a la salud mental podemos entenderla en dos grandes sentidos: uno que tiene que ver con la antítesis de lo que sería la enfermedad, y otro que es el campo de la salud mental, que es el campo en el cual opera el psicólogo, que es heterogéneo, interdisciplinario, con diferentes instancias de abordaje, y que es un campo que tuvo muchísimo crecimiento de un tiempo a esta parte”, precisó.

Sobre los alcances

Ante la consulta sobre la relación que tantas veces se escuchó, sobre todo en el pasado, en referencia a que sólo “los locos” van al psicólogo, Pons señaló que “ese es un mito histórico que habla del mito de la locura”, a la par que indicó que esa instancia quedó superada “con todos los avances en el campo de la salud mental, a partir de que se empezó a hablar de padecimientos mentales y de trastornos mentales, que implica que cuando alguien tiene un sufrimiento, hay algo que lo aqueja o incomoda concurre a un consultorio o a un espacio clínico a encontrar esas respuestas sobre eso que lo está haciendo sufrir”.

Por otra parte, remarcó que no hay que circunscribir el trabajo del psicólogo a la práctica clínica, porque su espacio de actuación es mucho más amplio e incluye “diferentes ámbitos como el laboral, jurídico, social y comunitario”.

Precisamente, en ese punto, Pons contó que con pares se preguntaban recientemente qué pasó que dejaron espacios del ámbito laboral sin ocupar, “cuando es un ámbito donde el psicólogo puede trabajar mucho y hubo un avance de otras prácticas no reconocidas como el coaching, cuando se trata de un espacio de una incumbencia pura y exclusivamente del psicólogo”.

Haciendo un poco de historia sobre la profesión marcó como un hito lo sucedido en 1957 cuando “hubo un gran viraje en la atención de la salud mental porque se creó el Instituto Nacional de Salud Mental, y ahí se cambió el concepto de higiene mental por el de salud mental”.

Es por ese entonces donde encuentra sus raíces “el inicio más fecundo de lo que es hoy la salud mental”, Pons también habló de la ley de Salud Mental, que es una norma que data de 2010 pero “que en realidad no se aplica”. Y apuntó: “Sería bueno preguntarnos por qué no se efectiviza la aplicación real de la ley”.  

En ese marco mencionó la presentación de Püras ante la ONU, y destacó que hay que pensar “que no es igual padecer un trastorno en una sociedad que es igualitaria, a una sociedad con una política que tiende al ajuste y la desigualdad social”. Y añadió: “Entonces, creo puntualmente que la inversión en salud mental es de las mejores inversiones que se pueden hacer para pensar en el bienestar de la población, y las estrategias políticas tienen que apuntar a la contención del sujeto”.

“La salida es que quienes estamos en instituciones tomemos las banderas de la militancia, de defender y de poder trabajar colectivamente. La ley de Salud Mental requiere un trabajo colectivo en términos nacionales, provinciales, municipales e instituciones intermedias, como es en este caso el Colegio de Psicólogos. Tenemos que habilitar espacios y no cerrarlos (en referencia a instancias intermedias como los hogares de día). Ha pasado en el último tiempo que se han cerrado espacios entonces eso también vuelve inviable la aplicación real de la ley”, puntualizó Pons.





Mariana Corradini.  Redacción Puntal Villa María

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas