Internacionales | Serguei Lavrov | corredores humanitarios | Vladimir Putin

EE.UU. y aliados coordinaron más acciones para armar a Ucrania

Por otra parte, Putin recibió al secretario general de la ONU y reiteró que tiene esperanzas en que a través de las negociaciones se pueda lograr un acuerdo para parar el conflicto

Estados Unidos y sus aliados no solo ratificaron su asistencia a Ucrania en materia de armamento para enfrentar la invasión rusa, sino que además se reunirán cada mes para evaluar las necesidades de defensa de Kiev, lo que supone un conflicto extendido en el tiempo, pese a que el presidente Vladimir Putin ratificó ayer que aún tiene “esperanzas” en las negociaciones para buscar un acuerdo que termine los enfrentamientos.

"La reunión de hoy se convertirá en grupo de contacto mensual sobre Ucrania", explicó el secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, tras un encuentro de cerca de 40 países en la base aérea estadounidense de Ramstein, en el oeste de Alemania, para coordinar la ayuda a Ucrania.

Ese espacio, según Austin, se propone encaminar la acción de "las naciones de buena voluntad para intensificar los esfuerzos, coordinar la asistencia y concentrarse en la victoria de las batallas de hoy y de los combates de mañana".

El gobierno alemán aprovechó la reunión para exhibir un giro en su política y anunciar que autorizará la entrega de unos 50 tanques de tipo Gepard - especializados en defensa antiaérea- a Kiev.

Aún más, la ministra de Defensa alemana, Christine Lambrecht, no excluyó que en el futuro Berlín apruebe otras entregas de armas pesadas a Kiev.

"Todos estamos comprometidos a ayudar a Ucrania a ganar hoy y fortalecerse a largo plazo", insistió Austin, que prometió también "mover el cielo y la tierra" para fortalecer la defensa de Ucrania.

Aunque el funcionario de Joe Biden destacó que “países del mundo entero se movilizaron para responder a las necesidades urgentes de Ucrania”, advirtió que "no tenemos tiempo que perder", porque las próximas semanas serán “cruciales”.

Entre los 40 países invitados al encuentro de ayer, estaban los aliados europeos de Estados Unidos y también otros estados más lejanos como Australia y Japón, que temen que una victoria de Rusia en Ucrania siente un precedente y aliente las ambiciones territoriales de China.

También Finlandia y Suecia, países tradicionalmente neutrales que, desde la invasión de Ucrania, contemplan adherirse a la Otan.

En Moscú, en tanto, Putin ratificó la predisposición de su administración a seguir buscando una salida al conflicto a través de negociaciones, según le hizo saber al secretario general de la ONU, António Guterres, de visita en la ciudad.

"A pesar de que la operación militar se está desarrollando, seguimos teniendo esperanzas en la capacidad de alcanzar acuerdos por la vía diplomática. Estamos negociando, no rechazamos tratativas", dijo Putin a Guterres.

La matanza de Bucha

Sentado frente al titular de la ONU en una larga mesa, Putin afirmó que las negociaciones descarrilaron debido a las acusaciones de que Rusia era responsable por la matanza registrada en la localidad de Bucha, cerca de Kiev.

"Hubo una provocación en Bucha, con la cual el Ejército ruso no tuvo nada que ver. Sabemos quién organizó esa provocación, a través de qué medios y quiénes fueron las personas que la realizaron", agregó.

Guterres, por su parte, reiteró su llamado a la apertura de corredores humanitarios para evacuar a los civiles ucranianos de zonas de combate como Mariupol, hecho poco antes frente al canciller ruso, Serguei Lavrov.

"Es urgente" crear esos corredores de evacuación de civiles "realmente seguros y eficaces", señaló previamente el secretario general de la ONU en una conferencia de prensa junto a Lavrov, pero Putin, un rato después y en charla con su par turco, Recep Tayyip Erdogan, afirmó que no hay combates en esa ciudad.

Guterres se mostró especialmente preocupado por la situación de los civiles atrapados en el complejo metalúrgico de Azovstal, asediado por el Ejército ruso.

Con Lavrov, quedó abierta la chance de establecer un grupo tripartito (Rusia-Ucrania-ONU) para preservar la vida de los civiles.

Además de coordinar la ayuda a Ucrania, Estados Unidos también buscó erosionar a Putin en la cuestión negociaciones, a través del secretario de Estado, Antony Blinken, para quien el presidente ruso "no es serio" en las conversaciones.

En cuanto a combates, el Ministerio de Defensa ruso informó que destruyó más de 2.500 tanques y otros vehículos blindados de Ucrania desde que comenzó la entrada de sus fuerzas.