Villa María | Salud | hantavirus | hospital-pasteur

“No tenemos casos de hantavirus, pero cada tanto hay de fiebre hemorrágica”

Lo ratificó la doctora María Soledad Frola, epidemióloga del Hospital Pasteur. Además subrayó que “hay alerta nacional” y a partir de la semana que viene habrá conferencias a cargo de médicos de la guardia

La cosa empezó (o, mejor dicho, “volvió a empezar”) el 3 de diciembre del año pasado en la localidad chubutense de Epuyén cuando una niña que acababa de cumplir los 14 años murió repentinamente. Mientras tanto, otras seis personas que habían asistido a esa fiesta murieron durante los primeros días de 2019. La causa de los decesos fue la misma: imparables casos de hantavirus, el que transmite el ratón colilargo y que decretó que el país se declarara en emergencia epidemiológica.

Luego se registraron otros casos, no sólo en la zona cordillerana  (de donde proviene la mayoría) sino en otros puntos del país. Y hasta hoy las víctimas fatales ascienden a la docena.

Pero si decimos que la cosa “volvió a empezar”, fue porque ya hubo casos en la región dos décadas  atrás. Fue en El Bolsón en 1995 y en Bariloche en 1996. Pero los brotes lograron controlarse. Y es que, tanto expertos locales como internacionales en epidemiología y zoonosis, estudiaron  a fondo el virus y sus vectores de transmisión. Y así documentaron el descubrimiento del “Andes virus” y la transmisión interhumana, bajando la letalidad de un  70 a un 30 por ciento. Sin embargo, eso no fue suficiente. Y ahora, los expertos están redoblando esfuerzos.

Pero ¿cómo anda el virus por Villa María, vieja patria del mal de los rastrojos o fiebre hemorrágica argentina? Para informar a la población, nada mejor que una entrevista con la única infectóloga del Hospital Pasteur, la doctora María Soledad Frola.

Virus del ratón colilargo

“Lo primero que te puedo decir, es que no se ha reportado aún ningún caso de hantavirus en Villa María ni en la zona -comenta la especialista- Tampoco hubo ningún paciente cuyos síntomas nos hayan permitido sospechar que estábamos en presencia de la enfermedad. En nuestra zona no tenemos el tipo de ratón colilargo que transmite este virus. Y no es lo mismo el ratón de la fiebre hemorrágica con el que se lo confunde mucha gente. Son dos animales y dos virus totalmente distintos”.

-¿Y aún se registran casos de fiebre hemorrágica?

-Sí, fiebre hemorrágica hay en nuestra zona, ya que el departamento San Martín es área de transmisión. Pero por suerte existe la vacuna y el tratamiento. Y por eso la enfermedad ha bajado muchísimo. Como te decía recién, no tenemos casos de hantavirus pero cada tanto hay alguno de fiebre hemorrágica. Por lo menos uno o dos por año. 

-La fiebre hemorrágica también fue causa de alerta epidemiológica ¿no?

-Sí, porque en los años ‘80 era algo muy parecido a esto que vivimos ahora,  un virus nuevo que no tenía vacuna y con una altísima tasa de mortalidad si se lo detectaba de forma tardía. 

-¿Qué significa para el Pasteur estar en “alerta”?

-Quiere decir que hay que prestar mucha atención a cierto tipo de casos. Y si encontramos alguno compatible con la clínica de hantavirus, preguntarle a esa persona si es viajante o si ha tenido contacto con las áreas de riesgo; saber si estuvo concretamente en Epuyén, donde se han registrado la mayor cantidad de casos.

-¿Y cuáles son las enfermedades o síntomas que podrían hacer sospechar de hantavirus?

- Los primeros síntomas de la enfermedad se parecen mucho a una gripe; con estado febril y dolor en todo el cuerpo. Si la persona con estos síntomas, además, viajó allí, hay que empezar el protocolo de diagnóstico pidiendo la prueba de sangre de hantavirus al Laboratorio Central de Córdoba. Y si fuera un caso sospechoso, se deriva directamente al Instituto Malbrán de Buenos Aires.

Contagio directo e indirecto

-¿Puede haber contagio indirecto, ya sea mediante latas o alimentos?

-Sí, claro. De hecho el doctor Tomás Orduna, que es infectólogo y especialista en enfermedades regionales argentinas, dice que hay que diferenciar el área de Epuyén, donde hoy el virus se está transmitiendo de persona a persona, del resto de la zona donde vive el mismo ratón colilargo, que es el resto de La Pampa, el Sur, la provincia de Buenos Aires, Salta y Jujuy. 

-¿Y qué hay que hacer en esos otros lugares?

-Hay que extremar los cuidados con las excretas de las ratas. O sea que a donde veamos caca de roedores, limpiar y desinfectar y hacer control de plagas del modo más efectivo posible. No hay que tener basura cerca ni poner comestibles a menos de 30 centímetros del piso. Y si enterramos la basura, que sea a más de 30 centímetros de profundidad.

-¿Qué disposición adoptan los hospitales, como el Pasteur, al estar el país en alerta epidemiológica?

-Sobre todas las cosas, difundir información oficial sobre la enfermedad. Y de hecho, la semana que viene habrá charlas para toda la comunidad a cargo de los distintos equipos de nuestra guardia. En cuanto a la atención en sí, tenemos preparado todo lo que se necesita para el contacto con el paciente; barbijos especiales, bata, guantes, antiparra y todo lo que está recomendado para un caso sospechoso. Y también el protocolo de lo que se haría si hubiera un caso sospechoso: como tomar la muestra, averiguar de dónde se envía, etcétera.

-¿Un paciente en duda se debe aislar?

-Sí, ante la misma sospecha habrá un aislamiento respiratorio y también de contacto. Porque lo que contagia del paciente del hantavirus son las secreciones respiratorias, las gotitas que uno emite cuando habla, tose o estornuda. esas gotitas viajan hasta a un metro de distancia. Así que ese aislamiento tiene que durar hasta que el paciente deje de tener síntomas. Por suerte aún no han llegado hasta nuestra guardia...



Iván Wielikosielek. Redacción Puntal Villa María

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas