Villa María | solidaridad | Pascua | chocolate

En vísperas de la Pascua, se multiplicaron los actos de solidaridad

Comedores y merenderos entregaron huevos de chocolate y golosinas a los más pequeños

Horas antes de celebrarse la Pascua de Resurrección, niños y niñas recibieron en diferentes sectores de la ciudad golosinas, globos y huevos de chocolate, entrega que se llevó adelante tanto en espacios comunitarios como en comedores y merenderos.

El objetivo no fue otro que alegrar a los más pequeños, tratando de que nadie pase un Domingo de Pascua sin su huevito.

Huevos Caritas Felices.jpg

Las muestras de solidaridad se replicaron en muchos barrios, y fueron cientos los chicos que con alegría se llevaron un valioso presente para compartir en familia.

Martyna González, quien tiene a su cargo el espacio solidario “Mi casita inclusiva”, en barrio La Calera, llevó adelante este sábado una actividad que incluyó a los más chicos de dicha zona residencial.

“Con mi hermana Romina hicimos 150 huevitos para entregar. También dimos golosinas y globos. Estamos felices de recibir a todos los niños del barrio La Calera. Agradezco a quienes colaboraron con nosotras, tanto a David, que puso de su tiempo para cocinar, como a Eduardo Bellocio, que también hizo su aporte”, manifestó la referente del centro comunitario, quien a su vez también realiza una importante tarea en materia de género, ayudando a las mujeres que son víctimas de hechos de violencia.

“Una fecha como esta nos deja un lindo mensaje y nos hace mirar con empatía al prójimo y pensar que tenemos que cambiar como sociedad”, aseguró González en declaraciones a Puntal Villa María.

Huevitos 1.jpg

La mujer sostuvo que la ayuda solidaria en su espacio, que no es ni más ni menos que su propia casa, inició con la pandemia, en el 2020. “Comencé abriendo la ventana de mi hogar para dar comida en un momento muy difícil que atravesaba el mundo. Desde entonces, nunca me detuve y siempre traté de colaborar para que la sociedad sea un poco más justa”, indicó.

Al tren de la solidaridad también se subió el comedor Caritas Felices de barrio La Calera, que como años anteriores, entregó huevos de chocolate a niños y niñas de dicha zona residencial, productos que fueron donados y que permitieron llevar felicidad y alegría a cada hogar.