Provinciales | Salud | restricciones | pandemia

Dudas y reparos frente a la posible autorización de los autotest Covid

Nora Vilches, bioquímica y especialista en salud pública, dijo que esperan tener más precisiones por parte del Ministerio de Salud sobre cómo se implementará el sistema. A la vez, analizó el estado actual de la pandemia

Frente a la exponencial suba de contagios de coronavirus y al desborde en los puntos de testeos, el Ministerio de Salud de la Provincia está analizando la posibilidad de habilitar los autotest (aún no fueron aprobados por Anmat), con el objetivo de descongestionar los servicios públicos. Al respecto, la bioquímica y especialista en salud pública Nora Vilches (MP 1543) dijo a Puntal que están esperando mayores precisiones y advirtió que tienen algunas inquietudes sobre el mecanismo.

“Lo que hay que garantizar es que el resultado del autotest llegue al sistema de información epidemiológica nacional. Si yo voy y compro un test en la farmacia, me lo hago en mi casa y no cargo el resultado en ningún lado, nadie va a saber ese resultado y, por ende, tampoco habrá forma de saber quiénes fueron mis contactos estrechos. Aparentemente, se pondría en marcha una aplicación, pero también nos preguntamos si todo el mundo maneja aplicaciones. Sabemos que hay un porcentaje que no. Esa es nuestra principal inquietud. Entendemos que Córdoba tiene una red de mil laboratorios que podrían estar colaborando. El Ministerio de Salud nos dijo que se iba a aplicar en sectores puntuales y estratégicos como salud, educación y seguridad y a la industria y el comercio para mantener la actividad productiva y que, de alguna forma, estaría regulado por el propio Ministerio, por lo que la carga al sistema y la trazabilidad estarían garantizadas”, afirmó la presidenta de la Federación de Entidades Profesionales Universitarias de Córdoba (Fepuc).

Al mismo tiempo, Vilches remarcó la necesidad de que el sector privado ponga más de sí en este momento de la pandemia.

“Hasta acá, el sector que mayoritariamente se ha hecho cargo de la situación de la pandemia es el sector público, en todas sus jurisdicciones. Dentro de las empresas, por ejemplo, hay actores que han estado ausentes o con poca presencia como las obras sociales, las ART y las prepagas, pese a que podrían disponer de un sistema para implementarlo (autotest) entre sus afiliados dentro de las empresas. Cualquier trabajador que está en blanco tiene una obra social o una prepaga. Sería bueno que estos sectores pongan más de sí.

-Es un mensaje un tanto contradictorio que la Provincia diga que hay que testearse antes y después de una reunión social y que el acceso a ese testeo sea complejo…

-Eso se entiende y está bien que, desde ese punto de vista, el Ministerio de Salud arbitre alguna otra medida. A nivel nacional y también en la provincia se ha definido que quien tenga síntomas de Covid y sea contacto estrecho de un positivo es considerado un caso más, sin necesidad de que vaya a testearse. Eso es diagnóstico por clínica y también es válido en una situación de pandemia. No es recomendable que la gente salga a testearse con síntomas porque de esas largas colas que se forman alrededor del 30% dan positivo. Las estrategias a seguir en este punto son diversas. Nosotros vamos a seguir conversando con el Ministerio, como siempre, colaborando para enfrentar la pandemia. Frente a este tema, no vamos a hacer una excepción.

-¿Cómo observa la situación actual de la pandemia en la provincia?

-Está complicada en el sentido de la cantidad de casos. Cada uno tiene a su alrededor algún caso conocido. Hemos cuadruplicado en tres semanas los números y la cepa Ómicron, que parece menos agresiva en cuanto a los efectos para la salud, tiene una alta contagiosidad. Es una nueva etapa en la que estamos aprendiendo cosas nuevas. Por suerte no tenemos casos graves ni camas críticas ocupadas en gran porcentaje. Tampoco tenemos una enorme cantidad de fallecimientos, aunque los hay, lamentablemente. Creo que no hay que descuidarse. Las reglas de oro son distanciamiento, uso de barbijo correctamente aplicado (cubriendo nariz, mentón y boca), el lavado de manos y evitar salir a lugares que no son necesarios, al menos por un tiempo, para parar los contagios. Hasta ahora, las mayores complicaciones se dan en los lugares de trabajo por el ausentismo por aislamiento.

-Por estos días se están conociendo cifras muy elevadas de contagios en la provincia, muy por arriba de otros distritos. Desde el gobierno provincial se dice que es porque aquí se está testeando mucho, pero hay algunos que cuestionan las medidas que se han adoptado, ¿a qué se debe lo que se observa en Córdoba?

-Testear mucho está bien. La Provincia también ha vacunado mucho. Hay un cansancio en la sociedad de estar cuidándose y restringiéndose en el abrazo y en las juntadas, cosas muy propias de nuestra cultura. Bajaron los casos en octubre y eso coincidió con la llegada del calor y el inicio de las celebraciones de fin de año. A eso hay que sumarle la llegada de la cepa Ómicron, que tiene una alta contagiosidad. Esa también es una de las razones por la que se multiplican tan rápidamente los contagios. Seguramente, las otras provincias en algún momento van a llegar a la misma situación. De todas formas, a mí me preocupan más los casos por Delta, por la complejidad que pueden tener, sobre todo en personas con patologías de base. Por eso, insto a que la gente vaya a vacunarse más allá de las medidas de seguridad. No hay que desperdiciar la oportunidad de vacunarse. Es un tesoro tener la vacuna disponible y a demanda como es en este momento. Hace un año no sabíamos cuándo llegaban y ahora estamos aplicando dosis de refuerzo, lo que implica un enorme esfuerzo para el sistema sanitario.

-Se han implementado restricciones hasta el 4 de enero con el objetivo de que se pueda desarrollar la temporada turística de verano, ¿habría que sostener algunas de esas medidas un poco más en el tiempo o con una semana alcanza?

-Es muy poco tiempo una semana. Esto es el día a día. Habrá que ir viendo qué es lo que pasa, cómo se mueven los números y qué sucede con las cepas. Una no tiene la bola de cristal y lo que se ve es que la gente no quisiera tener restricciones. Se sostiene muy poco el tema de las restricciones, por lo que lo que queda es vacunarse, tomar las medidas preventivas, ir de vacaciones en burbujas con todos los cuidados, mantenerse al aire libre durante las reuniones, entre otras acciones.