Villa María | sede | personas | junio

Por la crisis, la colecta anual de Cáritas se extendió todo el mes de junio

Como todos los años, Cáritas Diocesana Villa María realiza la colecta anual de frazadas y abrigos para sectores vulnerables de la sociedad.

“Este año tiene la particularidad de que se extendió todo el mes de junio, porque estamos en una situación crítica y muy difícil”, dijo Gilda Ibal responsable de la sede local de la organización.

Al mismo tiempo, Ibal destacó que las colectas fuertes que realizan se dan a través de las misas y por las restricciones las mismas han disminuido, “además, una de nuestras actividades era salir casa por casa y no lo pudimos hacer este año, sumado a que muchas señoras que participan de Cáritas son grandes y pertenecen al grupo de riesgo”, destacó Ibal.

La referente de la organización solidaria destacó que se observa necesidad y, a raíz de la pandemia, muchas personas que trabajaban de manera independiente y colaboraban hoy en día son también familias vulnerables, “es lo que llamamos nuevos pobres, familias empobrecidas que no llegan a fin de mes por la pérdida de empleo”, indicó con preocupación Gilda Ibal.

Aporte solidario

La responsable de la sede local se refirió a la importancia de colaborar con las personas que se encuentran desprotegidas, “hago un llamado a la solidaridad e imploro que aquellas personas que puedan colaborar lo pueden hacer durante todo el mes de junio, como las parroquias están cerradas y a las misas va muy poca gente, este año habilitamos una cuenta bancaria para que puedan aportar, todos los datos están en nuestras redes sociales” puntualizó.

Preocupación

La referente de la organización solidaria expresó tristeza ante la situación y destacó que la llegada de la organización es a través de las parroquias barriales, pero que hoy en día la gente se acerca a la sede de Cáritas diocesana ante la desesperación, “desde el 2020 estamos colaborando con mercadería que no falta nunca, con abrigo y calzado, estufas, colchones, respondiendo continuamente a número importante de familias”, afirmó Ibal.

Cabe destacar que la sede local también recibe solicitudes no solo de Villa María, sino de localidades de la región que pertenecen a la diócesis, “enviamos dinero o lo que se necesite con urgencia, porque observamos que cada vez la situación se agudiza más”, enfatizó Gilda Ibal.