Deportes | talento | entrenamientos | expectativas

Alexis Elsener: "La liga japonesa es muy física, me estoy adaptando"

El basquetbolista villamariense lleva tres meses en Japón defendiendo los colores del Veltex Shizouka en el toneo de ascenso nipón. El alero cuenta cómo le va con el idioma, las costumbres, las comidas y la vida cotidiana

Un trotamundos. Alexis Elsener es profesional desde 2007 cuando debutó en el viejo Torneo Nacional de Ascenso (TNA) con El Nacional de Monte Hermoso. Desde ese momento tuvo una carrera ascendente. Jugó Liga Nacional, representó al país con la camiseta de la selección Argentina y llevó su talento a varios países. Jugó en México, Colombia, Uruguay y ahora el destino lo llevó hasta Japón, donde defiende los colores del Veltex Shizouka en la liga de ascenso.

Desde territorio nipón y con 12 horas de diferencia, el deportista villamariense dialogó con Puntal Villa María sobre su nueva experiencia y sostuvo: “Me siento muy bien, estoy conociendo más el juego de los japoneses y a mis compañeros. Conformamos un buen equipo, arrancamos la temporada con tres partidos ganados y uno perdido, con lo cual el balance es más que positivo”.

Elsener cuenta además: “Jugamos cuatro partidos, de los cuales ganamos dos de local, uno de visitante y perdimos otro fuera de casa, por eso digo que estoy bien y tenemos que seguir trabajando en busca de nuevos resultados”.

-¿Qué percibiste en estos meses sobre el básquet japonés?

-Es muy físico, se corre mucho, bastante ida y vuelta, no se para tanto la pelota. Como equipo estamos proponiendo parar un poco el juego, me gusta el estilo que está planteando Facundo Muller, el entrenador.

Elsener no es el único argentino del plantel: “Se encuentra el entrenador Facundo Muller y el asistente Guido Fabris, que me ayudan mucho todo el tiempo, mutuamente nos ayudamos, es mucho más fácil la comunicación del entrenador cuando tiene que dar una orden y ahí aparece el traductor que es japonés y que vivió 15 años en Argentina y facilita el diálogo”

El alero, de 33 años, agregó: “El idioma es medio complicado pero los saludos, buenos días, buenas tardes, buenas noches, el hola, los números, o decir permiso, todas esas cosas con las que me manejo en la vida cotidiana ya las he aprendido y me sirve un montón para manejarme, luego hablar de corrido se me complica, es un idioma muy difícil, pero de a poco voy aprendiendo más palabras para que me pueda comunicar mejor con mis compañeros, tengo un traductor que me ayuda bastante y si no, nos manejamos en inglés.

-¿Y con la comida?

-Con el tema de la comida bien, trato de no mezclar mucho, de no comer nada de lo que no estoy acostumbrado, me manejo mucho con el pollo, la carne, el cerdo, la verdura, arroz y trato de mantenerme ahí y no salirme de las comidas, aparte que es mi dieta y lo que hago. De vez en cuando pruebo algo más de la comida japonesa, que es rica, pero poco, debido a que como no estoy acostumbrado no quiero que me haga mal (risas).

-¿Sentís que estás adaptado o te falta?

-Estoy en un proceso aún, conociendo un poco la liga, si bien arranque muy bien, todo tiene su proceso, creo que voy a ir mejorando partido a partido y entrenamiento a entrenamiento, y lo más importante es que uno no tiene que perder ni el foco ni el enfoque de lo que está haciendo y seguir por la línea que me llevó a estar en el lugar que me encuentro.

-¿Se han cumplido tus expectativas desde los meses que estas en Japón?

-Sí, estoy muy contento con las expectativas hasta ahora tanto colectivas como individuales, uno trata de realizar lo mejor para que el equipo gane y ayudarlo a ganar, son muchas horas del día que entreno para estar a la altura de las circunstancias y al final ojalá que tengamos nuestro premio.

-¿Cómo es jugar la liga japonesa?

-Es una liga muy física en la que se corre bastante y tienes que estar muy bien, se juegan dos partidos seguidos, normalmente sábado y domingo, más los entrenamientos semanales durante muchas horas, por lo que tenemos un desgaste importante y la idea es llegar bien a los juegos, pero es un proceso de adaptación en el que diariamente me voy a ir sintiendo mejor.

Sobre el día a día, el villamariense, que nació el 23 de febrero de 1988 , comentó: “Los japoneses son muy amables todos, no me paso eso al principio, porque los notaba fríos, distantes y bastantes cerrados, pero una vez que me empezaron a conocer ya la relación es excelente, nos divertimos mucho con nuestras cosas, yo le enseño palabras a ellos todo el tiempo, el vocabulario normal, como decir hola, alguna que otra mala palabra (entre risas)”.

Además, el joven que se formó en Sociedad Española de Villa Nueva, Sparta de Villa María, Ameghino de Villa María comentó: “Están dispuestos a todo y se prenden en todo, y me pasa que varias veces llegan al entrenamiento con una palabra nueva que aprendieron y eso me pone muy contento porque nos une de alguna forma y nos da algo para hablar”.

Para finalizar, Alexis cuenta: “Estoy viviendo en un departamento, tengo todo y no me falta nada, todo es muy electrónico, se maneja con botones prácticamente, es nuevo para mí esto, aprender y saber que estas apretando porque esta todo en japonés, así que estoy constantemente con el celular que me traduce las palabras”.

Indudablemente toda una historia de vida y con el deporte como contexto. Un trotamundos detrás de una pelota naranja que disfruta y aprende de su nuevo destino, ese que el básquet le brindó.