La Cámara en lo Comercial ratificó la suspensión del trámite de la quiebra de la empresa Correo Argentino S.A., propiedad de la familia del expresidente Mauricio Macri, a la espera de un fallo de la Corte Suprema sobre una ley de la Ciudad de Buenos Aires.

El tribunal, en fallo dividido, resolvió que antes de continuar con el análisis de la causa –en la que se discute si se ratifica o se revoca la quiebra de la empresa que administró el servicio postal en los 90-, el máximo tribunal debe pronunciarse sobre una norma local que establece que el Tribunal Superior de Justicia es instancia de apelación de los fallos de la Justicia nacional.

El año pasado, la legislatura porteña sancionó una ley que estableció que en las causas que tramitan en los fueros judiciales nacionales (civil, comercial, laboral), después de la intervención de las respectivas cámaras de apelaciones como tribunal de segunda instancia, la causa debe pasar al Tribunal Superior porteño, en lugar de a la Corte Suprema, como ocurrió históricamente.

La quiebra del Correo, según esa ley, debería ser revisada por la Cámara en lo Comercial y, luego, por el Tribunal Superior, pero esa ley local está cuestionada por su presunta inconstitucionalidad y la Corte Suprema debe pronunciarse.