Provinciales | testigo | Nora | esposa

Del viudo frío que nunca lloró a Nora, al médico servicial y buen esposo

Sandra Margot López (55), la cuñada de Nora Dalmasso, ofreció ayer un testimonio muy diferente al que había vertido apenas dos años atrás en la Justicia. Esta vez no cuestionó al acusado por su conducta después del crimen. Suavizó sus críticas y dijo que lo entendía

Si no fuera porque el nombre y el número de documento coinciden, alguien podría pensar que la testigo que declaró ayer en el juicio a Marcelo Macarrón y la que dos años atrás ofreció su testimonio en la fiscalía de Luis Pizarro son dos personas diferentes.

Basta cotejar lo que Sandra Margot López dijo en las dos oportunidades para advertir el drástico cambio de postura de la cuñada de Nora Dalmasso.

La esposa de Juan Dalmasso sólo había declarado una vez en la causa. Fue el 7 de mayo de 2019 frente a la prosecretaria María Virginia Massuet.

Lo que dijo ese día no favoreció en absoluto a su concuñado, el viudo que hoy está acusado de instigar el crimen de su esposa.

“A Marcelo nunca lo vi llorar, ¡ni una lágrima!”, fue una de las frases contundentes que vertió López aquella vez.

Contó, además, que en una fiesta de 15 de una sobrina Nora se le acercó a su mesa y le confió que para algunos ella podía tener “doble cara” o parecer “falsa” y agregó: “Ella me dijo que sabía que se movía en un círculo de gente hipócrita, pero ese círculo le servía como fuente de contactos para su esposo y lo ayudaba a tener más trabajo”.

Sobre la desafortunada conferencia de prensa que Macarrón ofreció en los albores de la investigación del crimen, la testigo dijo en su primera declaración que le había generado mucha bronca escuchar que el viudo decía que perdonaba a su esposa. “¡Si no tenía nada de qué perdonarla!”.

López también habló de la decisión de Macarrón de regalar toda la ropa de su esposa. “Era como que no quería saber nada de ella”, dijo hace apenas dos años.

Por frases de ese calibre, la defensa a cargo de Marcelo Brito estaba decidida ayer a pedir la nulidad de la declaración de Sandra López. El letrado, en una extenuante exposición, dijo que planeaba hacerlo con el argumento de que en ese acto procesal el fiscal a cargo de la investigación no había estado presente.

“Pero fue Marcelo quien me llamó anoche y me dijo con firmeza que no planteáramos ninguna nulidad, por eso no lo hicimos”, dijo el abogado.

Así fue como, después de meditarlo varios minutos, el tribunal concedió el pedido de la fiscalía para que se leyera lo que había declarado la testigo porque advertía contradicciones con lo que contó en este juicio.

¿Y qué fue lo que contó ayer? Angustiada, la testigo evocó el momento en que se enteraron del crimen de su cuñada. Dijo que fue un antes y después para toda la familia. “A Nora la mataron físicamente y después los encargados de hacer justicia la ensuciaron y no hicieron mucho para descubrir el crimen”, dijo.

El tramo menos consistente del testimonio que ofreció frente a los jueces Vuadagna, García y Echenique Esteve arrancó cuando las partes comenzaron a formularle preguntas.

Esta vez López dijo que nunca había visto la conferencia de prensa del viudo.

Después de que le leyeron su declaración anterior, admitió que “sólo vio lo que pasaron en los medios” y sobre su reacción contra su concuñado esta vez dijo: “En ese momento sentí bronca, pero también entiendo que él pudo estar dolido por esa infidelidad (?)”.

Con preguntas que buscaron dinamitar la declaración de hace dos años, Brito fue guiando a la testigo para que se desdijera de su versión anterior sobre el viudo. Así, del hombre insensible al que nunca vio derramar una lágrima por su esposa, la testigo pasó a hablar del médico servicial y buen esposo que nunca tuvo una discusión fuerte con su mujer.

López también cambió diametralmente la interpretación que hizo sobre el reparto que Marcelo Macarrón y su hija Valentina hicieron de la ropa de Nora.

Antes lo había visto como una señal de desidia del viudo, ahora su percepción fue otra: “Pienso que lo hizo para que nos quedáramos con alguna cosa de ella, entiendo que a Marcelo le podía hacer daño ver las cosas de ella en la casa”.

Tan curioso como las oscilaciones de la testigo fue que el fiscal de Cámara no le formulara una sola pregunta que pusiera en evidencia las contradicciones de López.

Alejandro Fara.