Provinciales | Transportistas | gasoil | rutas

Camioneros protestan en rutas del sur provincial por falta de gasoil

Los trabajadores del rubro transporte detienen a los que llevan cereales y los obligan a quedarse 40 o 50 minutos en la banquina. Los productores agropecuarios, con dificultades para conseguir transportes disponibles en la región

Desde fines de la semana pasada, los grupos de whatsapp de muchos transportistas del sur provincial estaban encendidos, con versiones encontradas sobre posibles protestas en las rutas ante una escasez de gasoil que iba expandiéndose en la región. Finalmente ayer, luego de que se conociera la comunicación oficial a nivel nacional de que habría un paro en todo el país el próximo lunes, se desató el reclamo en las rutas cercanas a Río Cuarto. Es el primer lugar del país con presencia de camioneros a la vera de las rutas con dos argumentos fuertes: la escasez de gasoil les impide trabajar y, donde consiguen, les cobran hasta 200 pesos el litro, mientras trabajan con una tarifa que fijaron cuando el litro en el surtidor se vendía a $ 107.

La situación rebalsó y poco a poco los grupos de whatsapp se fueron poblando de adhesiones a la protesta. Finalmente, a media mañana comenzaron a llegar los primeros integrantes de los centros de transportistas de Charras, Olaeta, Chucul y Bengolea al cruce de las rutas 158 y 11. Allí fue el primer paso al que se plegaron luego otros en Vicuña Mackenna, el enlace de la ruta 36 entre la rotonda del Seminario y la Wittouck, y también en la A005.

“No podemos seguir trabajando porque no hay combustible y cuando encontramos un lugar que tiene, te piden cualquier precio. Es un desastre, en plena cosecha, cuando más trabajo hay, tenemos que estar protestando en las rutas”, se quejó uno de los transportistas que estaban en la rotonda de la 158 y 11. Allí, había varios camiones a la vera de la ruta nacional. Todo era seguido de cerca por una patrulla de Gendarmería y también la Policía de la Provincia, que con unos pocos efectivos tenía presencia en el lugar. “Nos ayudan a ordenar todo, incluso a dónde ubicar los camiones que se van deteniendo”, explicaron los manifestantes con respecto a los uniformados.

Un veterano del transporte se acercó para aportar una cuenta sobre la ecuación de un camionero: “Antes íbamos a Rosario con cereal y el viaje ida y vuelta desde esta zona nos dejaba el equivalente al precio de una cubierta. Hoy con lo que ganamos compramos media cubierta. Así todo!”, se quejó.

Es que detrás del faltante los transportistas temen que llegue un nuevo aumento de los combustibles. Y entonces, si eso se confirma, van a buscar un ajuste en las tarifas que acordaron en febrero con los cargadores. “Para hacer frente a un gasoil de 150, 170 o más vamos a tener que recomponer tarifas, si no es inviable. Nos vamos a comer los camiones si seguimos así”, agregó el veterano referente del grupo en plena rotonda mientras el fuego y las brasas iban dándole aroma al mediodía de sol a pleno.

Lo cierto es que las protestas se concentraron exclusivamente en el sur provincial. Es en esta región donde más se siente hoy el faltante de combustible.

Si bien el conflicto es de competencia nacional, hoy habrá una reunión de transportistas con funcionarios de la Provincia para analizar la situación y de allí se espera que surja un planteo al Gobierno de Alberto Fernández y a la Secretaría de Energía para que se regularice la entrega de gasoil en las estaciones de servicio.

De todos modos, las estaciones ya adelantaron que los cupos que aplican las petroleras continuarán durante este mes y que posiblemente la situación tienda a agravarse.

El titular de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina, Gabriel Bornoroni, aseguró a este medio que no era optimista en cuanto a la resolución de la escasez y que, por el contrario, todo tendería a agravarse en lo resta del mes.

Los que completan el escenario de dificultades por la falta de combustible son los productores agropecuarios y los contratistas rurales que están en plena cosecha y no cuentan con el gasoil suficiente para hacer andar las cosechadoras y tractores. Pero la segunda dificultad que se suma, en caso de tener combustible, es conseguir camiones para llevar los granos al acopio o a puerto. Allí hay otro escollo más. La postal de los camiones detenidos en las rutas del sur provincial muestra la dificultad que existe en el sector para mantenerse en actividad en el momento de mayor demanda de trabajo.

“Vamos a seguir acá hasta que haya una solución porque no hay posibilidad de seguir trabajando de esta manera. Es imposible”, explicaron ayer en el cruce cercano a Chucul mientras el tránsito intenso de camiones avanzaba a paso de hombre y los que cargaban cereales quedaban a un costado del camino durante casi una hora.

Al mismo tiempo, un grupo de transportistas de Las Higueras hacía lo propio en el enlace de ruta 36. “No hay gasoil, pero resulta que en algunos lugares si pagás 190 pesos aparece. Esto es especulación. Qué pasa si mañana sube el precio, ¿aparece?”, se preguntó Guillermo Mossi, titular del Centro de Transportistas de esa localidad.

Gonzalo Dal Bianco.