Villa María | temperatura | pileta | temporada

Sube la temperatura y con ella, la venta de piletas

El calor sofocante de los últimos días aceleró las ganas de zambullirse en una piscina refrescante. Propuestas y valores para aquellos que desean tener la propia

La pileta en casa. La llegada de los primeros días de calor aumenta las ganas de zambullirse en una refrescante pileta y las consultas para instalar o poner en condiciones los natatorios en el hogar se disparan.

En esta época del año siempre la venta de piletas funciona, aunque la situación económica del país marca un ritmo más lento a la hora de concretar las ventas.

Desde los comercios dicen que la competencia directa es el turismo; cuánto más accesible es viajar, menor es el interés por tener la pileta en casa. Por eso el sector se vio muy beneficiado durante la pandemia y ahora van camino a una normalidad teniendo en cuenta que está muy caro viajar afuera.

Teniendo en cuenta el parate que sacudió al mundo en torno al coronavirus, la diferencia de las dos temporadas anteriores, la venta de piscinas para instalar en las viviendas familiares o las casaquintas disminuyó considerablemente. Los vendedores del rubro lo atribuyen a la pérdida del poder adquisitivo, frente a un producto que hoy resulta costoso para la mayoría de la gente que cobra un salario.

Para tener en cuenta, una pileta de fibra de vidrio oscila entre los 800.000 pesos y el millón. Mientras que una piscina estandar de material ronda un millón y medio.

A raíz de este contexto, las piletas de lona matienen su espacio entre la gente y siempre son una buena opción en esta época.

Puntal Villa María recorrió comercios céntricos de la ciudad para conocer cuáles son las inquietudes y sobre todo los valores de cada alternativa.

Raúl Depetris, encargado de Vanova, comentó: “Estamos en plena temporada y es un producto que se busca mucho, la variedad es amplia. Independientemente de las dimensiones, se cuenta con dos alternativas: la pileta tradicional de caño y la inflable”.

Depetris además agregó: “Hay de 2 metros hasta 6, que tiene un tamaño muy importante y lleva 24.000 litros. De todas las más vendidas son las estándar, que estamos hablando de piletas de 3 metros por 2 y rondan los 50.000 pesos”.

-¿Qué se vende más: la tradicional de caño o la inflable?

-La venta pasa más por las piletas estructurales que por las inflables, pero son dos buenas opciones, quizás por la durabilidad en el tiempo la de caños metalizados sigue siendo fiel al gusto del cliente. Es un producto que entra en los planes de pago conocidos y con el pago en efectivo tenemos descuento.

Para finalizar, el referente de la casa comercial local argumentó: “En este momento, en la época de fiestas también buscan las piletas más chicas, que es un regalo típico de unos abuelos, por ejemplo, y están alrededor de 15 mil pesos”.

En el mismo sentido, Darío Martini, de la casa Pardo, dijo: “La venta viene muy bien, convengamos que fueron calores muy crueles, es decir que el verano comenzó mucho antes de lo previsto, cuando generalmente en otras temporadas empezábamos a vender alrededor del 15 de diciembre porque se veía como un regalo para la familia en el marco de la Navidad”.

Sobre las elecciones de los clientes, expresó: “El 95% sale la de caño, la inflable limita a la gente el espacio que tenga en el patio porque se necesita un lugar considerable. La rectangular es más facil ubicarla en cualquier rincón del patio y no así con la circular”.

-¿Cuál es la medida que más se vende?

-La medida que más sale es de 3 metros por 2. Tiene un costo de 44 mil pesos, hay planes con las tarjetas y descuento con efectivo. En tanto que la inflable estándar sale 47 mil pesos.

Guillermo Marro, gerente de Red Megatone, sostuvo: “Viene muy bien la venta de piletas, los calores que han aparecido en las últimas semanas ha influido en las ventas de piletas estructurales, como así también las inflables. Hay promociones con todas las tarjetas y también de la casa”.

-¿Qué elige la gente?

-La gente se inclina por la inflable, por el bajo costo que tiene y es más facil de armarla. Trae inflador, una lona para taparla y es más sencilla para el día a día. La estructural tradicional y estandar tiene un costo de 44 mil pesos y la inflable, de 25 mil.

Para finalizar, Marro analizó la situación de país y dijo: “Con lo caro que está salir de vacaciones, la gente se está estirando a comprar una pileta por ahí más grande que lo común y pasar el calor en casa”.

Las alternativas son variadas. Hay para todos los bolsillos.