Internacionales | Serguei Lavrov | Volodimir Zelenski | corredores humanitarios

Por la masacre de Bucha, Ucrania pidió excluir a Rusia del Consejo de Seguridad de la ONU

Moscú insistió en que las acusaciones en su contra son falsas y tienen "flagrantes incoherencias"

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, pidió ayer la exclusión de Rusia del Consejo de Seguridad de la ONU por cometer los "peores crímenes de guerra" desde la Segunda Guerra Mundial, tras acusarla de llevar a cabo una masacre de civiles en Bucha, ciudad vecina a Kiev, mientras el Kremlin consideró que esas denuncias son una "provocación falaz que sirven para encontrar un pretexto para torpedear las negociaciones de paz".

La indignación internacional que causaron imágenes de muertos diseminados en calles de la localidad concentraron la agenda de la reunión del Consejo de Seguridad, mientras las fuerzas rusas se estarían alistando para una nueva ofensiva en el este y el sur de Ucrania, de acuerdo con la OTAN.

Al hablar en videoconferencia, Zelenski comparó la violencia en Bucha con los actos violentos cometidos "por terroristas como Daesh", acrónimo en árabe del grupo Estado Islámico, pero "perpetrados por un miembro del Consejo de Seguridad de la ONU".

Crímenes “por placer”

"Mataron a personas en sus departamentos, en sus casas con granadas, aplastaron a civiles con tanques cuando estaban en el interior de sus coches en medio de la carretera, únicamente por su placer", afirmó.

"Despedazaron miembros, cortaron gargantas. Las mujeres fueron violadas y las mataron delante de sus hijos", declaró desde una oficina de paredes blancas con una bandera de Ucrania de fondo.

La Defensora del Pueblo de Ucrania, Lyudmyla Denisova, aseguró que entre 150 y 300 cuerpos podrían haber sido arrojados a una fosa común localizada junto a una iglesia de Bucha, informó el diario británico The Guardian.

En ese marco, Zelenski pidió que se excluya a Rusia del Consejo de Seguridad, del cual es uno de los cinco miembros permanentes, y una reforma del sistema de Naciones Unidas.

"Excluir a Rusia como agresor y el que inició la guerra para que no bloquee las decisiones relacionadas con su propia agresión. Y después hacer todo lo posible para lograr la paz", instó Zelenski.

"Si esto continúa, los países solo podrán confiar en la potencia de sus propias fuerzas para garantizar la seguridad, y ya no en el derecho internacional, en las instituciones internacionales", y Naciones Unidas "tendrá que cerrar".

Después de esta declaración y de la difusión de un video de "imágenes espantosas" de civiles muertos, en palabras de la embajadora británica Barbara Woodward, el representante ruso ante el Consejo de Seguridad respondió a las acusaciones y trató de rebatirlas.

Un “montaje” para “provocar”

"Vieron cadáveres y escuchado testimonios, pero solo vieron lo que les mostraron. No pueden ignorar las flagrantes incoherencias en la versión de los hechos promovida por los medios de comunicación ucranianos y occidentales. Y el hecho de que no había cadáveres en la ciudad inmediatamente después de la retirada de las tropas rusas, como lo demuestran varios videos a la vez", añadió sobre las imágenes de Bucha.

Posteriormente y en sintonía, el canciller ruso, Serguei Lavrov, consideró que esas denuncias son una "provocación abierta y falaz, que sirve para encontrar un pretexto para torpedear las negociaciones de paz".

Lavrov, que considera un "montaje" las imágenes viralizadas de Bucha, lamentó que dicha "provocación" se produjera justo cuando por fin se vio "algo de luz" en las negociaciones con Kiev.

De la reunión del Consejo de Seguridad participó también el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, que pidió una investigación "independiente" para determinar si lo ocurrido en Bucha constituye un crimen de guerra.

México y Brasil respaldaron esa solicitud del portugués "para que se realicen a la brevedad investigaciones imparciales que permitan identificar responsables y una eficaz rendición de cuentas".

En los frentes

Mientras tanto, en el territorio ucraniano, varios bombardeos se registraron ayer en Kramatorsk, ciudad en el este que está aún bajo control de Kiev, aunque amenazada por una fuerte ofensiva de las tropas rusas.

Según un periodista de la agencia AFP, los disparos, probablemente misiles o cohetes de largo alcance, destruyeron una escuela en el centro de la localidad, vecina a un edificio que es sede de la policía.

En esa zona oriental de Ucrania, una de las ciudades más castigadas hasta el momento ha sido Mariupol, asediada desde finales de febrero y en la que fracasaron los constantes intentos de evacuar a la población a través de corredores humanitarios.

Rusia informó que derribó helicópteros que iban a sacar a jefes militares ucranianos de esa localidad portuaria.

Otras partes del país, empezando por Kiev, siguen en alerta. Durante la madrugada, las sirenas de alarma se activaron en la capital y otras grandes ciudades como Odesa (sur) y Jarkov (noreste).

"En las próximas semanas, esperamos un avance ruso en el este y el sur de Ucrania para intentar tomar el control de todo el Donbass", dijo el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en alusión a la zona donde la población es mayoritariamente prorrusa.

De ese modo, Rusia crearía "una continuidad territorial con Crimea", la península anexada por Rusia en 2014, agregó.