Internacionales | tasa | millones | reserva

La Reserva Federal volvió a elevar la tasa: 0,75 puntos, para llegar a 2,25 por ciento

Procura frenar la fuerte suba de la inflación. La medida afectará a los países emergentes; entre ellos, la Argentina

La Reserva Federal de Estados Unidos (FED) anunció ayer una nueva suba de la tasa de referencia, de 0,75 puntos, la cuarta consecutiva, para tratar de frenar una inflación desbocada.

Con este incremento, el cuarto desde que la FED empezó a subir las tasas en marzo, la tasa de la mayor economía del mundo para sus bonos sube a 2,25%.

Se trata de la cuarta alza consecutiva de las tasas directrices del organismo: 25 puntos básicos en marzo, 50 puntos en mayo y 75 puntos en junio, hasta entonces el mayor incremento desde 1994.

Esto provocará menor ingreso de capitales hacia países emergentes como la Argentina, dijeron analistas.

"Los recientes indicadores de gastos (de consumo) y producción se moderaron. Pero la creación de empleo siguió robusta en los últimos meses y la tasa de desempleo sigue baja", señaló el Banco Central norteamericano.

En un comunicado emitido tras su reunión de dos días, la Junta de Gobernadores de la Reserva Federal reiteró que espera llevar a cabo más subas de la tasa en el futuro.

Los aumentos de 0,75 puntos del tipo de interés oficial no se veían desde 1994, cuando, durante la gestión del histórico Alan Greenspan, laFED estadounidense aplicó subas de la tasa para tratar de evitar un aumento de la inflación.

Entonces, el índice de aumento anual de los precios de consumo era del 2,7%, mientras que el pasado junio se situaba en el 9,1%, algo no visto en 40 años en la primera economía mundial.

"El comité de la FED está fuertemente comprometido con el objetivo de devolver la inflación al 2%", indicó el organismo estadounidense, siempre manteniendo "niveles de empleo máximos".

Destacó que, si bien es cierto que algunos indicadores recientes de gasto y producción se han suavizado, la creación de empleo continúa siendo robusta.

La FED ratificó que seguirá reduciendo su cartera de deuda pública del gobierno de Estados Unidos, compuesta fundamentalmente por letras del Tesoro y de valores respaldados por préstamos hipotecarios.

En la actualidad, la Reserva Federal acumula casi 9 billones de dólares en deuda estadounidense.

Como ya hizo en meses anteriores, la FED se desprenderá en agosto de 30.000 millones de dólares en letras del Tesoro y de 17.500 millones en valores respaldados por hipotecas.

A partir de septiembre, estas cifras mensuales subirán a 60.000 millones de dólares y 35.000 millones, respectivamente.

El proceso concluirá cuando se alcancen niveles que se consideren "ligeramente por encima" de lo que la FED considera "reservas amplias", según el plan.

En una conferencia de prensa brindada ayer, el presidente de la FED, Jerome Powell, rechazó que la economía de Estados Unidos esté en recesión, "ya que el crecimiento de la nómina mensual ha promediado recientemente 450.000 puestos de trabajo y que los empleadores agregaron 2,7 millones de puestos de trabajo en el primer semestre".

"No creo que los Estados Unidos estén actualmente en una recesión", subrayó Powell, para luego agregar que "la razón es que hay demasiadas áreas de la economía que están funcionando demasiado bien".

No obstante, Powell admitió: "Hemos visto los comienzos de una leve disminución del mercado laboral ajustado, aunque el aumento de las solicitudes iniciales de desempleo puede ser en realidad un ajuste estacional".

"Sin duda, el crecimiento se está desacelerando por razones que entendemos. El crecimiento fue excepcionalmente alto el año pasado, 5,5%. También hay más desaceleración ahora", agregó el titular de la FED.