Policiales | Tribunales | Guerra | La Playosa

Familiares y amigos de Guerra reclamaron frente a Tribunales

Un grupo de allegados del joven al que encontraron muerto en un confuso episodio, el pasado 8 de diciembre en la localidad de La Playosa, insiste en que no fue un suicidio y solicitan que la fiscalía investigue el hecho

Durante la jornada de ayer, se realizó una protesta enfrente del Palacio de Tribunales de la ciudad de Villa María, en donde familiares y amigos de la familia Guerra reclamaron para que este trágico suceso se investigue no como un suicidio, ya que, según su perspectiva, debe tratarse como una muerte etiología dudosa.

Mariela Lobo (madre de Laureano), en diálogo con Puntal Villa María, expresó: “Él salió el miércoles a un baile a un boliche en la localidad de La Playosa y no volvió más, yo solo quiero que la fiscal investigue lo que pasó con mi hijo, pusimos un abogado porque no sabemos nada y todavía no lo aceptaron para que pueda ver el expediente de la causa”.

Él salió el miércoles a un baile a un boliche en la localidad de La Playosa y no volvió más, yo solo quiero que la fiscal investigue lo que pasó con mi hijo, pusimos un abogado porque no sabemos nada y todavía no lo aceptaron para que pueda ver el expediente de la causa Él salió el miércoles a un baile a un boliche en la localidad de La Playosa y no volvió más, yo solo quiero que la fiscal investigue lo que pasó con mi hijo, pusimos un abogado porque no sabemos nada y todavía no lo aceptaron para que pueda ver el expediente de la causa

“Todavía la funcionaria judicial no me dice absolutamente nada, porque dice que tenemos que esperar para que el abogado entre en funciones como querellante”, añadió.

Para concluir, la mujer indicó: “Desde que enterré a mi hijo nadie me dice nada y yo sigo viniendo todos los días para poder obtener una respuesta”.

El hecho

En un primer momento parecía ser un suicidio, pero para la familia existieron una serie de sucesos que ocurrieron ese día que llamaron la atención de sus allegados.

Durante la jornada del pasado jueves 8 de diciembre, alrededor de las 12.30 Laureano se comunicó primero con su expareja y luego con sus hermanos pidiendo ayuda, ya que se habría encontrado encerrado en un baño y aparentemente no lo dejaban salir.

A las 14 horas de aquel día sus parientes (hermanos, Gonzalo y Alejandro Guerra) tomaron el primer colectivo que encontraron a la localidad de La Playosa, llegaron a las 15 horas, empezaron a buscarlo de a pie y al ver que no obtenían resultados decidieron separarse para tratar de hallarlo.

Gonzalo, uno de sus hermanos, habló con un masculino que le dijo que Laureano había estado sentado en un sauce y que su padre lo llevó para un camino rural, le había pedido una soga y que lo llevara al campo.

Luego Gonzalo le pidió que lo llevaran hasta el lugar donde lo habían dejado a Laureano, lo trasladaron en moto y lo llevaron hasta el camino rural indicado y cuando volvió el conductor lo había abandonado.

Cuando estaba volviendo para la zona urbana de La Playosa, encontró una parte de la remera de su hermano al costado del camino y, en otro sector, las zapatillas e ingresó a un sitio y vio a dos hombres en una chata 4x4, les preguntó si habían visto a Laureano y le señalaron que se encontraba abrazado a un árbol.

Se dirigió hacia ese sector y lo vio de espalda a la planta, ya sin vida, con golpes y heridas detrás de la oreja.

La fiscalía sostiene que fue un suicidio

Desde la Fiscalía de Segundo Turno que conduce Juliana Companys aseguran que el cuerpo se encontró sin lesión alguna y que se realizó la autopsia que comprobó que murió por estrangulamiento propio.

Hasta el momento, Adrián Brochero, el abogado de la familia, no ha podido acceder a la causa, ya que no ha sido notificado y aceptado por la Justicia como querellante.