Río Cuarto | Salud | maternidad | embarazo

Organizan una serie de encuentros de preparación para la maternidad

La iniciativa del Servicio de Salud Mental del Hospital San Antonio de Padua busca generar un ámbito de acompañamiento durante el embarazo. Las reuniones serán los jueves, de 9.30 a 11, hasta noviembre

En el marco del modelo de Maternidad Segura y Centrada en la Familia, el Servicio de Salud Mental del Hospital San Antonio de Padua viene implementado desde el año pasado el Programa de Preparación Integral para la Maternidad (Pim). El próximo 2 de mayo inicia un ciclo de ocho encuentros que se repetirá hasta noviembre, donde se abordarán distintos ejes. Las actividades se desarrollarán de 9.30 a 11, en el aula de capacitaciones que funciona en el primer piso del Hospital.

“La propuesta está dirigida a la mujer embarazada y a los acompañantes con los que ella quiera asistir: podrá ser la pareja, una amiga, una vecina, un familiar, o con quien ella se sienta acompañada y contenida”, explica Andrea Ferreyra, una de las cuatro psicólogas que coordina los encuentros.

-¿Por qué la idea de empezar con esta serie de talleres?

Julieta Seffino: la idea es convocar a mujeres embarazadas de Río Cuarto y de la región, para que puedan participar de estos talleres, en grupo, donde vamos  a trabajar acerca de lo que le sucede a una mujer cuando está embarazada. 

-¿Cuáles son las temáticas que van a abordar?

J.S: Son ocho encuentros con distintos temas: mitos acerca del embarazo; ansiedades, cambios en el cuerpo y en la vida de la mujer y de la familia; rol de los acompañantes -aquí es importante que se incluya no sólo al papá sino a cualquier persona con la que la mamá se sienta cómoda y contenida-; necesidades del bebé y prevención de accidentes domésticos; señales de alerta y cuándo acudir a la guardia, para lo que vamos a convocar a profesionales del Hospital del área de ginecología  y obstetricia; nutricionistas para hablar de alimentación saludable; métodos anticonceptivos, con gente del equipo de sexualidad y procreación. El último encuentro es el de lactancia y puerperio, donde convocamos  a la gente de enfermería, que está en el Programa de Lactancia Materna.

-¿Cuáles son aquellas consultas o temores más frecuentes?

-Laura Cappellón: son muy variadas porque la situación de embarazo es muy particular en la biografía de una persona, y hay un montón de factores que tienen impacto en cómo se transcurre esa etapa vital, que es multicausal. Tiene que ver con cómo está acompañada esta mujer, si el embarazo fue deseado o no, las condiciones clínicas, ya que no es lo mismo un embarazo de alto riesgo que uno que va cursando normalmente. También se mezcla con los temores y ansiedades, propios de cada mujer.

Andrea Ferreyra: apuntamos a romper con esta idea idílica del embarazo como la etapa más feliz y más plena de la vida de una mujer, porque podrá para alguien ser eso y para otras mujeres no. La idea es poder hacer lugar en la mente y en la afectividad de cada una de las mujeres embarazadas que asisten, a su particular modo de transitar ese embarazo y que no hay un modo bueno y un modo malo, sino que son distintos modos posibles. 

El programa

“Formalmente el Programa de Preparación Integral para la Maternidad  está funcionando desde el año pasado. Nosotras somos como un subequipo dentro del Programa nacional de maternidad segura y centrada en la familia, al cual la Provincia adhiere y el Hospital adscribe”, señala Andrea Ferreyra.

-¿Qué resultados obtuvieron el año pasado?

A: Si lo medimos en términos de acompañamiento de la paciente, fue espectacular, porque tuvimos una y estábamos todas disponibles. Ahora en términos de experiencia tuvimos dificultades con el tema de la derivación interna.

Daniela Melnero: a nivel provincia también está esa problemática porque nosotras consultamos. Un factor que incide es que nosotras queremos ofrecer un espacio de salud y las personas están acostumbradas a pensar al Hospital como un espacio de enfermedad, entonces nos va a llevar un buen tiempo cambiar esta visión. 

“Falta machacar para que la gente sepa que esta institución funciona también para la prevención de la salud y no sólo la urgencia o emergencia”, insisten las profesionales de salud mental.

-¿Cuesta que las madres se acerquen al programa?

Julieta: cuesta mucho que las mamás lleguen al programa. Buscamos romper el patrón de que la mujer embarazada solamente consulta con ginecología o con un médico particular, y allí transcurren solamente sus dudas y preocupacion. Como si fuera sólo una preocupación orgánica de una mujer que está cursando un embarazo, y hay un montón de otras dudas, de otras preguntas y sobre todo ansiedades que calmar. No todo el mundo atraviesa el embarazo de la misma manera y lo que se busca con esta modalidad grupal es que las mamás puedan escuchar a otras mamás  a las que les está sucediendo algo parecido. 

-Es interesante esa idea de que la maternidad no se vive de la misma manera por todas las personas, porque si no se generan culpas.

J: Exactamente. Y la idea de que sea grupal es que se puedan abrir y ver que a la que está al lado le puede pasar lo mismo, y que puedan ayudarse, con nuestra guía y con la guía de otros profesionales que acompañan.

El primer encuentro inicia el 2 de mayo

¿Cuándo y dónde?

A partir del 2 de mayo, de 9.30 a 11 se realizarán los encuentros en el primer piso del Nuevo Hospital, en las aulas de capacitación y docencia. 

¿Es necesario inscribirse?

No. Cada encuentro es independiente de los otros. El ciclo se extiende hasta noviembre. 

Los ejes 

Mitos acerca del embarazo; Ansiedades y cambio; Rol de los/las acompañantes; Necesidades del/la bebé y prevención de accidentes domésticos; Señales de alerta; Alimentación saludable; Métodos anticonceptivos; Lactancia y Puerperio.

Magdalena Bagliardelli.  Redacción Puntal