Deportes | San Martín | club | tiempo

Joaquín Blangetti y sus últimos días en la ciudad: "Me voy persiguiendo un sueño"

El rugbier que hoy a la tarde será homenajeado por el club San Martín, dialogó con Puntal Villa María y dejó sus sensaciones antes de partir a Francia, donde jugará en Uson Nevers. "Siempre voy a volver, el tricolor es mi casa"

Con la cabeza por las nubes pero los pies sobre la tierra y con los objetivos claros. El villanovense Joaquín Blangetti tiene todo listo para emigrar a Francia, donde formará parte de la academia formativa del club Uson Nevers que disputa la Pro D2 (segunda división del país galo).

De carrera ascendente, tuvo la posibilidad de debutar en Primera en el clásico ante Jockey Club durante este año y, tras una invitación a la Academia UAR en Córdoba, no paró hasta lograr los objetivos. Hizo un cambio radical en su cuerpo, aumentó 12 kilos, y no dejó de entrenar nunca cuando todos bajaban los brazos por lo que generaba el encierro.

El premio a tanto esfuerzo valió la pena y fue citado a formar parte del equipo que finalizó subcampeón en el torneo U20 International Series en Sudáfrica. Allí fue titular en el triunfo argentino ante Georgia y agentes franceses posaron los ojos en el gigante de Villa Nueva. La propuesta convenció y hoy ya tiene el ticket para la nueva experiencia.

Joaquín comenzó a despedirse, si bien el viaje a Francia será la semana que viene, en el día de ayer pasó a saludar y a entrenar en las instalaciones de San Martín a modo de despedida.

“Me propuse disfrutar estos días que me quedan en la ciudad. Lo hice con mis amigos, por supuesto con la familia, muchos asados y sentimientos encontrados, por un lado la alegría del progreso, pero también la nostalgia de irme. En ese disfrute, está incluido el club, donde fui a entrenar, al gimnasio y pasé por la academia donde está al frente Fernando Maidana, alguien clave en mi carrera, por eso fue todo muy emotivo y sobre todo significativo”, dice Blangetti sobre los últimos y en particular el de ayer con su visita al club.

El villanovense de 19 años además agregó que: “Me invitó un amigo a ir al gimnasio del club y no lo dudé, fue un volver a empezar, me trataron muy bien y me sentí como siempre más allá de que hacía tiempo no pasaba. No voy a tener más tiempo para estar en el club por eso no lo dudé y me fui”.

Todo el cariño y amor a San Martín expresado por Joaquín será retribuido en la tarde de hoy, cuando en una ceremonia el juvenil entregue su camiseta a la institución y los dirigentes le darán a él un presente para que se lleve también.

Apenas se conoció la noticia del traspaso al rugby francés, Daniel (papá de Joaquín), comentó a este medio que la decisión no fue fácil. Claro, Elti, su mamá y Mayco, Ludmila, Lautaro y Benjamín, ya lo empezaban a extrañar.

-¿Cómo han sido estos días en el entorno familiar?

-Han sido muy movilizantes. Estuvimos muy al palo por los trámites que hay que seguir para poder salir del país. Por suerte salió todo bien y agradezco al club por cómo se movió también. Pasé tiempo con mis abuelos, hablé mucho con mis hermanos menores que juegan en San Martín, haciendo hincapié en que tienen que hacer lo que les gusta y sobre todo que sean felices. Es una despedida y como todas despedidas es un momento fuerte para cualquier persona, pero me voy persiguiendo mi gran sueño y eso es gratificante para todos.

Emocionado por el momento, Joaquín dice que “Mi mamá es la que más va a extrañar, cuando me subí al colectivo hace poco ya estaba lagrimeando”.

-¿Te detuviste a pensar todo lo que te pasó en tan poco tiempo?

- Pasó todo rapidísimo. Pero nada fue gratis, hubo mucho trabajo y esfuerzo. Desde que debuté en primera, la convocatoria al seleccionado juvenil y luego el paso a Francia. Estoy con muchas ganas de aprender. Voy con esa idea, la de progresar como jugador y también como persona. Sé que voy a madurar y llego a un país donde hacen una cultura del scrum y eso me interesa mucho.

Para finalizar, Joaquín se toma un respiro en la charla y dice: “Estoy viviendo un sueño, es una locura, soy un privilegiado y estoy dispuesto a disfrutar todo lo que venga. El deseo es crecer y también poder ayudar a mi familia que tanto me apoyó”.