Provinciales | tambos | industria |

Los tambos piden a la industria y el comercio ayuda para subsistir

Ante la falta de respuestas del Gobierno, los productores piden coordinación privada

Los productores tamberos lanzaron un ultimátum ante un combo de variables que se superpusieron y que jaquean al sector: sequía severa que actuó como limitante de la producción de pasturas, dólar soja que aumentó los costos de alimentos y alquileres, inflación, altos precios del maíz, brecha cambiaria, atraso del precio de la leche y fijación unilateral de ese valor por parte de la industria que a su vez realiza un pago diferido, entre otros.

Esto generó un insistente reclamo por parte del sector desde sus principales cuencas productivas que disparó medidas por parte del Gobierno que anunció el ministro Sergio Massa a comienzos de enero desde Villa María. Sin embargo, el eslabón primario de la cadena lechera advirtió que esas ayudas fueron insuficientes para afrontar la crisis e incluso demoraron en llegar.

Por eso ayer, desde Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) lanzaron un planteo adentro de la cadena. “La histórica crisis climática que nos viene castigando durante las últimas tres campañas nos ha dejado sin las reservas que quedaban de la campaña 22/23. En la actual, la crisis continúa profundizándose y no sabemos cuándo terminará”, advirtió esa entidad que integra la Mesa de Enlace.

“Mientras la producción de leche en el mundo estuvo de fiesta, al productor lechero local sólo lo invitaron a los velorios, y por eso llegamos a esta instancia dramática: sin plata y sin recursos para seguir aguantando”, remarcaron.

Luego pidieron “a las autoridades que declaren a los tambos en Desastre Agropecuario: para poder aplicar los pocos recursos que obtengamos a la alimentación de nuestros animales, sin vernos obligados a mal venderlos al magro precio de la necesidad”.

También pidieron que “los Estados nacional y provinciales no nos sigan sacando si quieren que los tambos sobrevivan hasta que la situación se revierta”.

Por otra parte, “a la industria que nos compra la leche y a quien financiamos con la entrega diaria de nuestra materia prima, les pedimos empatía, ya que sin productores no habrá lácteos que ofrecer. Y son miles los tambos que están en riesgo de desaparecer”, afirmaron desde CRA.

Por último, remarcaron que “la única opción viable en este desastre es encarar en serio una coordinación entre privados interesados en que la trama láctea se sostenga y pueda despegar pasada la crisis climática y productiva. Para salir fortalecidos mediante una coordinación comercial mejor de la que teníamos previamente: a grandes problemas, grandes soluciones”, indicaron.

En el tramo final, CRA convocó también “a todos los demás integrantes de la cadena láctea a mostrar empatía con el productor que hoy necesita especial sostén para seguir ordeñando”.