Provinciales | sequia | Río-Cuarto | miguel-mancini

Lagunas de las cuencas hídricas, complicadas por la falta de lluvias

La Chanchera, El Camoatí y La Brava tienen un bajo nivel de agua y la fauna corre riesgo. En tanto,  La Helvecia recuperó su condición habitual y arrancó la temporada con excelente pesca de pejerrey

La sequía ha provocado impacto en algunas lagunas de la cuenca del río Cuarto, es el caso de La Chanchera, El Camoatí y La Brava, que se encuentran con muy bajo nivel de agua y su fauna corre riesgo. La Helvecia, tras la inclusión de una bomba, se encuentra en buen estado, con una cantidad normal de agua.

Así lo confirmó el investigador y docente de la Facultad de Agronomía y Veterinaria de la UNRC Miguel Mancini. Asimismo, indicó que los espejos de agua de la cuenca del río Quinto están en condiciones normales y con una buena calidad de fauna apta para la pesca.

-¿Hay lagunas complicadas con riesgo para la fauna en la zona del sur cordobés?

-Hasta hace 15 días -porque ha llovido un poquito los últimos días- las más complicadas eran La Chanchera, El Camoatí -de Viamonte- y La Brava; La Helvecia está más alejada de ese rosario de lagunas y recuperó su volumen con la intervención que se hizo a comienzos de año. En el caso de la laguna de Suco, tiene un volumen normal de agua, y las lagunas del Quinto, que son La Margarita, José María y la de Onagoity, tienen agua suficiente. Lo cierto es que la población de peces siempre se puede manejar, pero sin la presencia de agua -que es el sustrato básico- ninguna pesquería puede desarrollarse.

-¿Estas lagunas complicadas requieren obras o es meramente una cuestión climática?

-Las lagunas de por sí sufren a lo largo de su historia un vaivén por el tema de las sequías y también por las inundaciones. Este año, y fundamentalmente el año pasado, fueron bastante pobres en precipitaciones y eso hace que la cantidad de agua no sea la suficiente. Pero fundamentalmente por efecto de las lluvias, éstas no requieren de la mano del hombre, salvo el caso especial de La Helvecia, que ahí se rompió el canal de ingreso y hubo que participar. En el caso de Alas Coloradas (Ucacha) pasó lo mismo. En noviembre del año pasado ya estaban terminando de arreglar la presa, la zona del vertedero para que nuevamente tuviera un volumen normal, hubo intervención de la Provincia.

-¿Cómo es la situación hoy de La Helvecia?

Se ha recuperado el nivel de agua; si bien no está entrando agua, tiene un nivel casi normal. Muy diferente a lo que sucedió a fines del año pasado, cuando prácticamente no tenía más agua y si no se intervenía corrían riesgo toda la fauna de peces y todas las comunidades que viven de esa laguna. Por diversas gestiones municipales, provinciales, y del club de caza y pesca, se puso una bomba con la que ingresó un caudal suficiente de agua que hace que esté con un nivel casi normal. Esa laguna abrió la temporada hace dos semanas con muy buena pesca, en calidad sobre todo, y seguimos manteniendo un cupo de 15 ejemplares por pescador por día; es una de las lagunas de la cuenca del río Cuarto que tienen agua, las otras están con muy bajo volumen. 

-Se ve una mayor intervención gubernamental en las lagunas, ¿son los clubes de pesca quienes están empezando a reforzar los pedidos para mejorar?

Sí, los verdaderos motores de las lagunas son las comisiones directivas de los clubes, sin ellos muchas lagunas no tendrían la actividad que desarrollan hoy. Son los verdaderos gestores, los encargados de llevar el día a día del mantenimiento de las lagunas, la acción de ellos es fundamental.

-La laguna La Margarita recibió una obra muy esperada en las últimas semanas…

-En La Margarita estuvimos trabajando hace tres o cuatro semanas, el nivel de agua es normal, está saliendo bastante agua. Estuvimos relevando la fauna de peces, especialmente de pejerrey. El problema de allí es que había entrado otra especie, que es la tararira, entonces la pesquería pasó de ser de pejerrey -que es la que más gente lleva en esta época- a una pesca de verano en la que la gente pesca tarariras. La pregunta era si la tararira -como es un pez predador- tiene mucha influencia en la abundancia de pejerrey. Para ello hicimos un estudio, capturamos varias y vimos lo que comían. Si bien comen peces, no sólo pejerrey; tenían bagres, mojarras y camarones. Es decir que es una especie carnívora, predadora, pero no se direcciona su alimentación exclusivamente al pejerrey. Es decir que está en duda si es la responsable o no de la abundancia del pejerrey.

-¿Hay una mayor presencia de las tarariras en las lagunas entonces?

-En los últimos años, en las lagunas de la cuenca del río Quinto hubo una masiva expansión de la tararira. Hace de 8 a 10 años esa especie no habitaba esa zona.

-La temporada de pesca ya está en marcha...

- Lo que es temporada de pejerrey comienza a fines de febrero, los primeros 15 días de marzo y la finalización la determina la Provincia cuando es la época de desove del pejerrey, que es el comienzo de la primavera. Esta es una pesca que atrae a muchísima gente de diferentes lugares. Hay lagunas adonde la gente va a pescar y recorre más de 1.500 kilómetros ida y vuelta; esto genera un movimiento socioeconómico de relevancia y a la vez permite la obtención de gran cantidad de proteínas de excelente calidad como son las del pejerrey.

-Se nota un crecimiento de los aficionados a la pesca en Córdoba…

Sí, hay muchísimos. Lo que tiene Córdoba es que no hay demasiadas lagunas para rotar. Cuando se pesca bien en una la toman como moda y concurren masivamente hasta que afectan el stock pesquero, hacen sobrepesca. En Buenos Aires ocurre algo similar pero las lagunas son más grandes en superficie y hay muchísimos espejos de agua, entonces permiten más rotación. Así que cuando en Córdoba se agota el recurso, baja la calidad o cantidad de pesca, el tamaño o número de los ejemplares que pescan muchos pescadores, van a otras provincias, en este momento van a Santa Fe o Buenos Aires.

Luciana Panella

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas