Deportes | Torneo Regional Federal Amateur |

"Es un gran desafío dirigir en mi ciudad"

Fabián Suescun asumió la conducción táctica del "fortinero" y sedujo con su simpleza. "Alumni me quiso antes, pero mi tiempo empieza hoy. Tengo que darle una idea al equipo y herramientas a los jugadores para triunfar"

“El fútbol me llevó de Villa María hace 35 años a deambular por el mundo”. Volvió a los 53. Sin dudas que Fabián Suescun es un hijo predilecto del fútbol de la ciudad.

Aquel delantero elegante que emigró de la cantera de River, con tranco firme, potente, llegada al gol y precisión quirúrgica en las entregas, regresó 35 años después a la ciudad, tras haber triunfado en Ferro, Racing y en el ascenso.

Ayer se hizo cargo de la conducción táctica de Alumni, que afronta esta semana dos clásicos ante Alem en Plaza Ocampo, donde mañana a las 22.30 se medirán por la última fecha de la Liga, y el domingo a las 19 por el Torneo Regional Federal Amateur.

Capaz de seducir con su sonrisa y su simpleza en las respuestas, tanto como con sus conocimientos propios de tantos años conformando los cuerpos técnicos de Tigre y Villa Dálmine, entre otros. “Estuve cerca de volver hace unos años cuando me llamó Guillermo (Morellato). Pero mis hijos eran chicos y ahora ellos mismos me alentaron a que acepte. Mi mamá tiene 82 años y en estos 35 años sólo la visitaba unos días por año”.

Gran persona, es lo primero que dicen los que conocen al pibe que emigró al Ferro de Griguol, donde firmó contrato y, luego de 58 partidos y 3 goles, fue adquirido por Racing de Avellaneda. “Villa María tiene todo para jugar torneos nacionales. Es un lindo desafío, estoy feliz y es un gusto estar en Alumni y en mi ciudad”.

Acotó que “después de tantos años, reconforta volver. Agradezco a Adrián López y a toda la comisión que confiaron en mí”.

Preparado para competir

Aseguró que “me gustó el proyecto que me propusieron. Hay una gran expectativa, un grupo muy interesante de jugadores, los veo muy bien predispuestos, muy complacientes. Empezaron bien, y aunque ahora se fue el DT (Bruno Martelotto), los veo muy bien anímicamente, muy sueltos”.

Explicó que “no los conozco. No vengo a mentir. Estuve viviendo en Buenos Aires, pero tengo un gran cuerpo técnico”.

Aclaró que “José (Pisaroni), Hernán (Carassai) y Misael (Lazzuri) ya me orientaron y me están ayudando mucho. El club tiene grandes expectativas en este torneo y tenemos que estar a la altura”.

Remarcó que “el miércoles voy a estar en el banco de suplentes, pero José (Pisaroni) se hará cargo de dirigir al equipo, porque no quiero ser imprudente e imponer algo, cuando él los conoce mucho mejor que yo a los jugadores”.

Insistió en que “ya el domingo voy a estar a cargo, pero vamos a estar todos juntos consensuando, porque son pocos días para adoptar todas las decisiones”.

Señaló que “respeto el conocimiento del plantel que tienen mis compañeros de cuerpo técnico. El trabajo de hoy obedece a darle mi impronta al trabajo que ellos me propusieron. En el tiempo, quiero que el equipo tenga una idea, que juegue, que sea agresivo, pero siempre en base al control y el dominio de la pelota. Pero, sé que no se logra de un día para el otro”.

Estimó que “veo al plantel feliz y con ganas de ganar para seguir progresando en este torneo. Voy a dialogar con ellos, me interesa saber qué sienten que les falta. Ver qué podemos hacer para corregir y sostener lo que se hizo bien”.

“Ganar haciendo más que el rival”

Indicó que “el fútbol se emparejó y los partidos se hacen muy friccionados. Faltan ideas, pero no porque no quieran. En estos torneos no hay posibilidades de equivocarte dos veces. Nuestros rivales perdieron con Alumni y no podían perder su segundo partido”.

Explicó que “son dos rivales intensos, que serán difíciles. Ellos tienen que ganarle a Alumni”.

Estimó que “nunca hay que regalar nada en el fútbol, porque en el fútbol es muy difícil que te regalen. Uno debe conseguirlo todo”.

Apuntó que “una cosa es querer ganar y otra es ganar. Sería un necio si no reconozco que tenemos buenas chances de clasificar, pero estamos lejísimos de estar clasificados. Con dos pelotas que peguen en los palos y entren en nuestro arco, nos quedamos afuera. No es una diferencia superlativa”.

Dijo que “estamos en una buena posición, pero es difícil clasificar”.

Consideró que “para los que nos gusta el fútbol, todos los partidos son lindos, no sólo los clásicos. Quiero ganar siempre, haciendo lo mejor para superar al rival. Cada uno muestra sus armas y hay que hacer más que el rival”.

Sonrió y señaló que “Adrián López es un amigo, me trajo a dirigir dos clásicos. Es mi momento en Alumni y ojalá pueda darle lo mejor. Ojalá se llene la cancha y nos motivemos todos”.

En lo personal indicó que “estar en mi ciudad tras 35 años, dirigir a Alumni que tiene buena proyección, es muy lindo. Nunca se juega bien en el inicio de un torneo. Mi intención es jugar bien, que no es jugar lindo. Hacer lo que corresponde para ser superior al rival, construyendo un buen juego. No quiero ganar como sea. Quiero un equipo sólido, que juegue bien. Cuanto más armas le pueda dar al jugador, más chances tendremos”.