Río Cuarto | triquinosis | agricultura | senasa

Por cuatro casos de triquinosis en Río Cuarto, realizaron un operativo en un establecimiento porcino

El lugar está ubicado en la zona de Rodeo Viejo. Tras un examen a los animales, se detectó que 14 de ellos tenían la enfermedad

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) y el Ministerio de Agricultura y Ganadería de Córdoba realizó acciones sanitarias en un establecimiento porcino de Rodeo Viejo tras confirmarse que 4 personas contrajeran triquinosis en Río Cuarto.

Cumpliendo con las acciones sanitarias establecidas por la Resolución 555/2006, profesionales del Senasa interdictaron e inspeccionaron las instalaciones; constaron el stock, verificaron las condiciones de alimentación y de permanencia de los animales del establecimiento que se encuentra bajo investigación.

Finalmente, entre ambos organismos, se decidió que la totalidad de los cerdos fueran enviados a faena controlada a un frigorífico habilitado por Senasa.

https://twitter.com/SenasaAR/status/1296130370111504384

Según reportes recibidos por el Área de Epidemiología del Ministerio de Salud de la Provincia, las personas contrajeron la enfermedad luego de consumir carne de cerdo y chacinados de fabricación casera sin haber realizado previamente el análisis de triquinosis bajo la técnica de digestión artificial.

Según el informe “las personas afectadas se encuentran bajo tratamiento ambulatorio”. Adicionalmente, tomó intervención en el procedimiento el Área de Bromatología municipal quienes decomisaron la totalidad de los chacinados elaborados.

Recomendaciones

El Senasa recomienda, cuando la faena casera sea una práctica común, es importante recordar que se debe enviar a analizar una porción de entraña de cada animal faenado, para realizar el análisis correspondiente, bajo la técnica de digestión artificial, antes de consumirlo o procesarlo.

En relación a esto, se debe consultar a un veterinario de la zona para obtener información sobre dónde remitir las muestras para realizar el análisis.

En tal sentido, los consumidores deben adquir productos derivados de porcinos, animales silvestres y chacinados en establecimientos habilitados y no en lugares informales en los que no se puede demostrar la inocuidad y la trazabilidad del alimento a consumir.