Villa María | Trabajo | personas | empleo

Con eje en la capacitación, la Oficina de Empleo tiene ya más de 2 mil inscriptos

Son vecinos de la ciudad y zona que buscan trabajo, ya sea de manera independiente o con dependencia. La formación aporta herramientas para luego insertarse en el campo laboral

Más de dos mil personas, de la ciudad y región, se encuentran inscriptas en la Oficina de Empleo municipal con la ilusión de conseguir un trabajo. Pero además, una gran mayoría muestra un marcado interés por avanzar en un proyecto de emprendedurismo, inclinación que se ve reflejada principalmente en los jóvenes de entre 18 y 24 años.

En cambio, los mayores de esa edad llegan al organismo desilusionados por no haber conseguido trabajo y entienden que la oficina termina siendo su única opción por los sucesivos rechazos.

El espacio brinda, a través de la capacitación, las herramientas necesarias a los interesados para poder insertarse en el ámbito laboral, pero además suele ser nexo ante el requerimiento de privados, o bien como canal de consulta y respaldo en aquellos que asumen el desafío de avanzar en iniciativas emprendedoras.

En la actualidad, la oficina funciona de manera virtual, justamente para evitar la aglomeración de personas. Pablo Paris es el coordinador, y en diálogo con este medio dijo que previo a la pandemia se advirtió una disminución en la demanda de consultas, aunque en la actualidad “es constante, todos los días tenemos 20, 30 o hasta 50 consultas de diferentes tipos”.

Muchos las hacen por cuestiones vinculadas estrictamente con lo laboral, y otros en cambio averiguan por cursos de formación. “No solo es gente de Villa María, sino que también hay de Villa Nueva y la región, porque trabajamos también con La Playosa, Etruria, Santa Eufemia, y también de localidades más cercanas”, explicó.

Remarcó que en el organismo reciben consultas de interesados en hacer “cursos para emprendimientos. De hecho, está en marcha uno de Gestión Empresarial en el que, una vez finalizado, los participantes realizan un proyecto para presentar en el Ministerio de Trabajo de la Nación, que al ser aprobado los acompaña” económicamente con un aporte inicial.

Hay diferentes propuestas que surgen desde la misma oficina, aunque Paris entendió que las destinadas a jóvenes de hasta 24 años se transforman en la “insignia en todo el país”, entre ellas la denominada “Jóvenes”, que buscan concentrar a quienes van por su primer empleo. “Son personas que no terminaron el primario o secundario y que tienen la posibilidad de hacer un entrenamiento laboral o cursos de tres meses –próximamente se inicia uno de manera virtual-, que ofrecen distintas herramientas técnicas para la búsqueda de empleo, tanto de forma dependiente como independiente”, detalló.

Espíritu emprendedor

Paris reconoce que se advierte cierto espíritu emprendedor, principalmente en jóvenes que buscan encarar un proyecto propio. “Todas las personas que se anotan llenan un formulario, y allí hay una pregunta sobre si tienen un emprendimiento o quisieran hacer uno. Hay un listado de unas 200 o 300 personas que respondieron que quisieran tener un emprendimiento. Hay bastante gente emprendedora, quizás no hay tantos recursos o la situación actual es medio complicada”.

El responsable de la oficina local explicó además que las capacitaciones, por ejemplo, la de Gestión Empresarial, no están destinadas a gente que compra y vende, sino que están apuntadas “a servicios o rubros productivos. En la actualidad, al no conseguir una salida laboral dependiente la gente busca la alternativa del autoempleo”. Incluso ventiló que existen alternativas de programas nacionales o provinciales “destinados a emprendedores”, que terminan siendo un impulso clave para los proyectos desde el punto de vista económico.

Consultado sobre el grupo de adultos que sin posibilidades de conseguir un empleo termina asistiendo a la oficina, entendió que lo hace “porque es gente que está muy necesitada y desesperada, que intentó de todas formas. La gente que viene acá es aquella que no pudo conseguir trabajo, porque no está calificada, no tiene experiencia o bien se le cayó un emprendimiento”.

Explicó que a la hora de ser nexo entre quienes buscan un empleo y aquellos que demandan, en la oficina existe un responsable que se dedica “a hablar con las empresas, de todo tipo. Cuando nos piden un puesto específico que no sea para entrenamiento, ahí se busca en la base de datos y se envía un correo a todas las personas que se anotaron”.

Sobre la cantidad de inscriptos que existen en la actualidad, graficó que “de la pandemia hasta acá tenemos unos 2 mil anotados, no solo de Villa María. Es gente que está buscando trabajo, aunque puede haber algunos que en el último tiempo hayan conseguido”.

Demanda variada

Abordado sobre cuál es la mayor demanda de parte de empleadores, Paris explicó que “es variada” en cuanto a rubros, y que incluso puede haber casos en que los interesados “necesitan desde un ingeniero agrónomo, hasta una persona para cuidado de adultos mayores”.

Habitualmente, los entrenamientos laborales, que permiten a personas sin trabajo generar experiencia en comercios o empresas de la ciudad y región, la demanda está apuntada principalmente a auxiliares de depósito, de venta o administrativos.