Provinciales | transporte | subsidios | terminal

El transporte en crisis: advierten que muchas empresas irían a la quiebra

Hay dos que están en esa instancia y al menos otras 6 que se presentaron en procedimiento preventivo de crisis. El fin de los subsidios, la caída de los pasajeros y la escalada de costos, como gasoil y aportes, son determinantes

La noticia que llegó desde la Nación a fines del año pasado y que anticipaba el fin de los subsidios para las empresas de transporte de pasajeros en sus múltiples versiones fue el comienzo de una pendiente por la que el servicio tuvo un fuerte declive y se hundió en una profunda crisis.

En seis meses, en la provincia hubo dos firmas que cayeron en quiebra y otras seis que se presentaron en concurso preventivo de crisis, en instancia administrativa.

El combo negativo comenzó con el recorte nacional de beneficios destinados a cubrir parte del costo del gasoil y del personal. Pero les siguieron otras novedades que se fueron  superponiendo. Y allí apareció el contexto económico de fuerte recesión que impactó en una pérdida de pasajeros constante, escalada de costos vinculados al tipo de cambio y finalmente la novedad provincial revelada en los últimos días por la que se congela el precio que le paga la Provincia por cada boleto social: Educativo, Adultos Mayores, Obrero Social. Por estos últimos, las empresas recibían un porcentaje del precio general del boleto; por lo tanto en cada actualización que había por el efecto inflacionario, la Provincia debía también acompañar. Ahora, aunque suba el precio del boleto, la Provincia seguirá pagando lo mismo.

“Eso nos notificaron y la verdad que termina agregando más dificultades a una situación muy delicada de las empresas. Porque ahora por más que tengamos aumentos de boleto que busquen compensar los incrementos de costos, esa mejora nos llega sólo por los boletos que cobramos a los pasajeros, pero no por los que son subsidiados por la Provincia. Entonces, el Estado ahorrará dinero, pero a las empresas las empuja un poco más hacia abajo, hacia la crisis”, explicó Enzo Noriega, titular de Fetap.

El empresario no dudó en describir el momento como “muy, pero muy delicado”. “Todas las empresas están atravesando complicaciones severas y si no hay cambios importantes, vamos a tener complicaciones extremas”, alertó.

En ese sentido, hay un dato no menor: la mayoría de las empresas asociadas a Fetap no cumplió con el pago del medio aguinaldo cuyo límite fue ayer, el último día hábil de junio. Pero además, la semana próxima tendrán que abonar los haberes correspondientes a este mes con un aumento del 7,5 por ciento a los choferes. Ayer, los empresarios pusieron en duda la posibilidad de cumplir con esa obligación también. “Puede haber empresas que no paguen con el incremento por su delicada situación”, advirtió Noriega. Esa suba es parte del acuerdo paritario que firmaron empresas y gremio.

“La situación es muy complicada y cada día que pasa es peor. Y a partir de ahora hay un sector de las empresas que además deja de percibir asistencia del Estado”, indicó Noriega. Son las empresas con servicios IP (Interurbanos Provinciales) que recorren más de 60 kilómetros y que no tienen aportes estatales. Los habían perdido, la Provincia se los reincorporó, pero sólo por un tiempo que venció. Ahora, quedarán con el único ingreso que les da la venta de pasajes. Así queda un grupo de servicios con beneficios y otro que ya no los tendrá.

Alertan sobre la precarización del servicio

El impacto de la crisis de las empresas comienza a tener efectos en la calidad de los servicios que se prestan y un dato central es que comenzó a envejecer la flota de colectivos, tanto en interurbanos como en urbanos. Pero además, hay pérdidas de fuentes de trabajo y las frecuencias son menores. De hecho, esto fue ya corroborado por el Ersep en un informe que dio a conocer en el cierre de esta semana, en el que advierte por el incumplimiento de las frecuencias por parte de las empresas. Eso es una forma de bajar costos por parte de las prestatarias del servicio, aunque las autoridades lo cuestionan porque recuerdan que tienen una exigencia que cumplir.

Desde comienzos de año, en que la crisis del sector se profundizó, el Ersep labró 1.737 actas por incumplimiento de frecuencias de los servicios que realizan las empresas de transporte interurbano en todo el territorio de la provincia.

“El organismo de control se encuentra  haciendo un seguimiento pormenorizado del sistema de frecuencias, ya que las mismas, conforme a la normativa vigente, no pueden ser alteradas sin la correspondiente autorización de la Secretaría de Transporte de la Provincia, autoridad de aplicación en la materia”, alertó el Ersep.

Y siguió: “Más allá de la aplicación de las medidas de control necesarias que el marco normativo establece para estos casos, preocupa la existencia y persistencia de este tipo de situaciones. Por ello, en este aspecto en particular, se ha decidido profundizar el esquema de control con el objeto de preservar que las prestaciones se realicen con el menor perjuicio posible”.
  •  
Gonzalo Dal Bianco.  Redacción Puntal

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas