Ser | Villa María | juez

"Él nos aceptó a nosotros"

Claudia Mondino y Alejandro Lespinard vivieron en carne propia lo que significa ser padres por adopción. En diálogo con PUNTAL VILLA MARÍA, la mujer enumeró cada una de las instancias que juntos atravesaron para cumplir el sueño de formar una familia

Claudia Mondino y Alejandro Lespinard son padres por adopción de un pequeño que está a punto de cumplir 4 años.

Con motivo del Día Provincial por el Derecho a la Adopción (que se conmemora hoy 15 de septiembre), Mondino y Lespinard son los elegidos por PUNTAL VILLA MARÍA para contar su historia.

Según relata ella, el camino empezó en 2012 con una firme convicción y terminó en 2018 con el llamado de un juez, quien les anunció que estaban cada vez más cerca de formar una familia.

Corrección. El proceso no finaliza. “Por razones propias del Covid, se encuentra en stand by la iniciación del juicio por adopción”, señala la mujer.

“Él nos aceptó a nosotros”

Ante este matutino, Mondino no dudó ni un segundo en afirmar lo siguiente: “Él nos eligió a nosotros”.

Detrás de dicha afirmación, se avizora un verdadero entendimiento sobre quién es el sujeto de derecho por excelencia en esta historia: el niño.

Minutos antes de esbozar esas cinco fundamentales palabras, la mujer repasa el camino transitado.

Es así que dice: “La decisión de adoptar uno tiene que elaborarla. En el medio se generan incertidumbres y miedos. A veces hay mucha desinformación al respecto. Cuando decidimos inscribirnos, no sabíamos a dónde teníamos que ir, si a la Policía o a hablar con un juez o con un abogado. Lo primero que hicimos cuando vivíamos en La Plata fue informarnos a través de alguna organización, así surge la posibilidad de asistir a un grupo que se llamaba Apoyo a la Adopción”.

Sobre los primeros años del proceso agrega: “Poco a poco descubrimos a dónde teníamos que ir. Fuimos evaluados y en cinco meses recibimos el apto, en mayo de 2013 estábamos inscriptos”.

El momento crucial para Claudia y Alejandro (ya instalados en Villa María) llega en 2018, a través del llamado de un juez de Córdoba. “Imaginate nuestros nervios y ansiedad hasta el momento en el que viajamos a Córdoba”, refleja la mujer.

“Cuando nos encontramos con el juez, nos habla de quien es hoy nuestro hijo. Él tenía dos años y medio. Aceptamos la posibilidad. Días después empieza la vinculación. Él estaba con una familia de acogimiento en Colonia Caroya. Durante 15 días nosotros íbamos a visitarlo y hacíamos actividades durante el día”, rememora.

Mondino da cuenta de un aprendizaje que no concluye. “Aprendimos a esperar y a mirar al niño, observar qué le pasaba. Es muy fuerte por lo que transitan, ellos tienen que empezar una relación de hijo con extraños. El tiempo de vinculación es importante transitarlo con calma, ver cómo va respondiendo. Él respondió muy bien, y a los 15 días estaba listo para venirse a casa”, manifiesta.

La mujer vuelve a mencionar el derecho de las personas en situación de adoptabilidad. Al respecto, dice que los tiempos deben acelerarse, principalmente, por el bien de quien espera ser adoptado. “Un año en un niño es un montón de tiempo, mientras que para los adultos puede ser distinto”, desliza.

Logros y desafíos

Mondino expresó que, en este último tiempo, “muchas organizaciones se pusieron la camiseta e hicieron visible el tema de la adopción”. Sin embargo, aclaró que “falta compromiso del Estado”.

La mujer dijo que muchos inscriptos al Registro Único de Adopción no fueron todavía evaluados. “Las personas que se inscriben también tienen derechos a ser evaluados. Cuando uno inicia este proyecto necesita saber si es apto o no”, cerró.