Taxistas y remiseros llevaron a cabo este lunes un paro total del servicio, medida que tuvo un alto acatamiento por parte de los trabajadores del volante.

El objetivo del reclamo fue hacer visible el malestar que existe en torno al cuadro tarifario. En ese sentido, taxistas piden que la tarifa se ajuste un 45% y no un 22% como ofrece el Concejo Deliberante. “Con el paro buscamos mostrar el descontento que hay en el sector”, dijeron desde una central de taxis.

“En realidad no queremos hacer un paro, pero necesitamos solucionar este problema lo antes posible”, se dijo al respecto.

Al cierre de esta edición, taxistas no habían recibido ningún llamado desde el Concejo Deliberante. “Estamos expectantes a que nos llamen, de lo contrario, seguiremos con otras medidas que decidiremos en futuras reuniones”, indicó una de las fuentes consultadas.