Villa María | turistas | todos | personal

Alojamiento, campings y piscinas se capacitan tras la apertura turística

Las entidades locales fueron convocadas hoy al Parlamento de los Niños para aclarar dudas sobre el protocolo para volver a la actividad. Desde el sector hotelero manifestaron que poseen altas expectativas e ilusión de retornar a trabajar

Tras los anuncios del gobierno de Córdoba sobre la apertura, en primer lugar del turismo dentro de la provincia en diciembre e interprovincial en enero, comenzaron las capacitaciones del sector turístico.

En este marco, el Ente de Deporte y Turismo de la ciudad convocó a alojamientos, campings y piscinas a ser formados para retornar a la actividad. La reunión está prevista en el Parlamento de los Niños a las 15.30.

Al respecto, dos gerentes de grandes hoteles en la ciudad, Daniela Carballo, del Amerian, y Matías Urbani, del Haward Johnson, manifestaron que poseen mucha expectativa por el retorno de la actividad y que esperan que los turistas puedan amoldarse a la nueva modalidad.

Expectativas

“La expectativa es grande tras todos los anuncios de la semana. Llegamos hasta noviembre con un esfuerzo muy grande, estamos muy ilusionados con volver trabajar para los turistas”, afirmó Carballo.

Además, comentó que tuvieron la posibilidad de trabajar con personal de actividad esencial, por lo que vienen implementando los protocolos, sumándoles ahora la apertura de la pileta y la llegada del turismo.

Distinta es la situación para Urbani, quien aseguró que desde el 16 de marzo el hotel permanece cerrado. “Las expectativas están siempre, ojalá que puedan ser llevadas adelante. Es una cuestión de vida o muerte para muchas entidades, son temporadas críticas”, ratificó.

Protocolos

En torno a los protocolos, ambos estuvieron de acuerdo en que son aplicables y que son eficaces. Al respecto, Carballo sostuvo que pudieron experimentar que son viables pero que se necesita mucha responsabilidad social, empresarial e individual por parte de los turistas.

“Nos hemos capacitado mucho para llegar a esta instancia y esperamos que la realidad coincida con las expectativas, que se respeten los protocolos y que tengan el ánimo de adaptarse a esta nueva normalidad”, expuso.

Respecto a los protocolos, Urbani sostuvo: “Los vemos bastante potables para llevarlos a cabo, requieren una inversión, lo que es difícil en esta situación. Pero vemos medidas bajadas a la tierra, si eran estrictas o inviables, lo hubiéramos visto difícil”.

No obstante, alegó que el sector hotelero, el turístico en general y el gastronómico fueron los más golpeados durante estos meses y que, si bien poseen expectativa en la temporada, también los invade la incertidumbre.

“Hay muchas entidades relacionadas con el turismo que hasta el día de hoy está a serio riesgo su existencia si no se activa. En este contexton la expectativa es mucha y la incertidumbre con tantos meses sin activad y en una economía tan volátil también”, aludió.

En consecuencia, explicó que este año los márgenes de la temporada deberán ser medianamente altos para poder costear los meses de inactividad, el mantenimiento del lugar y el salario del personal, pero que poseen expectativas.

También agregó que esperan continuar trabajando tras la temporada para planificar el 2021 con otra perspectiva respecto del contexto sanitario.

Para finalizar, ambos dijeron que personas recurrieron a consultar sobre qué espacios estarían funcionando y por los protocolos. Asimismo, mencionaron que los programas nacionales, como el previaje, permiten paliar y afrontar la situación.

Alojamiento

Dentro de los protocolos provinciales, además de garantizar el cumplimiento de todas las normas de bioseguridad, propietarios y trabajadores de alojamiento deberán capacitarse y reconocer síntomas de civil.

Además, los documentos establecen que deberán realizar una lista que excluya a los trabajadores de grupo de riesgo y deberán organizar las rutinas laborales en grupos, manteniendo sólo las esenciales, tratar de que la menor cantidad de personas comparta espacio durante tiempos prolongados y establecer un listado de horas de entrada y salida, también tarea del personal.

Sobre el uso del mobiliario respecto a espacios comunes, deberán ser respetadas las distancias y, en caso de no poder hacerlo, separar con instalaciones de medida física de fácil limpieza, como vidrios o mamparas.

El ascensor lo deberá usar sólo una persona o el 30% de su capacidad. Asimismo, deberán evitar la circulación innecesaria en espacios comunes, como así también tener un solo sentido de circulación en lo posible.

Comidas

En torno al desayuno, el personal deberá asistir a los visitantes, ya que éstos no deben manipular ningún instrumento. También pueden ser ofrecidos para ser retirados en el lugar o colocar pavas eléctricas dentro de las habitaciones. Sugieren el uso de individuales, en el caso de que sea mantel, cubrirlo con nylon.

Para la comida, algo similar: extender el tiempo de servicio, no disponer del uso de utensilios hasta la llegada de los comensales y evitar el autoservicio. En las medidas, promueven el cargo a la habitación, presentar la carta en formato digital o plastificada, bebidas en botellas o latas.

Además de los protocolos para recibir la mercadería y cocinar, deberán reforzar la higiene en los dormitorios, también en aquellas que sea recibida el público, espacios comunes y zonas externas.

En cuanto a las habitaciones y blancos, describen que sean cubiertos o lavados de manera permanente. Además, piden ventilar durante un período prolongado las habitaciones mientras se realiza la limpieza pero también cuando se retira el turista, deshaciéndose de todos los elementos de uso personal.

Piscinas

Descartan que las piscinas sean un medio propicio para la transmisión del virus Covid-19. En este sentido, destacaron que deberán mantenerse los funcionamientos normales de una pileta con una suma desinfección y que propicien los medios para mantener el distanciamiento social.

Deberán desinfectar todos los equipos de mantenimiento e instrumentos antes y después de su uso.

Asimismo, los turistas deberán respetar todas las normas de bioseguridad, no salivar dentro de la pileta, no presentar síntomas, deberán lavarse las manos, recomiendan la ducha con agua y jabón antes de ingresar, también lavar toallas y trajes al retirarse del agua.

La pileta para niños deberá poseer un tratamiento diferenciado, además, que los más pequeños usen pañales o pantalones especiales que permitan retener la suciedad.

Deberán higienizar constantemente los objetos y superficies, en principal aquellas instalaciones que sean punto de contacto; por ejemplo, sacar las puertas o dejarlas siempre abiertas.

Las duchas y baños en general deberán ser desinfectados dependiendo de la recurrencia de visitantes y la frecuencia del uso pero recomiendan reforzar en todos los objetos de contacto frecuente como inodoros o picaportes.