Tránsito | inseguridad-vial |

Largas colas para conseguir una oblea de ITV

Los talleres de inspección extendieron su horario, ya que en algunos casos la fila de autos llegó a prolongarse a lo largo de cuatro cuadras. El utilitario oficial que debía trasladar las motos retenidas tenía el ITV vencido

Sin lugar a dudas que dentro de unos años, el jueves 12 de abril de 2018 quedará marcado como el día en que la ciudad prácticamente se paralizó. “Parece un feriado”, admitió un funcionario municipal, aunque no haya sido así. Es que los estacionamientos de motocicletas distribuidos en el centro lucían diezmados -en los establecimientos escolares fue mucho más notoria la ausencia de motos-, y muy pocos automovilistas se “atrevieron” a deambular por el microcentro. La gran mayoría no lo hizo indudablemente por temor a ser demorados en un control, cuyos lugares -lamentablemente- ya se conocían y circulaban por las redes sociales desde la jornada anterior. Incluso, para los dirigentes de la oposición, la ciudad estuvo “militarizada”, según expresaron en la sesión del Concejo Deliberante.

Los comerciantes coincidieron en que el movimiento fue por demás distinto a lo habitual. Y ese será otro aspecto a agendar para una jornada que quedará en la historia, porque además fue por demás beneficiosa para los responsables de los talleres de ITV, que se vieron desbordados y otorgaron turnos y obleas como nunca ocurrió (incluso extendieron el horario hasta las 22).



La desesperación por una oblea



Incesante fue el movimiento de vehículos en los dos talleres que otorgan la oblea que certifica que el rodado se encuentra habilitado para transitar. Al predio ubicado en San Juan e Intendente Maciel muchos llegaron a la madrugada para conseguir un lugar. Para otros, en cambio, la espera se hizo interminable con una fila de autos que llegó a prolongarse por espacio de cuatro cuadras.

Una recorrida por el sector permitió comprobar que había “autos formados” hasta el cruce de calles San Juan y Parajón Ortiz. Algún que otro conductor desprevenido llegó desde una población cercana creyendo que a todos los automovilistas se les exigía la oblea, pero en el diálogo con otros que aguardaban su turno comprobó que sólo era obligatorio para los rodados que están asentados en Villa María, por lo que terminó cediendo su lugar.

Una situación similar se observó en el predio ubicado a la vera de la Ruta 158, camino a San Francisco, a punto tal que en la estación de servicios ubicada en la rotonda se ubicaron vallas para evitar que la cola de automóviles obstruyera la salida de quienes cargan GNC.

Tanto en uno como en otro lugar, los consultados reconocieron estar de acuerdo con los controles, aunque explicaron que la entrega de obleas debería ser de otra manera y mucho más económica, e incluso no centralizándose únicamente en dos talleres.



Escrache en las redes



Si algo le faltaba al megaoperativo de control de tránsito fue que infractores detectaran que el móvil que tenía a su cargo el traslado de las motocicletas retenidas por infracción, tuviera la oblea del ITV vencida.

La imagen se viralizó desde antes del mediodía. Fue capturada desde el control instalado en la primera cuadra de calle Alem, y se observa no sólo a un efectivo municipal cargando un ciclomotor, sino que también la oblea del ITV se venció en febrero del corriente año.

A este hecho se le suma uno mucho más grave aún, que es el desplazamiento de un camión municipal de tipo volcador trasladando a obreros. El video, que se viralizó a partir del último martes, muestra al rodado desplazarse por bulevar España, en sentido a bulevar Sarmiento, con cuatro personas en la caja.

El condimento extra al procedimiento lo puso un vecino que ofrecía alquilar su casco: “Te pararon por no tener casco y te están por sacar la moto, llamá ya que voy al instante y te lo presto por 120 pesos”, rezaba la publicación.

Sin palabras.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas